RODEAN EL EDIFICIO DE LA LLOTJA

Los CDR llaman a los ciudadanos a la desobediencia y a tomar las calles

Los CDR afirman que el Estado está en un proceso irreversible de descomposición "y por eso intenta imponerse por la fuerza y agita el fascismo en nuestras calles"

Foto: Los CDR llaman a los ciudadanos a la desobediencia y a tomar las calles. (EFE)
Los CDR llaman a los ciudadanos a la desobediencia y a tomar las calles. (EFE)

Los Comités de Defensa de la República (CDR) quieren tomar la iniciativa y liderar una 'revuelta definitiva' aprovechando las movilizaciones de este viernes. Además de las acciones coordinadas de cortes de carretera en vías de toda Cataluña, los CDR, las milicias civiles controladas en su mayoría por la CUP, organizaron tres 'columnas' en Barcelona para 'marchar' sobre el edificio de la Llotja, donde desde las 10 de la mañana se reúne el consejo de ministros.

Este protagonismo, no obstante, no les llega a estas milicias para hacerse con el control de la situación. Las 'columnas' han sido detenidas por el despliegue policial y no han podido llegar, ni de lejos, a la Llotja. En la zona del Parallel, de donde procedía una de las columnas, los intentos de superar las barreras policiales fueron inútiles. Hubo cargas e incluso la agresión a un periodista de Intereconomía, de la que luego se hicieron mofa en las redes sociales. Pero los radicales no pudieron superar las organizadas barreras de los Mossos d’Esquadra.

En algunos foros internos, cundía el desánimo a media mañana, porque no se había conseguido rodear el edificio de la Llotja para sitiar al Consejo de Ministros, lo que era contrarrestado por las cúpulas de los CDR y otros grupos independentistas con mensajes animosos y advirtiendo de la prohibición de ser derrotistas. Pero, además, los CDR emitieron un comunicado sentando las bases de su estrategia. En él, llaman a los ciudadanos a revivir el 1 de octubre y a tomar de nuevo las calles. Es preciso recordar que tanto la CUP como los sectores más radicales siempre han sostenido que la seguridad ciudadana durante el 1 de octubre no descansó en la Policía Autonómica, como sería lo lógico, sino en las milicias civiles de los CDR (entonces se llamaban comités de defensa del referéndum).

En ese encendido comunicado, los CDR afirman que el Estado está en un proceso irreversible de descomposición "y por eso intenta imponerse por la fuerza y agita el fascismo en nuestras calles". Aseguran que durante los últimos días "han intentado darnos miedo enviándonos 'piolines 'y con discusiones inacabables sobre capuchas y caras tapadas y violencia (…) estamos decididos y organizado y fuertes y, como el 1 de octubre y, como siempre, no tenemos ningún miedo".

"Hoy, los ministros del Gobierno se quieren reunir en Barcelona. Quieren mostrar que Cataluña es España y que ellos son quienes controlan la situación (…). Pero estamos en la calle para decirles bien alto que no", dice el texto.

Controlar el territorio

Tras afirmar que el Gobierno español "ejerce de poder colonial y pretende pasar revista a un territorio conquistado", aseguran que "ni habrá ninguna intervención europea mágica ni la independencia se hará de la ley a la ley". Por ello, se preguntan si hay manera "de romper con el régimen demofóbico y corrupto del 78 y construir la República que queremos". Y se responden: "Hemos de usar todas las herramientas que hemos aprendido como pueblo desde el 20 de septiembre de 2017". En esa fecha, una multitud rodeó la Vicepresidencia de la Generalitat, sitiando a una comitiva judicial en el edificio durante toda la noche. Esa acción fue convocada por la ANC y Òmnium Cultural, hecho por el cual los presidentes de ambas entidades, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, están encarcelados.

Pero esta jornada es diferente: no hay cabeza visible de cualquier 'secuestro' de instituciones o gobierno. Si la multitud rodea la Llotja, nadie tiene nada que perder, porque la convocatoria es coral. De ahí que los CDR llamen a hacer la República "desde la desobediencia masiva en las calles, controlando nosotros el territorio, como controlamos todos y cada uno de los colegios electorales del 1 de octubre". En realidad, el control del territorio es la clave para que cualquier protesta sea un éxito. Sin ese control, es imposible que una estrategia independentista triunfe. Esa es la gran lección que los radicales han aprendido a lo largo de todos estos años.

Los CDR recuerdan que "las leyes y las sentencias judiciales injustas son papel mojado si no las obedecemos, porque nada puede parar a un pueblo decidido, organizado, alegre y combativo". Y zanjan: "Hoy, 21 de diciembre, es el día en que todo recomienza. Recuperemos el espíritu del 1 de octubre y volvamos a las calles hasta hacer efectiva la República. Le pese a quien le pese, el pueblo coge el timón".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios