su familia ha difundido fotos de la agresión

Expedientan a varios policías en Melilla por la brutal paliza a un musulmán de 17 años

Un familiar del joven, que fue testigo en vivo de la agresión, denunció que cuatro agentes vestidos de calle le sujetaron, mientras que otros dos le golpeaban

Foto: Así quedó el rostro del menor tras la agresión.
Así quedó el rostro del menor tras la agresión.

Un hombre ha presentado una denuncia contra un grupo de policías fuera de servicio que presuntamente agredieron salvajemente a su sobrino en la noche del domingo y a los que se les ha abierto expediente disciplinario. Al parecer, pasó toda la tarde junto a su familiar y a otros tres amigos, paseando y pescando en el Puerto Noray, en Melilla. Cuando el reloj marcaba algo más de las 00:00 horas, decidieron irse hacia su casa, momento en el que tuvo lugar el suceso.

Según ha podido saber El Confidencial, todo sucedió cuando el menor agredido preguntó a un viandante qué hora era, puesto que llegaban tarde a su casa. Se trataba de un policía fuera de servicio quien, según confirman fuentes cercanas al joven, se le dirigió espetándole "puto mena de mierda" (los mena es como se conoce a los niños no tutelados que viven en Melilla tras huir de Marruecos en busca de llegar a la Península). Ahí comenzó el altercado. Según fuentes cercanas a la familia, el menor es musulmán pero tiene nacionalidad española, como toda su familia.

Tal y como denuncia la familia del menor agredido, ese policía abofeteó al menor sin mediar palabra. Otro de los jóvenes que les acompañaba se lo recriminó, y también fue golpeado, momento en el que comenzó la trifulca. El tío del niño, encargado de interponer la denuncia, aseguró que al llegar a la zona, pudo ver como "le estaban pegando entre varias personas". Calcula que "unos cuatro" le tenían inmovilizado, mientras que "dos o tres" le golpeaban constantemente.

La agresión duró "unos 10 minutos" y, según se puede ver en el vídeo, fue reducido por un amplio dispositivo. Según la denuncia, fue el propio tío el que avisó en la Jefatura de Policía de lo que estaba pasando. Hasta la zona se personó una ambulancia, pero los familiares del menor criticaron en El Confidencial que solo se encargara de desplazar al Hospital Comarcal a los policías. El joven, después de recibir la agresión, llegó hasta allí esposado dentro del furgón policial.

La madre del joven, que se encontraba en el centro hospitalario porque su otro hijo se encuentra allí ingresado, relató a El Confidencial el estado en el que lo encontró allí: "Tenía muchos golpes en la nariz y en la boca, y recibió varios mordiscos en la oreja y en el brazo", asegura. Confirma que las heridas de la cara son importantes y que a día de hoy, tres días después de suceder, continúa sin tener movilidad en su mandíbula ni poder hablar por culpa de las heridas propinadas.

La familia del menor asegura que el joven no tenía ningún tipo de antecedente policial y que nunca había tenido un problema en Melilla. De igual manera, mientras que en la denuncia se asegura que los agresores se identificaron como miembros de paisano de la Policía, que estaban "fuera se servicio, tomando una copa", la propia madre confirma a este diario que los reconoció en el hospital, sabiendo que pese a vestir de calle se trataban de agentes del cuerpo.

Según 'Onda Cero Melilla', los policías también han presentado una denuncia, en la que aseguran que fueron atacados por varios individuos cuando salían de cenar de un establecimiento del Puerto Deportivo. Aseguran que en el exterior, les rodearon y les atacaron con botellas y que a uno de los cinco le dieron con una rota. Además,. los agentes aportaron a la denuncia un parte de lesiones con contusiones de diversa consideración, cortes, luxaciones e incluso alguna fractura.

Por su parte, Coalición por Melilla pidió, en palabras de Mustafa Aberchán, que se "depuren responsabilidades" después de lo sucedido: "No podemos entender que un niño sea merecedor de tal grado de agresiones", señala. "Es más propia de otros tiempos", indicó. El Confidencial se puso en contacto con la Policía Nacional, que no quiso hacer declaraciones al respecto, aunque quien sí lo hizo fue la delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh a través de un comunicado.

Expediente disciplinario para los agentes

En dicho escrito, la Delegación de Gobierno confirma que se ha procedido a abrir expediente disciplinario a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía implicados en la detención del joven. "El objetivo es esclarecer los hechos y delimitar las responsabilidades después de que se haya conocido un vídeo en el que se ve a un joven esposado siendo agredido, presuntamente, por un policía", asegura el escrito.

Ante la alarma social que se ha generado, la Delegada del Gobierno ha hecho una llamada a la calma y ha pedido que no se lleven a cabo juicios paralelos y se deje actuar a la Justicia así como a los propios cauces internos que van a investigar lo ocurrido. "Se ha abierto una investigación y se va a llegar al fondo del asunto", ha dejado claro Moh, al tiempo que ha pedido que no se use este caso para generalizar ni atacar al Cuerpo Nacional de Policía.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios