de forma urgente

Peligro de atasco en el caso Villarejo: el nuevo instructor pide que le asignen dos jueces

El titular del juzgado ya ha enviado un escrito al Consejo General del Poder Judicial en el que pide que se adopten las dos medidas en el menor plazo de tiempo posible

Foto: José Manuel Villarejo. (EC)
José Manuel Villarejo. (EC)

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6, Manuel García-Castellón, se enfrenta a una nueva macrocausa: el caso Villarejo. El magistrado lleva ya las riendas de las investigaciones de Lezo y Púnica, pero tras la renuncia de Diego de Egea a seguir como juez de refuerzo, García-Castellón tendrá que hacerse también cargo de la causa sobre el comisario que hasta ahora llevaba su compañero. La avalancha de trabajo llega a tal punto que el titular del juzgado ya ha enviado un escrito al Consejo General del Poder Judicial en el que pide que se adopten dos medidas de manera urgente: necesita que le asignen un magistrado adjunto y otro de refuerzo.

Según explican a El Confidencial fuentes jurídicas, García-Castellón recuerda para ello la relevancia del caso Villarejo, una investigación que afecta de forma directa al Estado y exige revisar todos los documentos que el comisario mantenía encriptados en sus dispositivos. La renuncia de De Egea de seguir al frente de la misma se ha producido además en uno de los puntos más sensibles de la instrucción, pues el juez barajaba, como adelantó este diario, rebajar la prisión incondicional de Villarejo e imponerle una fianza millonaria para abandonar la cárcel. Con la marcha de De Egea, la decisión queda por el momento en manos de García-Castellón.

Además del caso Villarejo, el magistrado también menciona en su escrito otras macrocausas que lleva su juzgado y que a día de hoy todavía presentan varias piezas abiertas. Destacan en este sentido las de Lezo y Púnica, sobre corrupción política de primer nivel, así como la de Vitaldent, en la que se investiga al presidente de la cadena de salud dental y a otros directivos por un delito continuado de blanqueo de capitales y falsedad en documento oficial.

Basándose en este razonamiento, el magistrado no solo pide que se le vuelva a asignar un refuerzo, tal y como se hizo con el nombramiento de Diego de Egea, sino que además solicita al CGPJ un nuevo magistrado adjunto. Las fuentes consultadas señalan en este sentido que García-Castellón subraya también en su escrito la falta de personal con la que cuenta el juzgado por los traslados de varios funcionarios, lo que supone un nuevo hándicap en un órgano ya de por sí sobrepasado por la cantidad de trabajo.

En el caso de que el CGPJ acceda a la demanda, el magistrado de refuerzo podría asumir nuevas causas y, además, cubrir parte de las guardias del juzgado. El adjunto, por su parte, ayudaría al propio García-Castellón en la instrucción de las causas más complejas, encargándose por ejemplo del seguimiento de comisiones rogatorias, labor que desempeñaría siempre bajo su dirección.

La Ley Orgánida del Poder Judicial contempla la figura del magistrado adjunto en la disposición adicional vigésimo primera, en la que se aborda el posible apoyo a los jueces en la instrucción de causas complejas. En esta, se explica que el CGPJ podrá acordar “para la mejor instrucción de causas complejas y previa propuesta de su titular” la incorporación de otro magistrado que “sin funciones jurisdiccionales y bajo la dirección del titular de aquel, realice exclusivamente labores de colaboración, asistencia o asesoramiento”. Para ello, el órgano de gobierno de los jueces tiene que presentar “un programa concreto de actuación especificando, en todo caso, su objeto, ámbito de aplicación, duración y el tipo de comisiones en cuanto a la relevación de funciones”, propuesta que debe ser aprobada a su vez por el propio Ministerio de Justicia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios