Liberan en Huelva a una menor que sus padres habían vendido por 8.000 euros
  1. España
los padres querían volver a venderla

Liberan en Huelva a una menor que sus padres habían vendido por 8.000 euros

La joven de 16 años ha sido ya liberada en una operación que se ha saldado con cuatro detenciones, entre ellos los padres de la víctima y el varón con el que se había casado

Foto: Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional. (EFE)
Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional. (EFE)

El caso comenzó como un secuestro. Los padres de la joven de 16 años, de origen rumano, se presentaron en agosto en una comisaría de su país natal y aseguraron que su hija había sido secuestrada por cuatro hombres y trasladada a España. La investigación, sin embargo, no tardó en encontrar contradicciones en el relato de los progenitores, lo que les llevó a centrar sus pesquisas en ellos. Y los agentes no se equivocaban: la menor había sido vendida por sus padres a cambio de 8.000 euros a una familia rumana de Huelva para que contrajera matrimonio con un varón del clan.

La joven de 16 años ha sido ya liberada en Huelva, donde se había quedado embarazada, en una operación que se ha saldado con cinco detenciones, entre ellos los padres de la víctima y el hombre con el que la habían obligado a casarse. Según confesó la propia madre tras el arresto, el objetivo que perseguían al presentar una denuncia falsa era recuperar a su hija, pero no para ponerla a salvo, sino para venderla a otro ciudadano rumano que "tenía más capacidad económica que el anterior", explican fuentes policiales.

De la falsa denuncia a la detención

En la denuncia del pasado agosto, los padres aseguraron que su propia hija les había llamado desde España para decirles que la habían obligado a casarse con un hombre rumano. La menor les explicó entonces que estaba recibiendo palizas y que la hacían prostituirse junto a otra joven de 22 años en la localidad onubense de Almonte, una situación de la que supuestamente solo podía salir si le enviaban dinero.

Tras esta primera llamada, los padres dijeron a la policía que la matriarca de la familia que tenía retenida a su hija también se había puesto en contacto con ellos. Según su relato, la mujer les había exigido el pago de 150 euros para que la menor, que estaba embarazada de cuatro meses, pudiera abortar, cantidad que supuestamente pagaron. De todos modos, las palizas no cesaron, pues el siguiente mensaje llegó al móvil del hermano de la víctima, que recibió una fotografía de la joven con el brazo izquierdo escayolado y un hematoma en el ojo.

Foto: Captura de pantalla del documental "La historia de Jamie", producida por la ONG Unchained at last, donde esta mujer casada cuando era menor con un hombre que le doblaba la edad, relata su vida.

A partir de ese momento, el relato de la familia comenzó a presentar contradicciones: los padres aseguraron a los investigadores que habían aprovechado un viaje de su sobrina a España para hacer llegar ropa y dinero a su hija, pero en ningún momento explicaron el lugar en el que se encontraba la menor. Poco después, la madre les aseguró que la menor la había llamado tras escapar sus captores, pero una vez más se mostró incapaz de decirles en qué lugar se escondía.

Con los progenitores ya como sospechosos, los investigadores centraron sus pesquisas en el dinero que habían podido recibir a cambio de su hija, constatando así el pago de 8.000 euros por un documento mediante el que autorizaban a la menor a salir de Rumanía y residir en España. La Policía Nacional puso entonces en marcha una operación en Huelva que se saldó con la detención de la matriarca de la familia que la tenía retenida y sus dos hijos, entre ellos el que se había casado con la joven. A los tres se les acusa de un delito de trata de seres humanos a través de matrimonios forzados y, en el caso del marido, también de presuntos abusos sexuales.

Una vez liberada la menor, se activaron entonces las correspondientes órdenes europeas de detención y entrega de los padres por simulación de delito y trata de seres humanos. El padre fue entonces arrestado en Rumanía, pero para entonces la madre ya había viajado también a Huelva, donde fue finalmente detenida y ya ha ingresado en prisión.

Sucesos Huelva