en el bernabéu

2.000 policías al servicio del Boca-River: este es el plan que prepara la Policía

"No se puede plantear con seriedad ni este ni ningún dispositivo deportivo hasta que no se sepa si se venderán entradas, y cuántas o cómo, en Argentina", enfatizan las fuentes

Foto: Un policía a caballo controla a los aficionados en el exterior del estadio Santiago Bernabéu en un partido. (EFE)
Un policía a caballo controla a los aficionados en el exterior del estadio Santiago Bernabéu en un partido. (EFE)

La Policía Nacional trabaja ya de forma preliminar para coordinar el dispositivo de seguridad en torno a la final entre River Plate y Boca Junior que se jugará el 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu, para cuando se espera movilizar en torno a 2.000 agentes. Los detalles del despliegue, no obstante, dependerán de la decisión que se adopte sobre la venta y reparto de entradas, ante la posibilidad de que puedan desplazarse a Madrid aficionados radicales.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press han explicado que, tras el 'sí' del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer desde el avión que lo trasladaba a la reunión del G-20 en Buenos Aires, el dispositivo policial depende en primer lugar de la decisión sobre el reparto de entradas.

"No se puede plantear con seriedad ni este ni ningún dispositivo deportivo hasta que no se sepa si se venderán entradas, y cuántas o cómo, en Argentina", enfatizan las citadas fuentes, que recuerdan que la Comisión Estatal contra la Violencia debe aún fijar si el partido se declara de alto riesgo, como es previsible por los antecedentes del River-Boca que se suspendió por graves altercados.

Tras la reunión de urgencia de este jueves en la Delegación del Gobierno, los expertos de la Policía esperan a la reunión entre la CONMEBOL, organizador de la Copa Libertadores, el Real Madrid -dueño del estadio- y la Real Federación Española de Fútbol, que auxilia en cuestiones preparatorias como la venta de entradas.

Aficionados argentino durante un River-Boca.
Aficionados argentino durante un River-Boca.

El diseño del plan depende en gran parte de la previsión que se haga de la asistencia o no de aficionados violentos venidos desde Argentina u otros países. Se remiten a decisiones previas como si se permitirá el acceso al Bernabéu de hinchas de Boca, después de que en el partido de ida en la Bombonera no se vendieran entradas al equipo visitante. Lo acordado entre las directivas era que en el partido de vuelta en el Estadio Monumental sólo asistieron los aficionados de River.

Para el partido del 9 de diciembre en el Bernabéu, con capacidad para 80.000 espectadores, se baraja colocar en los fondos --detrás de las porterías-- a las aficiones rivales de River y Boca. El Real Madrid, en algunas ocasiones receloso para ceder su estadio, sentaría en los fondos a aficionados del club blanco con la intención de separar a las hinchadas antagónicas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios