2.000 agentes velarán por la seguridad

El Boca-River inquieta a los policías: una semana para prepararlo y un elevado gasto

Los sindicatos se quejan de que las entidades privadas nunca asumen su parte del coste de la seguridad pública y de que el tiempo para organizar el dispositivo es escaso

Foto: Aficionados de Rivern en la ida de la Final de la Copa Libertadores. (Reuters)
Aficionados de Rivern en la ida de la Final de la Copa Libertadores. (Reuters)

Los antidisturbios de la Policía Nacional, los guías caninos, los agentes del subsuelo, los de Información, la caballería, los helicópteros, los tédax, los departamentos de seguridad ciudadana. El 9 de diciembre la Delegación del Gobierno movilizará a la práctica totalidad de las unidades del instituto armado para que la final de la Copa Libertadores se desarrolle con normalidad en el estadio Santiago Bernabéu, sin ningún incidente.

El Boca-River inquieta a los policías: una semana para prepararlo y un elevado gasto

La agencia Efe ha apuntado que, en total, habrá 2.000 agentes de la Policía Nacional, a los que habrá que sumar los de la Policía Municipal de Madrid, los miembros de los servicios de emergencias o los Bomberos, que estarán alerta ante posibles inconvenientes que surjan. La cifra concreta y el número de efectivos de cada unidad y cuerpo, en cualquier caso, aún está por determinar, dado que las autoridades encargadas de diseñar el dispositivo aún tienen que recopilar información para analizar la amenaza real que para la seguridad representarán los aficionados que se desplacen al paseo de la Castellana.

De momento, de hecho, el Ministerio del Interior ni siquiera ha declarado el partido de alto riesgo, extremo que previsiblemente ocurrirá, pero que por ahora depende de la información que vaya llegando, tanto de los clubes (que conocen a su afición) como de los servicios de información de la Policía —que analizan las redes sociales con el fin de detectar posibles quedadas y otros elementos que indiquen cualquier tipo de amenaza—, del Real Madrid —propietario del campo— o de la Conmebol, entidad organizadora de la Copa Libertadores.

Sin embargo, no es este el único aspecto que preocupa a los responsables del dispositivo. Fuentes policiales explican que estos últimos están preocupados por la precipitación. "Apenas hay una semana para preparar todo", se quejan. "Para la final de la Champions que tendrá lugar en junio, por ejemplo, ya estamos empezando a trabajar", argumentan las mismas fuentes, que consideran en cualquier caso que tienen capacidad de sobra para asegurar un espectáculo de este tipo en poco plazo. Admiten que el escaso tiempo que queda es un hándicap, pero que son capaces.

En la misma línea se pronuncian los representantes del Sindicato Profesional de la Policía (SPP), organización que aglutina a la mayor parte de mandos del cuerpo. "La Policía es capaz de organizar un evento de estas características, pero también hay que tener en cuenta que es un partido de alto riesgo y que solo hay unos días para prepararlo", aseguran desde el SPP, que apuntan también a otro reto, las escasas plazas hoteleras que habrá en Madrid durante el puente de la Inmaculada y la Constitución tanto para los aficionados que se desplacen a ver el partido como para los policías que se sumen al dispositivo provenientes de otras ciudades.

Este sindicato considera "fundamental" mantener alejadas a las dos aficiones para mantener la seguridad, que requerirá del despliegue de más de una docena de unidades del cuerpo. "Tan solo antidisturbios habrá previsiblemente más de 1.200 profesionales", adelantan desde el SPP, que denuncia el "altísimo coste" que supondrá el dispositivo policial para el erario público. "Un informe de principios de año cuantificó en 10 millones de euros el coste" de los despliegues de fuerzas de seguridad con motivo de partidos de fútbol de primera división en una sola temporada, recuerdan desde el sindicato, que aboga por que las entidades privadas se hagan cargo de parte del coste.

Algunos de los disturbios provocados a causa del encuentro en Argentina. (EFE)
Algunos de los disturbios provocados a causa del encuentro en Argentina. (EFE)

También así piensa el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que habla de implantar una especie de "copago". "Estamos un poco cansados de que la seguridad pública financie este tipo de eventos privados", sentencia. "Es cierto que al final tienen un impacto positivo en la marca España, en la ciudad, en los comercios y generan riqueza, pero también es cierto que hay riesgos y que quien más se beneficia es el club que organiza el evento", admiten desde el SUP, que destacan que el Real Madrid maneja presupuestos que superan al de muchas ciudades. "Pueden recortar si quieren el sueldo de algunos jugadores, pero es justo que desembolsen parte del coste que supone la seguridad policial", apuntan.

"Aparte del despliegue de todas las unidades, también suelen venir agentes de fuera; el año pasado llegaron a venir hasta un millar de policías para uno de los eventos deportivos que tuvo lugar en el Santiago Bernabéu", aclaran desde el SUP, que recuerdan que cualquier gasto adicional, como los daños en el mobiliario urbano, también lo terminaría sufragando el ciudadano, lo que esta organización considera tremendamente injusto en línea con lo que también opina la Unión Federal de Policía (UFP), organización que calcula que el partido Boca-River conllevará un gasto en seguridad privada claramente superior a los 150.000 euros.

Esa fue la cifra que este último sindicato calculó que costó la final de la Copa del Rey que disputaron el Real Madrid y el Atlético de Madrid en 2013. Diez horas de trabajo por cada uno de los 945 policías que movilizó la Delegación del Gobierno para aquella ocasión más la gasolina de los 164 coches patrullas, las dietas y los desplazamientos de los funcionarios que se trasladaron de otras provincias sumaban esa cantidad, cuantificó el sindicato, que considera que para el caso de Boca-River la cifra superará con mucho esos 150.000 euros, ya que nada más que el número de policías será el doble que entonces.

El SPP argumenta que una sentencia de los tribunales alemanes condenó a la Bundesliga a sufragar parte de esos servicios. En España, el gasto de seguridad para cubrir los partidos que se juegan en el País Vasco es compartido por el Gobierno autonómico tras la aprobación de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de esa comunidad, recuerdan desde este mismo sindicato.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios