cruce de críticas

La guerra en el Supremo por las hipotecas se recrudece a las puertas de la sentencia

El debate, que, según muchos, se cerró en falso, ha dado paso a las recriminaciones que, en esta ocasión, se reflejarán por escrito en las dos resoluciones y los votos particulares

Foto: Representación del coste de las hipotecas. (iStock)
Representación del coste de las hipotecas. (iStock)

Hace 20 días, la decisión del pleno extraordinario de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo cerró con apoyos muy justos las polémica levantada por el sujeto pasivo del impuesto de actos jurídicos documentados. La decisión final de imponer que fuera el cliente quien abonara este tributo, por un estrecho margen de 15 a 13 votos, zanjó la parte jurídica de la cuestión, pero no calmó los ánimos entre los magistrados, divididos por la mitad ante el fallo. Ahora, a las puertas de que se notifique la sentencia que fundamente la decisión, y también la ristra de votos particulares que se formularán en contra, el enfrentamiento, lejos de desaparecer, se recrudece.

El periodo transcurrido no ha servido para calmar los ánimos y los partidarios de las dos posturas contrarias continúan pertrechados en sus atalayas sin posibilidad, al menos de momento, de normalizar las relaciones. El debate que, según muchos, se cerró en falso ha dado paso a las recriminaciones, que, en esta ocasión, se reflejarán por escrito en las dos resoluciones pendientes y los criterios en contra, que se espera sean notificados de forma inminente, informan a El Confidencial fuentes jurídicas.

La crítica se centra en cada uno de los polos en distintos sujetos. Algunos de los votos anunciados incidirán, por ejemplo, en la polémica actuación del presidente de la sala, Luis Díez-Picazo. En ellos se cuestionará desde la forma de convocar el pleno que enmendó el criterio reflejado por cinco jueces en tres sentencias hasta el modo de conducir la deliberación, sin permitir que se debatieran cuestiones transaccionales que hubieran alargado probablemente la reunión pero logrado una solución con mayor consenso.

El malestar, que nunca desapareció, se ha incrementado más si cabe a la vista del contenido de las dos ponencias presentadas para su firma al resto de magistrados y elaboradas por Jorge Rodríguez Zapata y Eduardo Espín. Estos borradores atacan la postura de la Sección Segunda, la misma que cambió la jurisprudencia tradicional para hacer recaer en el banco el pago de un impuesto que tradicionalmente asumía el hipotecado. El reproche se extiende hasta el punto de acusar a los componentes de la Sala Segunda de alentar con su decisión la inseguridad jurídica que levantó la discrepancia y que se alargó durante dos semanas.

A vueltas con la inseguridad jurídica

La situación de desconcierto en el mercado hipotecario que generaron los acontecimientos del Supremo está presente en la mayoría de los escritos. Si para los ponentes fue la decisión que rompió con el criterio que había regido durante años lo que levantó la compuerta de la inseguridad, para los discrepantes fue la rápida y desconcertante decisión de Picazo de convocar un pleno para revisar esta decisión la que dio a entender a los bancos, los consumidores y los notarios que las sentencias firmes dictadas no eran tan firmes como parecían.

Como adelantó 'El Español', en las ponencias se llega a tachar de "grave desconocimiento jurídico" la crítica que surgió tras el anuncio de un pleno que un gran número de magistrados del alto tribunal no veía posible 'a posteriori'. Se aseguró entonces, y se reflejará en los votos discrepantes, que convocar la reunión por la fuerza y por motivos tan poco ortodoxos como la alarma social y el daño económico suponía "inventarse" un sistema de recurso inexistente ante una decisión firme.

Algunas fuentes consultadas confían en reconducir las cosas y lograr salvar de la ruptura total la sala. Algo que solo se conseguirá con el tiempo

Algunas de las fuentes consultadas confían aún en reconducir las cosas y lograr salvar de la ruptura total la sala. Algo que —dicen— solo se conseguirá con el tiempo. La próxima semana se incorporarán dos nuevos magistrados. Además del que fuera juez español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y abogado del Estado ante el Tribunal de Cuentas Javier Borrego, entrará el catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad del País Vasco, Isaac Merino, experto en tributos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios