EL DEBATE SE REABRE

Los barones del PSOE ni se creen ni quieren un superdomingo el 26-M con generales

Los presidentes socialistas rechazan que se solapen las legislativas para evitar que el debate nacional contamine sus propios comicios. En La Moncloa y en el partido subrayan que no hay decisión tomada

Foto: Pedro Sánchez, visitando el mausoleo de Mohamed V a su llegada este lunes a Rabat, antes de su audiencia con el primer ministro y con el rey. (EFE)
Pedro Sánchez, visitando el mausoleo de Mohamed V a su llegada este lunes a Rabat, antes de su audiencia con el primer ministro y con el rey. (EFE)

El debate se ha vuelto a abrir. Si es que alguna vez estuvo cerrado. En realidad, la pregunta persigue a Pedro Sánchez desde que accedió al poder, el pasado 1 de junio. Elecciones generales, ¿cuándo? Tras varias idas y venidas, la doctrina consolidada por el presidente en las últimas semanas era que aguantaría. Que intentaría llegar al final de legislatura. Con o sin Presupuestos. Pero la constatación de que el camino de las cuentas de 2019 se desliza más que cuesta arriba ha cambiado los ánimos y las percepciones. Ahora se palpa una mayor incertidumbre. Ni el PSOE ni el Gobierno descartan ya un adelanto de las generales. Ni siquiera se rechaza la alternativa que suscita más recelos en algunos estamentos del partido: hacerlas coincidir con las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Los barones con poder, los que se juegan su reelección en esa jornada, no quieren ese solapamiento de procesos. Y algunos no se creen que el presidente esté realmente barajando esa opción.

Fue José Luis Ábalos el primero que abrió ese melón. El secretario de Organización y ministro de Fomento, en un desayuno informativo organizado por Europa Press, dio alas a esa especulación, a la hipótesis de que las legislativas se convoquen para el 26-M. ¿Un superdomingo? "Nada es descartable, por las mismas razones que no hay nada seguro", indicó el número tres del partido, quien advirtió de que es mejor no "aventurar nada" porque además de aquí a mayo "queda mucho". Quedan, para empezar, unas elecciones andaluzas, las del 2 de diciembre, en las que se medirá por vez primera, tras la moción de censura que sepultó a Mariano Rajoy, la fortaleza del PSOE en su feudo inexpugnable durante casi 40 años. Ábalos añadía la coletilla lógica, que a fin de cuentas es Sánchez el único que puede apretar el botón nuclear. Él y nadie más que él, porque suya es la prerrogativa constitucional de disolver las Cortes de manera anticipada. Un instrumento "muy poderoso" que sabrá manejar "con responsabilidad", dijo.

En realidad, a pocos dirigentes —e informadores habituados a seguir la información del PSOE— sorprendieron las palabras del ministro. "Si por él hubiera sido, habríamos montado Gobierno, que fue muy bien acogido por la gente, y habríamos convocado enseguida", ironizaba un miembro del Gabinete. El titular de Fomento, en definitiva, lideraba la corriente interna de aquellos que pensaban un "cuanto antes, mejor". O sea, mejor no esperar a sufrir un mayor desgaste, mejor no obsesionarse con agotar la legislatura.

Ábalos resucita el debate aunque no de forma deliberada, según indicaban en el partido: él siempre defendió no empeñarse en agotar mandato


Fuentes del PSOE y del Ejecutivo comentaban posteriormente que no había habido una "estrategia" detrás de las palabras de Ábalos. Es decir, que no era el mensaje empaquetado por La Moncloa. Pero el secretario de Organización es de los pocos miembros del núcleo duro de Sánchez que se pueden permitir ataques de sinceridad: dice lo que piensa y tiene autoridad para hacerlo. Distinto es que marque siempre la posición del jefe. El secretario de Organización se dirigió después a la reunión del comité electoral en Ferraz y comentó a sus compañeros que se había sorprendido del vuelo que habían cogido sus declaraciones. No había descartado el superdomingo como no podía descartar ninguna otra fecha. Lo había dicho "sin más", relataban fuentes de la cúpula.

La prerrogativa es del presidente

Sánchez recibió la pelota en Rabat, adonde voló desde España para reunirse por primera vez con su homólogo marroquí, Saadeddine el Othmani, y mantener una audiencia posterior con Mohamed VI. Ábalos había dicho algo "de puro sentido común", prologó. "Ha señalado esa fecha como ha señalado otras y ha dicho algo muy importante, que la prerrogativa y la facultad de convocar elecciones corresponde al presidente del Gobierno, y no puedo estar más de acuerdo con el ministro de Fomento", respondió a los periodistas, no sin apostillar lo obvio: que cuando tome la decisión, "se conocerá". El presidente rebajaba las palabras de Ábalos pero, al tiempo, evitaba zanjar el debate. En esta ocasión ya no proclamaba su intención de "agotar la legislatura", como en semanas anteriores. En su equipo en Ferraz se alegaba que también pesó no "desautorizar" a su hombre fuerte en el Gabinete y en la dirección.

"No sería razonable", "no sería justo", "no sería bueno", señalan desde las federaciones, que piden un debate propio de autonómicas y locales

En el Ejecutivo insisten en que no hay ninguna decisión tomada, que todavía es pronto y que antes hay que cruzar el puente de las andaluzas. Pero Sánchez ya sabe que a sus barones no les entusiasma la hipótesis de que las generales coincidan con las autonómicas, municipales y europeas. "Me mantengo en lo que creía. No creo que fuera bueno", reitera un presidente autonómico que sintoniza con Ferraz. Su análisis es semejante al de sus pares: que si se solapan las legislativas, el debate quedaría totalmente contaminado por ellas, y no se hablaría de las cuestiones regionales. En la España del sur, las federaciones socialistas suelen repetir que están más fuertes que la media nacional por el asentamiento del partido, y por tanto si las urnas se reducen a una pugna entre Sánchez y los líderes nacionales —Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera—, ellos pueden verse arrastrados por el vendaval, y no necesariamente para bien.

"No sería razonable", sentencia otro jefe de un Ejecutivo regional. "No sería justo. Queremos que se nos juzgue por nuestro trabajo en la comunidad", abundan en la cúpula de otra de las federaciones de más peso dentro del PSOE. "Yo es que no lo veo. No creo que Pedro esté pensando en un superdomingo. Yo creo que está concentrado en gobernar y hace bien", manifiesta otra máxima responsable autonómica, cercana a las tesis del presidente. "Es verosímil que haya elecciones en otoño", sentenciaba el barón manchego, Emiliano García-Page, este domingo en una entrevista en 'El Mundo'. Lo mismo pedía este lunes el presidente regional, para que las generales "no trufen" el debate a nivel autonómico y municipal.

Los barones del PSOE ni se creen ni quieren un superdomingo el 26-M con generales

Otros líderes territoriales del partido, no obstante, tienen otra óptica. "Los barones no pintan nada en la decisión que tome Pedro. Si ganamos en España, ganamos en los territorios. Quizá sea mejor que las generales sean primero, para que arrastren a las demás", opina un secretario regional sanchista que no tiene las riendas de un Ejecutivo.

El problema está en los PGE

Sí es cierto que el debate no se ha abierto en canal en el PSOE. Básicamente, porque el poder de Sánchez es incuestionable ahora mismo. Una última prueba se vio en el comité federal, liquidado el pasado 10 de noviembre en menos de una hora y en el que ni tan siquiera presentó un informe de gestión. Pensar en una rebelión interna es improbable, lo que no quiere decir que todos los altos mandos del partido comulguen a pies juntillas con su doctrina o que no marquen algunas diferencias.

La sensación de mayor "incertidumbre" viene precedida por la explosión del sueño de los Presupuestos. La cúpula del partido y el centro de poder del Gobierno confiaban en que al final los independentistas entrarían por el aro y se sentarían a negociar y aceptarían las cuentas socialistas porque eran los menos interesados en forzar un adelanto electoral que podría concluir con el retorno de un PP más duro —también con Cataluña— a La Moncloa. Pero el gesto de acercamiento operado a través de la Abogacía del Estado, que solo acusó a los cabecillas del 'procés' por sedición y no por rebelión, como hizo la Fiscalía, se ha probado insuficiente. ERC y PDeCAT se mantienen en su negativa.

Las andaluzas serán el primer termómetro. Pero los cálculos se han volteado en los últimos días. Puede que llegar al otoño de 2019 sea "una tortura"

Esa imposibilidad de sacar adelante los Presupuestos es lo que ha volteado los cálculos. Sánchez admitió el viernes en Guatemala que ni siquiera los presentará si no tiene los apoyos necesarios, para no "marear a los españoles". El Ejecutivo proclama que priorizará su agenda social y que gobernará por decreto, una fórmula incluso más cómoda porque permite al PSOE sacar pecho de sus iniciativas, marcando los tiempos y alejando la acusación de "cesión" ante los separatistas, reproche constante de PP y Cs. Sobre el papel, suena bien. Pero fuentes de Ferraz sí reconocen que en el PSOE, que es una formación de natural ciclotímica, se palpa cierto "nerviosismo". "En el subconsciente de todos está que nos puede ser imposible llegar a octubre, porque va a ser una tortura", reflexionan desde el comité electoral, en el que la maquinaria ya está poniéndose a punto para lo que pueda pasar. "A lo mejor es que adelantar las generales no es que sea una opción, es que es una obligación. Sí hay consciencia de las dificultades. Es que es obvio", señala esta fuente.

Los barones del PSOE ni se creen ni quieren un superdomingo el 26-M con generales

"Es que la pregunta de cuándo serán las elecciones no se puede contestar aún porque no hay una decisión. Pueden ser en cualquier momento. Ninguna fecha se descarta", abundan desde el equipo del presidente en Ferraz.

Miembros del Gobierno cuentan que de momento nada ha cambiado para ellos, que siguen trabajando con normalidad, y con el "escenario de fin de legislatura". "Pero sí, la política da muchas vueltas", reflexiona una ministra, consciente de que la pretensión inicial de llegar hasta 2020 quizá sea más difícil de sostener ahora sin un Presupuesto aprobado... ni presentado.

Cogobierno con el PSOE

Haya o no Presupuestos Generales del Estado (PGE) y, por tanto, exija Podemos o no un adelanto electoral, la hoja de ruta de Pablo Iglesias para cogobernar con Pedro Sánchez se mantiene, meta que el presidente no ha verbalizado hasta ahora. Tirar la toalla de los Presupuestos no cambiaría nada respecto a este objetivo, puesto que todo indica que "sería necesaria la misma mayoría", según apuntan fuentes de la dirección del partido.

La disposición que Podemos ve en Sánchez de "mirar a su izquierda" en lugar de a Ciudadanos contrasta con las de algunos barones socialistas

Los planes de Podemos pasan por que se consolide el bloque progresista. También a nivel municipal y autonómico. Sin embargo, la disposición que ven en Sánchez de "mirar a su izquierda" en lugar de a Ciudadanos contrasta con la de algunos barones, según estas mismas fuentes. Su objetivo es configurar gobiernos de coalición con el PSOE en ayuntamientos y comunidades autonómas, pero las intenciones de Ferraz no siempre coinciden con las de los presidentes autonómicos.

Los barones del PSOE ni se creen ni quieren un superdomingo el 26-M con generales

García-Page ponía en duda este mismo fin de semana, en la citada entrevista en 'El Mundo', que tras las próximas elecciones su formación cogobernase con Unidos Podemos "si sigue insistiendo en defender el derecho de autodeterminación". Abría así la puerta a la segunda opción que ponía sobre la mesa: que el próximo Gobierno surja de una coalición entre PSOE y Ciudadanos. Page es el único barón socialista que gobierna en coalición con Podemos, y su vicepresidente autonómico, José García Molina, de la formación morada, le contestaba este lunes que "igual Podemos le exige demasiado y no se siente cómodo porque preferiría hacer lo mismo que siempre ha hecho el PSOE".

Desde la dirección estatal del partido también entienden que no son lo mismo Page o Javier Lambán que Francina Armengol (Baleares) o Ximo Puig (Valencia). Estos últimos, más cercanos a Podemos. Caso aparte sería el de la andaluza Susana Díaz, cuya comunidad, tanto por el contexto de campaña electoral como porque la candidata de Podemos en esta comunidad, Teresa Rodríguez, rechaza entrar en un Gobierno conjunto con el PSOE, sería de las pocas donde se prioriza un pacto de legislatura a un acuerdo de Gobierno. El "susanismo no es socialismo", repiten tanto la dirección andaluza como la estatal para justificar esta excepción. Desde el PSOE, tanto en Ferraz como en las federaciones, recuerdan que las alianzas poselectorales serán decisión de los territorios, aunque haya una directriz mínima desde la dirección federal (ni con PP ni con Bildu, se dijo en 2015). Es decir, que puede haber presidentes autonómicos socialistas que tejan acuerdos con Podemos y con Cs. A izquierda y derecha.

Los morados confían y creen que Sánchez quiere "aguantar". Y para que la legislatura llegue a 2020 defienden que no hay más camino que los PGE

Fuentes de la dirección de Podemos indican que confían e incluso creen que la intención de Sánchez "es aguantar". Y para que la legislatura llegue a su fin, en junio de 2020, defienden que no hay otro camino que el de presentar los PGE y conseguir los apoyos necesarios para sacarlos adelante. Las declaraciones respecto a la posibilidad de adelantar las elecciones generales para hacerlas coincidir con las municipales y autonómicas son para algunos miembros de Podemos un "globo sonda". También interpretan que su principal destinatario son las formaciones independentistas, como una forma de presión.

Los barones del PSOE ni se creen ni quieren un superdomingo el 26-M con generales

El hecho de que el Gobierno pueda tirar la toalla de los Presupuestos e intentar gobernar por decreto ha ganado enteros durante los últimos días. Por ello, la ejecutiva ha decidido convocar este viernes una reunión de urgencia del consejo ciudadano estatal, máximo órgano de dirección entre asambleas, para redefinir su estrategia y tener preparado un plan B. La formación pretende situarse ya en un escenario preelectoral, para evitar sorpresas, y en esta línea ya se ha avanzado la creación del comité de campaña estatal.

"Lo que vamos hacer es prepararnos para este escenario, además de seguir trabajando para que salgan los Presupuestos", explicaba este lunes tras la reunión de la ejecutiva el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. Crítico con que el Gobierno "haga tacticismo con las cosas de comer", reconocía en cambio que se mantiene la mesa de seguimiento del pacto presupuestario. "Claro que hay conversaciones con el Gobierno y vamos a seguir trabajando para que el pacto salga adelante", zanjaba.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios