DESAYUNO INFORMATIVO EN MADRID

Marlaska no da pistas de su candidatura por Madrid: Sánchez ya se la ofreció en mayo

El ministro del Interior se resiste a anticipar si aceptaría o no encabezar la lista en la capital en caso de que recibiera de nuevo la propuesta que el hoy presidente le hizo antes de ganar la moción

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este 14 de noviembre en la presentación de un documental en Madrid. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este 14 de noviembre en la presentación de un documental en Madrid. (EFE)

Es uno de los ministros del momento. Fernando Grande-Marlaska. Uno de los fichajes estrella de Pedro Sánchez para su Gobierno, de los más inesperados, y ahora el hombre al que muchos en el PSOE miran como cartel más sólido para la alcaldía de Madrid. Él se resiste a dar una respuesta clara en estos últimos días, aunque sí insiste en que está muy cómodo donde está, al frente del Ministerio del Interior. Pero, para intentar zafarse de más preguntas sobre su futuro, sí confirma qué sucedió meses atrás: Sánchez sí le ofreció la candidatura municipal, y lo hizo "tres semanas antes" de la moción de censura que le llevaría al poder. O sea, si las cuentas no le fallan, eso sucedió en mayo de 2018.

Las crónicas periodísticas que se publicaron justo después de que el líder del PSOE formara su Ejecutivo ya relataban el porqué de la incorporación del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska a su Gabinete, que a todos sorprendió porque en ese momento era vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PP. El secretario general lo había sondeado, quería saber si estaba disponible para encabezar la candidatura de su partido a la alcaldía de la capital. Este jueves, el ministro desveló esa conversación cuando fue preguntado directamente, en un desayuno informativo organizado por Europa Press, si el presidente le ha propuesto ser el número uno de la lista municipal.

"La razón por la que yo conocí al presidente tres semanas antes de que fuera presidente es que estaba interesado en fuera candidato", desvela


"Pues siendo muy claro, la razón por la que yo conocí al presidente tres semanas antes de que fuera presidente es que estaba interesado en fuera candidato a la alcaldía", confesó Marlaska. Pero luego Sánchez ganó la moción de censura a Mariano Rajoy —eso ocurrió el viernes 1 de junio, un día antes de tomar posesión— y le propuso ser titular de Interior. "El presidente evaluó posteriormente mis aptitudes o lo que él entendía que eran mis aptitudes y me designó o me pidió que asumiera la cartera de Interior y yo la he asumido con un orgullo tremendo porque formar parte de este Gobierno de España es un orgullo". Un cargo de "mucha responsabilidad", añadió, pero que "colma" las pretensiones de cualquier ciudadano después de 30 años dedicado a la función pública. "Pocas veces a un niño de un barrio de Bilbao" se le da esa oportunidad. "Quién iba a decir eso".

Lo que "mejor" hace

Pero, ¿qué habría hecho en caso de que la moción no hubiera prosperado? ¿Habría dicho que sí? El ministro se escabulló: "Ya sabes que en esos futuros hipotéticos la vida un accidente te la cambia, y entonces a mí me la ha cambiado".

¿Qué hará si Sánchez le vuelve a proponer la candidatura? "Creo que el presidente ya tomó la decisión de proponerme al Ministerio del Interior"

Marlaska tampoco quiso dar pistas de qué hará de cara al futuro, en caso de que Sánchez vuelva a plantearle que lidere la lista a la alcaldía de Madrid. "Creo que el presidente ya tomó la decisión de proponerme al Ministerio del Interior", remachó.

Marlaska no da pistas de su candidatura por Madrid: Sánchez ya se la ofreció en mayo

La modificación tendrá que esperar

El miembro del Gabinete lleva los últimos días deslizando que quiere seguir al frente de su departamento y que se encuentra a gusto con lo que hace. Sin cerrar la puerta a nada, eso sí. Ayer miércoles, aseguró en los pasillos del Congreso que lo que "mejor" hace es "ser ministro del Interior". Y el lunes, en la sede del ministerio, en una rueda de prensa con su homólogo francés, Cristophe Castaner, apuntaló esa idea: "Me gusta tener una posibilidad real de un trabajo continuo en un sitio para demostrar todo lo que valgo. Entiéndalo bien y con la ironía concreta", respondió a los periodistas, informa EFE.

El Gobierno esperará a que resuelva la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para regular las llamadas 'devoluciones en caliente'

El tenor de las declaraciones del ministro de los últimos días hace pensar que no está muy entusiasmado con la idea de ser cabeza de cartel para Madrid de los socialistas, un destino nada claro. Al menos hasta ahora. Antes del aterrizaje de Sánchez en La Moncloa, las perspectivas eran pésimas: el PSOE podría hundirse incluso hasta la cuarta posición. Tras la moción de censura, las expectativas han mejorado, y mucho, y en el partido creen que la dinámica nacional genera un efecto arrastre positivo en la ciudad. Pero también la actual regidora, Manuela Carmena, cuenta con bastante crédito en la capital —salvo que el ruido interno de estos días en torno a su lista y las disputas con Podemos haga mucha pupa— y Marlaska quizá podría aspirar a ser vicealcalde, en caso de que las dos fuerzas sumaran. Tal vez demasiado poco para quien es ministro. En su equipo también rebajan este jueves las expectativas e insistían en que él está a gusto como titular de Interior.

El responsable de la seguridad del Estado, por lo demás, desgranó durante el desayuno informativo varias políticas que está llevando a cabo su departamento. Así, adelantó que el Consejo de Ministras y Ministros de mañana viernes aprobará un plan "ambicioso" para la deprimida zona del Campo de Gibraltar, plan que incluye medidas policiales, educativas y sociales y que complementa el ya desplegado por Interior dotado con 7 millones de euros. No dio más detalles, no obstante.

Fernando Grande-Marlaska (i), saluda a Manuel Marchena (c), el magistrado del Tribunal Supremo que el PP y el PSOE han pactado sea el nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en presencia del diputado socialista Juan Carlos Campo (d), este 15 de noviembre en Madrid. (EFE)
Fernando Grande-Marlaska (i), saluda a Manuel Marchena (c), el magistrado del Tribunal Supremo que el PP y el PSOE han pactado sea el nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en presencia del diputado socialista Juan Carlos Campo (d), este 15 de noviembre en Madrid. (EFE)

El Gobierno quiere derogar los aspectos más lesivos de la Ley de Seguridad Ciudadana. Pero en esa norma de 2015 que el PP aprobó, la conocida como 'ley mordaza', el Ejecutivo de Rajoy introdujo una modificación de la Ley de Extranjería para permitir las llamadas 'devoluciones en caliente' en Ceuta y Melilla. Los socialistas están en contra de este rechazo en frontera, pero van a esperar a derogar este punto un poco más. El Ejecutivo tomará la decisión definitiva cuando tenga en la mano la sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), cuando resuelva el recurso mantenido por el Gabinete socialista tras una primera condena a España por dos devoluciones de dos migrantes en Melilla en 2014. "Estamos a lo que resuelva el máximo órgano en materia de derechos y libertades". Desde el departamento explican que quieren ver qué argumentos jurídicos utiliza el TEDH.

Marlaska no da pistas de su candidatura por Madrid: Sánchez ya se la ofreció en mayo

Marlaska consideró "inadecuado" el uso de la 'ley mordaza', como hizo el PP, para colar aspectos que están vinculados a otra norma, la de Extranjería. Por eso el ministerio entiende que no puede hacer lo mismo que Rajoy en 2015, y por tanto no modificará la cuestión de las 'devoluciones en caliente' a través de la reforma de la 'ley mordaza'. Se hará, en su momento, y cuando llegue la decisión definitiva del TEDH, a través de un cambio en la Ley de Extranjería, según confirmaron fuentes de su entorno. La regulación del rechazo en frontera, explicó el ministro, "no está en la Ley de Seguridad Ciudadana", que utilizó el PP para incorporarlas a la legislación a través de una disposición final.

Sobre Marchena: "Soy partidario, es amigo mío"

Al desayuno informativo en Madrid del ministro del Interior, organizado en el hotel Hesperia, en pleno paseo de la Castellana, acudieron varios de sus compañeros de Gabinete, como la titular de Trabajo, Magdalena Valerio, y la de Política Territorial, Meritxell Batet. Pero también se acercó el magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena, el hombre que se convertirá en presidente del TS y del Consejo General del Poder Judicial, según el pacto alcanzado por PSOE y PP esta semana

El juez, a su llegada al desayuno, fue preguntado por los periodistas por su próximo nombramiento. "Yo lo sé por vosotros", les dijo. 

En el coloquio, Fernando Grande-Marlaska fue interrogado por Marchena. "Soy partidario. Es amigo mío", defendió. Añadió que es uno de los "juristas más consolidados de este país", y hay pocas personas con una "cualificación" como la suya. El ministro se mostró defensor del "conjunto de los vocales", que han de ser elegidos por las Cortes, por la soberanía nacional, incluidos los 12 miembros de extracción judicial. No defiende, por tanto, que sean designados por los propios jueces.

"Parto de la base de que la elección debe ser como es. No se ha concluido la elección de los vocales y dejemos que sean las Cámaras las que decidan el nombramiento", porque todos esos miembros del nuevo CGPJ tendrán "capacidad profesional y personal". 

¿Influirá la elección de Marchena en la marcha del juicio del 'procés'? Marlaska respondió que no. "Sería tanto como desconocer la independencia e imparcialidad del conjunto de magistrados de la carrera judicial". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios