durante la sesión de control al gobierno

Simulacro de incendio de menos de diez minutos en el Congreso

1.800 personas, entre diputados, Gobierno, trabajadores y periodistas de la Cámara abandonan los inmuebles que componen la Cámara para simular una evacuación que se esperaba más larga

Foto: El Congreso interrumpe el pleno de este 14 de noviembre por un simulacro de emergencia. (EFE)
El Congreso interrumpe el pleno de este 14 de noviembre por un simulacro de emergencia. (EFE)

El reloj daba algo más de las 10:45 horas de la mañana. La sesión de control en el Congreso, que había comenzado a las nueve, discurría con normalidad, sin sustos ni sobresaltos. La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, acababa de contestar a la diputada de En Comú Podem Lucía Martín sobre las hipotecas. "Señorías, me comunican en este momento que se va a iniciar un simulacro de evacuación", anuncia la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, desde su escaño. "Por favor, abandonen el hemiciclo y sigan las indicaciones de los equipos de emergencia. Muchas gracias".

Dicho y hecho. Los diputados y los miembros del Gobierno (ya no estaba Pedro Sánchez) comienzan a dejar pausadamente sus escaños en el hemiciclo. Pero no solo ellos están obligados a salir de la Cámara. Trabajadores, periodistas también tienen que salir con lo puesto —o coger sus pertenencias y abrigos, que parece que la cosa se puede alargar— y salir a la calle mientras se practica el simulacro. Las alarmas suenan en todo el complejo que se extiende a ambos lados de la carrera de San Jerónimo. Incluso los más rezagados tienen que seguir las instrucciones de un dispositivo supervisado por Policía Nacional (el cuerpo que se encarga de la vigilancia del Congreso), bomberos y miembros de la Policía Municipal de Madrid.

La evacuación se produce de forma ordenada, supervisada por la Policía, que va conduciendo a todos hacia la plaza de las Cortes


"Parece que será como media hora como mínimo", avisa el personal de emergencia, vestido con chalecos fosforescentes, que intenta canalizar el flujo ordenado de 'habitantes' del Congreso hacia las diversas salidas. Unos evacúan los distintos inmuebles por el patio, otros por la calle de Cedaceros...

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el resto de la Mesa, a su salida del Congreso, tras la interrupción del pleno por el simulacro de emergencia, este 14 de noviembre. (EFE)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el resto de la Mesa, a su salida del Congreso, tras la interrupción del pleno por el simulacro de emergencia, este 14 de noviembre. (EFE)

Ninguna incidencia

Es un simulacro, claro, así que tampoco se aprecian prisas en el personal que abandona el Congreso. Poco a poco se van arremolinando frente a la puerta de los Leones, en la plaza de las Cortes. Algunos cuentan con irse a tomar un café en algunos de los bares próximos para ir haciendo tiempo. Al final los abrigos no hacen demasiada falta, no hace a estas horas demasiado frío ni llueve en la capital.

Simulacro de incendio de menos de diez minutos en el Congreso

Pablo Iglesias aprovecha para atender brevemente a los periodistas y hacer sus primeras declaraciones a cuenta del incendio (político) en el Ayuntamiento de Madrid a cuenta de la lista de Manuela Carmena para 2019 y la expulsión de Podemos de sus concejales de gobierno. Los cámaras, mientras, van grabando imágenes del desalojo.

A las 10:55 horas, uno de los trabajadores de emergencia anuncia por megafonía que el simulacro se ha completado. Han pasado menos de diez minutos. Siete, para ser exactos. Todos pueden volver a sus puestos. Regreso también pausado hacia las instalaciones. El pleno se reanuda, minutos después, hacia las 11:03, después de que sus señorías retornaran pesadamente a sus escaños. Dirige la sesión el vicepresidente primero, Nacho Prendes, de Ciudadanos. Ahora le sigue tocando a la ministra Calviño contestar a las preguntas, aunque ahora es al diputado de EH Bildu Oskar Matute. Todo sigue igual. Como si nada hubiera pasado. De eso se trataba. En total, todo ha durado como quince minutos. Ni tan mal para una Administración en la que viven diariamente varios cientos de personas.

No es una exageración. A mediodía, el Congreso facilitó algunas cifras significativas del balance de la operación. Fueron 1.800 los evacuados según datos de la Policía Municipal de Madrid, y todo se hizo en siete minutos exactos, sin ninguna incidencia registrada. Se habilitaron un total de seis puertas (Cedaceros, Zorrilla, la verja de la carrera de San Jerónimo, la de Zorrilla y Fernanflor del palacio del Congreso y la puerta de los Leones). 72 personas formaron parte del equipo de evacuación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios