por las corbetas, el ave y el metro de riad

España, principal apoyo de Arabia en la UE al avalar un polémico centro religioso saudí

Austria asegura que no actúa contra el Centro Rey Abdullah de Diálogo Interreligioso porque Borrell lo apoya. España se convierte en el principal aliado de Riad tras el caso Khashoggi

Foto: El ministro de Exteriores, Josep Borrell. (EFE)
El ministro de Exteriores, Josep Borrell. (EFE)

España se ha convertido en el último mes en el principal apoyo de Arabia Saudí en la Unión Europea. No es solo que España haya mantenido la venta de bombas y de corbetas al régimen de Riad, sino que acudió al foro de Davos del desierto, boicoteado por empresas y países en protesta por el asesinato del periodista Jamal Khasshoggi, y además ha arropado a Arabia en Viena ante las críticas del Gobierno austriaco por un foro interreligioso fundado en 2012 por Arabia, España y Austria. Ante el recelo de todos los partidos austriacos, Exteriores afirma que ese centro es "un instrumento para fomentar el diálogo y los lazos con líderes islámicos moderados". Los intereses económicos, como los contratos de Navantia, el AVE a La Meca o el metro de Riad que construye FCC, han vencido la intención inicial del Gobierno de Pedro Sánchez de priorizar los derechos humanos.

Hace una década, el rey Abdullah bin Abdulaziz al Saud, "custodio de las dos mezquitas sagradas" y fallecido en 2015, lanzó un "diálogo constructivo entre los fieles de todas las religiones y culturas". La idea acabó convertida en el Centro Rey Abdullah de Diálogo Interreligioso (KAICIID, en sus siglas en inglés), con sede en Viena. El centro está financiado por Arabia y forman parte de él España y Austria. El Vaticano figura como observador. Entonces, las relaciones ya eran excelentes y la Casa Real llegó a otorgar al monarca saudí el Toisón de Oro, la máxima distinción de la corona.

Exteriores afirma que el centro saudí en Viena es "un instrumento para fomentar el diálogo y los lazos con líderes islámicos moderados"

La participación de España en esta organización internacional fue negociada por el Gobierno de Zapatero y el de Rajoy respaldó la idea. Fue fundado en octubre de 2011, en los estertores del Gobierno del PSOE, y fue inaugurado en noviembre de 2012. El tratado lo firmó el entonces ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y fue ratificado por el Congreso con el respaldo de todos los grupos parlamentarios. La idea originaria era promover la participación de los líderes religiosos (que tanta influencia tienen en muchos lugares del mundo) en los procesos de paz y reconciliación.

Pero el centro ha sido controvertido desde casi el principio. Los críticos señalan la ironía de que un país que no permite la libertad religiosa dentro de sus fronteras la fomente en el extranjero. Pero fue tras el asesinato del periodista Jamal Khasshogi, torturado y descuartizado en el consulado saudí en Turquía, cuando ha estallado. En Austria, el centro ha sido criticado por todo el espectro político. Verdes, socialistas y los dos partidos que forman la coalición de derechas que gobierna (el Partido Popular y el de la Libertad) han criticado dura y públicamente al centro. Lo acusan de ser "la hoja de parra" que tapa las vergüenzas saudíes, un escaparate de propaganda árabe, tras el que se esconde una realidad bien diferente a la que promueve el centro.

El secretario general de KAICIID, Faisal bin Muaammar, y Josep Borrell. (EFE)
El secretario general de KAICIID, Faisal bin Muaammar, y Josep Borrell. (EFE)

Austria ha llegado a pedir el cierre del centro. La ministra austriaca de Exteriores, Karin Kneissl, afirmó en el Parlamento el pasado 25 de octubre que, tras hablar con el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, se limitaba a sacarle "tarjeta amarilla" al KAICIID, dado que contaba con el respaldo de otros países. "Le hemos dicho [al centro] que la dependencia financiera de una de las partes [Arabia Saudí] debe terminar y pedimos una voz más fuerte en temas de violaciones de derechos humanos relacionadas con la religión". La polémica ha terminado de explotar tras el asesinato de Khasshogi, pero la ministra ha criticado también el arresto de mujeres por participar en conferencias y la guerra en Yemen.

El Gobierno de Pedro Sánchez llegó con la intención de desligarse de la gestión saudí, o al menos de poner distancia, según fuentes diplomáticas. Pero ahora la respuesta de Madrid es negar que el centro sea saudí. Aunque lo financia Riad, oficialmente es una organización internacional que se rige por tres países, Austria, España y Arabia Saudí, y así se lo ha trasladado Borrell a su homóloga austriaca. Borrell ha apoyado al centro en contra de las tesis austriacas y ha defendido su utilidad en el escenario internacional, según ha explicado el Ejecutivo austriaco. Eso ha supuesto un balón de oxígeno para Riad.

La ministra de Exteriores señaló el asesinato de Khasshoggi, pero también el arresto de mujeres por participar en conferencias y la guerra en Yemen

Un portavoz de la Oficina de Información Diplomática señala que para España está organización es "un instrumento para fomentar el diálogo y los lazos con líderes islámicos moderados" y que esto es "especialmente relevante en la situación actual de incremento del extremismo violento". España, prosigue, continúa siendo parte de la organización junto con Austria.

El respaldo de España al centro del rey Abdullah llega después de que el Parlamento español votase en contra de paralizar la venta de armas a Arabia Saudí. Desde el verano, el Gobierno español se ha visto envuelto en una espiral sobre sus relaciones con Arabia. Inicialmente, el Ministerio de Defensa paralizó la entrega de un cargamento de bombas a Arabia. Pero Riad alegó que ese contrato estaba vinculado a un pedido que negociaba con Navantia de corbetas y que supone una inversión de 1.800 millones de euros.

El pasado miércoles, Borrell negó en el Senado que España esté "de rodillas" ante Arabia Saudí y remarcó que la política bilateral con aquel país trata de aunar la preservación de los intereses comerciales españoles con la defensa de sus "principios y valores". El ministro aseguró que España "aspira" a una "relación bilateral amistosa" con Arabia Saudí que, recordó, es el principal socio comercial de España en la zona.

El príncipe saudí Bin Salman, en el centro, en un acto de Riad. (Reuters)
El príncipe saudí Bin Salman, en el centro, en un acto de Riad. (Reuters)

Ante la posibilidad de perder la carga de trabajo en una zona tan sensible como la bahía de Cádiz, y en campaña electoral en Andalucía, el Gobierno ha dado su respaldo total a Riad sin apenas críticas. El contrato ya ha sido firmado y está en vigor. No son solo las corbetas. Un consorcio español liderado por Renfe y Adif ha construido el AVE Medina-La Meca, que está ya en preoperación —el acuerdo se firmó en el foro conocico como 'Davos del desierto'—, y FCC logró el megacontrato del metro de Riad, adjudicado en 2013 por 6.340 millones de euros.

El apoyo al Centro Rey Abdullah hace que España sea el principal aliado europeo de Arabia en el momento más crítico de sus relaciones internacionales. El Parlamento Europeo ha votado por una amplísima mayoria en favor del embargo de armas a Arabia Saudí. Países como Francia, Alemania o Reino Unido han sido críticos —aunque Francia desligó la defensa de los derechos humanos de la venta de armamento—. Los intereses económicos pesan en la posición de España, pero tambien la idea de no desestabilizar la región del golfo.

La postura del Ejecutivo choca con las críticas de Podemos, socio del Gobierno del PSOE, que pidió cortar la venta de armas —y a la vez, que el Ejército español comprara las corbetas construidas en los astilleros de la pública Navantia—. Incluso varios países de la Organización para la Cooperación Islámica, como Indonesia, Malasia y Turquía, han sido más críticos que España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios