TENSA SESIÓN DE CONTROL EN LA CÁMARA ALTA

El PP acusa al Gobierno de alinearse con los radicales y Calvo pide no usar a las víctimas

El portavoz popular en el Senado reprocha al Ejecutivo que no respete a las víctimas del terrorismo y vuelve a pedir elecciones. La vicepresidenta subraya que no son de nadie, igual que los símbolos

Foto: Pedro Sánchez y la vicepresidenta, Carmen Calvo, el pasado 31 de octubre durante la sesión de control en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez y la vicepresidenta, Carmen Calvo, el pasado 31 de octubre durante la sesión de control en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)

El PP redobla los ataques contra el Gobierno a cuenta del acto del pasado domingo en Alsasua (Navarra). Acusa directamente al Ejecutivo de "ponerse del lado" de los radicales y extremistas que "increpaban e insultaban" a los dirigentes de Ciudadanos, PP y Vox. Un reproche que saltó de los micrófonos y las declaraciones ante los medios a las Cámaras, a la sede parlamentaria. El Ejecutivo rechaza esa recriminación, recuerda que el PSOE se dejó muchos asesinados por ETA en el pasado y pide que no se use a las víctimas.

Ese fue, a grandes rasgos, el tenor del careo de este martes entre el portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó, y la vicepresidenta, Carmen Calvo. Un duelo tenso y que en ocasiones se convirtió en una "ensalada", en palabras de la número dos del Gabinete, porque los conservadores suelen tirar de distintos ingredientes para armar sus preguntas en las sesiones de control de Congreso y Senado. Lo hace Pablo Casado y lo hace también Ignacio Cosidó. Y este 6 de noviembre no fue la excepción, aunque el dirigente popular puso más munición en sus ataques por lo ocurrido el domingo en Alsasua.

Cosidó utilizó el boicot y las concentraciones de protesta contra el acto organizado por España Ciudadana —y que reunió a dirigentes de Cs, PP y Vox— desde que tomó la palabra. Recordó que se acercó a la localidad navarra "no para provocar", sino para mostrar su "apoyo" a las Policía y la Guardia Civil, y "defender la españolidad" de la Comunidad foral. El PSOE, atizó, no estuvo. "Lo lamentamos. No aceptamos que se pongan del lado de quienes nos increpaban e insultaban", lanzó, para hilar enseguida con las críticas que en las últimas horas han dirigido PP y Ciudadanos al portavoz de los socialistas en el Senado, Ander Gil, que en Twitter acusó de "agitar el odio" en Alsasua a "los que nunca tuvieron que mirar por la mañana bajo su coche, los que nunca despidieron a un compañero en un funeral". "Desautorice esas afirmaciones de su portavoz", emplazó Cosidó a Calvo.

"No aceptamos que se pongan del lado de quienes nos increpaban e insultaban", dice Cosidó, que pide la caída de su homólogo socialista por Alsasua


La vicepresidenta, en su primera réplica, se limitó a contestar que el Gobierno presta "todo" el respaldo, "absoluto", a Gil. Fue entonces cuando el portavoz popular pidió la dimisión de Gil. Porque "una línea roja es el respeto a las víctimas del terrorismo". "Ha ido muy lejos" en los "insultos", le respondió airada Calvo, quien enseguida remarcó que el PSOE "se ha dejado muchas víctimas en el camino". Pero "no es la primera vez" que el PP lo hace, le devolvió, hasta el punto de que Mariano Rajoy llegó a "pedir perdón" a los socialistas por haber usado a los que sufrieron el dolor del terrorismo para zumbar al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

"Ridículo" con Roma

"Dejen de utilizar a las víctimas de ETA, dejen de utilizar a los cuerpos de seguridad del Estado, a este país, a su bandera y sus símbolos porque son de todos y no les pertenecen a ustedes porque son patrimonio de 40 años de democracia, de paz, de libertad y pluralidad. Y a ustedes —se despachó— esto les queda grande".

Calvo: "Dejen de utilizar a las víctimas de ETA, a los cuerpos de seguridad del Estado, a este país, a su bandera y sus símbolos porque son de todos"

Cosidó, en cuanto acusó al Gobierno de haber cruzado las líneas rojas y de no respetar a las víctimas, pasó a tocar otras carpetas. Así, insistió en que la vicepresidenta ha "perdido toda la credibilidad" que tenía, porque se entrevistó con el número dos del Vaticano, Pietro Parolin, hace una semana, y anunció un "acuerdo" para inhumar a Francisco Franco fuera de la Almudena, y poco después Roma la desmintió. Así que Calvo hace el "ridículo en casa", pero también, a juicio del PP, "hace que muchos españoles sientan vergüenza" por lo que ocurre fuera.

El senador del PP también le reprochó que pretenda hacer creer que Pedro Sánchez "nació el 2 de junio de 2018", cuando tomó posesión de su cargo como presidente, "y todo lo que dijo e hizo anteriormente no tiene valor alguno". Se lo decía porque la número dos afirmó el pasado viernes que el líder del PSOE "nunca" había defendido que no hubo rebelión en Cataluña hace un año porque esas declaraciones las hizo cuando aún no estaba en La Moncloa. "Un nuevo disparate" que se suma "a una antología abultada".

De nuevo, petición de elecciones

Cosidó señaló asimismo que Sánchez lidera un Ejecutivo del que "no se fían ni sus socios" y que no tiene "la confianza de los ciudadanos", no tiene, siguió, ni la legitimidad de una victoria en las urnas ni una "mayoría parlamentaria para poder gobernar". Y por eso el PP pide de nuevo que el presidente "convoque elecciones", "porque su amigo [José Félix] Tezanos les dice que las van a ganar". Ironizaba así por las encuestas que dirige el nuevo presidente del CIS, contestadas por la oposición y por los académicos por inflar al PSOE.

La número dos del Ejecutivo socialista advierte a los separatistas que saltarse la legalidad tiene "consecuencias". "Dan pena", señala el PDeCAT

"Mal tenía la cosa como para hacer la ensalada que ha hecho", se burló Calvo en su turno final. La vicepresidenta insistió en que el Gobierno del que forma parte es "fiable", primero porque llegó al poder de manera "legal y legítima", y también porque trabaja en el "marco constitucional", y porque "en vez de incendiar" se ocupa de los "problemas de los españoles", como la sanidad, la educación, las pensiones o el salario mínimo. "A ver si una tarde me pregunta por algo que realmente importe a los ciudadanos".

El PP acusa al Gobierno de alinearse con los radicales y Calvo pide no usar a las víctimas

También fue tenso el careo previo de Calvo con el portavoz del PDeCAT, Josep Lluís Cleries, que protestó por los escritos de acusación presentados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra los líderes del 'procés' en la causa que juzgará el Supremo previsiblemente a comienzos de 2019. El senador acusó al PSOE de ser "cómplice de la represión y la venganza del Estado" al intentar enviar "más de 200 años" a la cárcel a los cabecillas independentistas. "Un referéndum no es delito, manifestarse no es delito, ser catalán no es delito". Cleries exigió la "libertad de todos los encausados", "más al conocer" la sentencia de este martes del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que da la razón a Arnaldo Otegi y condena a España por la parcialidad de una jueza. "200 años de cárcel por urnas y por votar. ¡Es la vergüenza de su Estado! ¡Dan pena!", bramó el parlamentario neoconvergente.

Calvo respondió que el Gobierno, en estos cinco meses de vida, ha actuado con "lealtad", "corresponsabilidad" y "trabajo" con el Govern. Eso es lo que le toca como Ejecutivo, porque "en lo demás", las decisiones del Poder Judicial, al Gabinete socialista "no le incumbe". La vicepresidenta convino con Cleries en que "votar no es delito". Ahora bien, si se hace con arreglo a la ley, sin romper las reglas de juego, respetando "los derechos de los demás". "Eso es lo democrático". "¿Sabe lo que han hecho en el último año?", le inquirió primero y se contestó justo después: los soberanistas han llevado a Cataluña "a un lugar imposible", a una "especie de yincana" para ver "quién es el más independentista", "pensando que no iba a ocurrir nada". Pero "en democracia los hechos tienen consecuencias". "Sus compañeros están en prisión por haber cometido delitos", recordó.

El PP acusa al Gobierno de alinearse con los radicales y Calvo pide no usar a las víctimas

Calvo ha reprochado a los soberanistas que hayan llevado a Cataluña a un "lugar imposible" en una "especie de yincana" para ver "quién es el más independentista". La número dos insistió en que el Govern y los separatistas podrán encontrar al Ejecutivo "no el espacio de las proclamas", sino en el de la política. Y si no aceptan ese guante, se encontrarán cada día más solos. "Cada día peor y provocándole más sufrimiento a Cataluña y España", avisó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios