hospital maternal de granada

"Me cargo a todos los de blanco". Pánico en el hospital tras la muerte de un bebé gitano

Una familia agrede a dos pediatras y a la enfermera que trataron de salvar la vida de un niño que había nacido prematuro y con muchos problemas

Foto: Entrada al Hospital maternal de Granada. (EFE)
Entrada al Hospital maternal de Granada. (EFE)

Decenas de policías se han personado este martes por la mañana en el hospital maternal de Granada con el fin de desalojar a una familia gitana, que acababa de apalear a dos pediatras y a la enfermera que habían tratado sin éxito de salvar la vida de un bebé del clan que había nacido prematuro y con diferentes problemas. Los profesionales sanitarios no lograron su objetivo y el niño murió, lo que provocó la ira de los familiares que estaban presentes.

Un grupo de ellos se abalanzó sobre los médicos y la enfermera y comenzó a agredirlos nada más conocer la noticia del fallecimiento. Gritos, insultos y golpes volaban sobre el equipo médico que había atendido al bebé. En concreto, el padre del niño propinó un portazo en la cara a la enfermera que le provocó diferentes heridas al tiempo que lanzaba improperios. Luego asestó varios puñetazos y bofetadas sobre el rostro de los pediatras, que tuvieron que ser atendidos por los servicios de urgencias.

Tras la agresión, cundió el nerviosismo en el centro hospitalario. El personal responsable activó el botón antipánico y puso en marcha el protocolo derivado del mismo, que conlleva el desplazamiento de todos los recursos humanos que componen el departamento de seguridad del hospital. Varios vigilantes se personaron en escasos segundos con la intención de calmar la situación, pero no pudieron remitir el estado de ansiedad de los familiares. Varios agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional se desplazaron minutos después al lugar con el fin de refozar la labor de la seguridad privada, pero también estos tuvieron que recibir refuerzos.

La Jefatura Superior envió un dispositivo más amplio dependiente de la Unidad de Prevención y Reacción (los antidisturbios especialistas en eventos de baja intensidad) para asegurar la zona y evitar nuevos episodios violentos. El padre del niño fallecido, principal agresor, fue identificado por la Policía, que sin embargo en ningún momento llegó a detenerlo, según explican desde la Jefatura Superior de Andalucía Oriental.

Fuentes sanitarias aseguran que el hombre estaba muy alterado y gritaba "me cargo a todo el que vaya de blanco". Las mismas fuentes aseguran que llevaba una pistola, extremo que sin embargo no ha sido confirmado por la Policía Nacional de Granada, que ha desplegado un dispositivo que ha durado todo el día con el fin de evitar más agresiones por parte de los familiares.

Fachada del hospital materno de Granada.
Fachada del hospital materno de Granada.

Las mismas fuentes sanitarias aseguran que durante mucho tiempo se han vivido escenas de pánico. "Hemos pasado mucho miedo, el padre decía que nos iba a matar", apuntan las citadas fuentes, que han vivido de primera mano todo lo sucedido. La autopsia al niño ya ha sido realizada por los especialistas forenses y, según explican desde la Jefatura Superior de Policía, no se trata de una muerte violenta.

La Junta de Personal del hospital Virgen de las Nieves, del que depende el maternal, ha convocado para el próximo jueves a las 10:00 una concentración a las puertas del centro con el fin de protestar contra este tipo de agresiones.

España

El redactor recomienda