vandalizar la tumba es "un toque de atención"

El Gobierno reforzará la seguridad del Valle de los Caídos ante un '20-N de riesgo'

En Patrimonio entienden la profanación como una "llamada de atención" y reconocen que puede hacerse muy necesario un refuerzo de la seguridad en este momento tan delicado

Foto: La tumba del dictador Francisco Franco en el Valle de los Caídos tras ser pintada, este 31 de octubre. (EFE)
La tumba del dictador Francisco Franco en el Valle de los Caídos tras ser pintada, este 31 de octubre. (EFE)

El incidente ocurrido este miércoles en el Valle de los Caídos en plena tormenta sobre la exhumación de Francisco Franco y el futuro de su cadáver ha reabierto el debate de la seguridad. Especialmente a las puertas del mes de noviembre y estando cerca una fecha tan señalada como el día 20, 43 aniversario de la muerte del dictador, cuando se produce una mayor movilización de sus defensores hacia la basílica custodiada por la abadía benedictina. En Patrimonio Nacional entienden como una "llamada de atención" la profanación de la tumba y reconocen que puede hacerse muy necesario un refuerzo de la seguridad en este momento tan delicado. Criterio que comparte el Gobierno de Pedro Sánchez.

Ocurrió en la mañana de este miércoles cuando, antes de dar comienzo la misa que se celebra cada día a las 11 en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, uno de los visitantes —todos tienen acceso al interior hasta el comienzo de cada ceremonia— consiguió permanecer junto a la tumba mientras el resto de personas se iba retirando. Se arrodilló ante la sepultura del dictador y sacó un bote de plástico con pintura roja que había conseguido colar en el control de metales de la entrada. Retiró uno de los ramos de flores y comenzó a embadurnar la tumba tiñéndola de rojo ante la atónita mirada de otros visitantes. "Por la libertad y por la reconciliación de todos los españoles", espetó Enrique Tenreiro —autor de los hechos— mientras el personal de seguridad, que tardó unos segundos en aparecer, lo sujetaba.

Al final, la cuestión quedó en anécdota, pero en Patrimonio Nacional son conscientes de que el mes que hoy empieza es complicado por lo que representa y son partidarios de que se incremente la seguridad para evitar que otro incidente acabe en susto. En el interior de la basílica hay dos tipos de seguridad: la de Patrimonio —cuyos empleados prestan apoyo a la comunidad benedictina— y la de la propia abadía, que tiene las competencias de custodia de la basílica, hospedería y escolanía situadas en el valle. En el exterior del recinto sí hay presencia de la Guardia Civil, dependiente de la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid, que apunta que podría aumentarse para ejercer un mayor control y filtro de las personas que después acceden al interior.

El Gobierno reforzará la seguridad del Valle de los Caídos ante un '20-N de riesgo'

"Sí, lo reforzaremos siempre que sea necesario y dependerá de la valoración que hagan en su momento Guardia Civil y Policía Nacional, los primeros en el Valle de los Caídos y los segundos en la ciudad de Madrid. Es pronto para saber qué despliegue hará falta para el 20-N, pero 'a priori' la lógica nos lleva a reforzar la seguridad, y también es lo más prudente en estos momentos", subraya a este periódico el delegado del Gobierno, José Manuel Rodríguez Uribes, quien también es secretario de Laicidad de la ejecutiva federal socialista.

Inquietud en la Delegación

La seguridad en el exterior del recinto, de hecho, ya se ha venido incrementando desde este verano, cuando creció el número de visitantes, y ahora, "cerca del 20-N y de la exhumación de Franco", que se pretende ejecutar para antes de fin de año, "todavía más". En los próximos días, en efecto, Policía y Guardia Civil harán su valoración técnica operativa —influyen factores como el número de concentraciones pedidas y autorizadas, la previsión de manifestantes...—, pero la orden que por lo pronto ha recibido la Benemérita por parte de Uribes es que esté "muy atenta".

El delegado en Madrid reforzará la seguridad de cara al 20-N y la exhumación, aunque también espera la valoración de Policía y Guardia Civil

El delegado hace además una "reflexión en voz alta". Y es que el incidente ocurrido este miércoles en la basílica debe ser una "llamada de atención para todos, incluida la Iglesia". "Porque todos debemos ser responsables en materia de seguridad. También la familia", indica Uribes. El representante del Ejecutivo central en Madrid muestra así su "preocupación" por el hecho de que si hay capítulos como estos en el Valle de los Caídos, a algo menos de 60 kilómetros de la capital, más todavía pueden repetirse en el entorno de la catedral de la Almudena, en pleno centro de la ciudad, y en cuya cripta privada los Franco quieren enterrar a su abuelo, contra el criterio del Ejecutivo y con la disconformidad del propio Vaticano.

Desde este martes, la vicepresidenta, Carmen Calvo, esgrimía como asidero jurídico para impedir el enterramiento del dictador en la Almudena que puede violar la Ley de Memoria Histórica, que prohíbe —haciendo una lectura un tanto expansiva de su redacción— el enaltecimiento del régimen en cualquier punto del país. Pero el delegado en Madrid aporta otro argumento más: evitar esa inhumación por una cuestión de "orden público y seguridad ciudadana", ya que donde está enclavado el templo, a dos pasos del Palacio Real, en plena almendra central y con una presencia enorme de turistas, es una "zona muy sensible".

El Gobierno reforzará la seguridad del Valle de los Caídos ante un '20-N de riesgo'

"Sí, a esta Delegación le preocupa la seguridad y el orden público si Franco termina en la Almudena, es evidente", sentencia Uribes, que recuerda que cuando ha habido manifestaciones fuera del Valle de los Caídos de "nostálgicos del franquismo y de demócratas de izquierdas", sí se podía asegurar que "no coincidieran ni en el lugar ni en el tiempo". "Pero si llevas los restos a la catedral, eso es más incontrolable y podemos tener un problema serio, y eso no puede ser". El delegado comparte, no obstante, que el dictador no debe reposar en la cripta de la basílica de la Almudena, porque esta, siendo como es la catedral de Madrid, "puede convertirse por sí misma en un lugar de exaltación".

Uribes y Vicepresidencia creen que lo ocurrido es una "llamada de atención", la "constatación de un riesgo" si Franco es inhumado en la Almudena

Fuentes de Vicepresidencia reconocen que el incidente de este miércoles es "la constatación de que hay un riesgo" y que "avala la tesis del Gobierno" de que Franco no debe ser inhumado en la Almudena. ¿Cómo impedirlo? En el entorno de Calvo insisten en que se hará uso de la Ley de Memoria, aunque admiten que habrá que estudiar si la cuestión de la seguridad y el orden público "tiene encaje jurídico". En todo caso, se trata de exprimir todos los recursos actualmente vigentes, ya que si se respetan los plazos previstos por La Moncloa para la salida del dictador, no habría tiempo en principio para que ninguna modificación normativa estuviera lista antes de que concluya 2019.

Repunte de visitas

Lo que parece claro es que la iniciativa tomada por el Gobierno socialista al poco de llegar a La Moncloa para exhumar al dictador ha reabierto un debate a todos los niveles. El más evidente, el político, en el Congreso. Pero también el social, con la Ley de Memoria Histórica y el futuro que le espera al cadáver de Franco como principales telones de fondo. Recientemente ha entrado en juego una tensión inesperada con la Iglesia (incluido un inédito comunicado emitido desde el Vaticano para desmentir a la vicepresidenta).

Y todo ello ha dado como resultado un mayor interés por el Valle de los Caídos en turistas y ciudadanos, como demuestran los datos de Patrimonio Nacional. En el mes de agosto, en plena ofensiva del Ejecutivo y con los telediarios abriendo a todas horas con Franco, las visitas doblaron las recibidas en julio (60.024 frente a 38.269) y a todavía más distancia se quedaron las de junio, cuando 23.135 personas se dirigieron a Cuelgamuros. En septiembre, aunque cayeron con respecto a agosto, siguieron siendo 53.072 los interesados. Según ha podido saber este diario, a falta de cerrar las cifras finales, las visitas en octubre continuaron bajando, aunque tras este incidente, en Patrimonio dan por hecho que habrá un nuevo repunte.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios