"se pone al lado de los bancos una vez más"

Podemos pone a Calviño en su punto de mira por alterar el pacto presupuestario

Iglesias también se encargará de subir hoy el tono durante la sesión de control al Gobierno. Será duro y se visibilizará un cambio sustancial con respecto al Ejecutivo, según avanzan fuentes de Podemos

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño, durante su intervención en la Cámara de Comercio de España en Londres. (EFE)
La ministra de Economía, Nadia Calviño, durante su intervención en la Cámara de Comercio de España en Londres. (EFE)

Las declaraciones de la ministra de Economía, Nadia Calviño, en la Cámara de Comercio de España de Londres asegurando que el Gobierno no tocará "el corazón" de la reforma laboral del PP, en contra de lo recogido en el pacto presupuestario entre el Ejecutivo y Unidos Podemos, que aboga por "derogar, antes de finalizar 2018, los aspectos más lesivos" de dicha reforma, han sentado como un jarro de agua fría en la formación liderada por Pablo Iglesias. Lo definen como "unas declaraciones incendiarias que nadie entiende", y en las que llegó a defender sus "resultados positivos" por haber dotado "de mayor flexibilidad al mercado laboral". Y van dos. Le reprochan también una postura contraria a lo firmado en el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado, relativa a "reforzar la protección de las personas hipotecadas, la transparencia de las condiciones de contratación y sus implicaciones", después de que defendiese "ser extremadamente prudentes" en estos cambios hasta que se pronuncie el Tribunal Supremo por el gasto de las hipotecas.

El pasado "eurócrata" de Calviño ya llevó a Podemos a desconfiar de su perfil, pero evitaron pronunciarse hasta ahora. Y lo han hecho con total contundencia. "De la mano de la señora Calviño, el Gobierno se pone al lado de los bancos una vez más. Toca decirle al Gobierno que no podemos estar jugando al gato y al ratón", advertía la portavoz adjunta del grupo confederal, Ione Belarra, en el Congreso. Ya antes había exigido al presidente del Gobierno que rectificase a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, por filtrarse su propuesta a las organizaciones de autónomos para subir todas las cuotas. "Que diga que se tienen que bajar las cuotas a quienes ganan menos de 12.000 euros al año. Así está recogido en el acuerdo y así lo tiene que ratificar Pedro Sánchez", insistía Belarra. Este cambio de criterio generó "mucho malestar" en Podemos, pero no es la única medida del acuerdo firmado el pasado 11 de octubre por la que temen.

Desde Unidos Podemos sostienen que "es evidente que algunos ministros o ministras parece que están trabajando más para las élites y los bancos que para la gente". Apenas dos semanas y media después de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias firmasen el acuerdo en La Moncloa, la desconfianza por parte de Podemos ha ido aumentando, hasta que este martes elevaban el tono para exigir que "los acuerdos se tienen que cumplir íntegros", recordando, como antes de convertirse en potenciales socios de legislatura, que el PSOE "dice una cosa en campaña y luego hace otra". "No queremos que se vuelvan a repetir episodios" como los de Valerio o Calviño, concluían.

Este miércoles se celebrará la primera reunión de la mesa de seguimiento del pacto presupuestario entre el Gobierno y Unidos Podemos. Un espacio creado a petición de la formación morada, precisamente para acelerar el pacto y concretar algunas de las medidas. Entre las intenciones que han llevado a impulsar esta mesa de seguimiento se encuentra también el hecho de centralizar las conversaciones para evitar la cacofonía y aislar a los 'ministros díscolos'. Con todo, Podemos no sabía anoche quiénes iban a ser sus interlocutores, más allá de que es el Ministerio de Hacienda, como durante las negociaciones para el pacto de los PGE, quien organiza la mesa. Se busca, por tanto, evitar que se tomen decisiones de forma unilateral o que se produzcan desmarques.

Pablo Iglesias también se encargará de subir el tono este miércoles, durante la sesión de control al Gobierno. Se centrará en la anunciada subida de la cuota a los autónomos y se dirigirá a Pedro Sánchez para que rectifique. Será duro y se visibilizará un cambio sustancial con respecto al Ejecutivo, según avanzan fuentes del grupo confederal. Reforzaba así las críticas que ya antes habían deslizado el secretario de Organización, Pablo Echenique, y miembros del equipo negociador de Podemos: "Esto no es lo que acordamos. El acuerdo es no subir la cuota a ningún autónomo y bajar la cuota a los autónomos que ingresen menos de 12.000 euros al año".

La pregunta registrada es "¿Qué va a hacer para garantizar que no se le sube la cuota a ningún autónomo y se baje a los que menos ingresan, tal y como contempla el acuerdo suscrito entre el Gobierno y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea?". Ya la semana pasada, el secretario general de Podemos criticaba: "Acordamos que no se podía subir ni un euro a la cuota de los autónomos. Para eso tenemos una mesa de seguimiento del acuerdo, vamos a recordarle al Gobierno que esto no puede ser y creo que van a rectificar porque tenemos un acuerdo".

Las devoluciones en caliente, uno de los caballos de batalla de Podemos que lo enfrentan al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien también estaría poniendo frenos a la derogación de la denominada 'ley mordaza', será otro de los temas elegidos para realizar la sesión de control al Gobierno. El diputado de los 'comuns', Marcelo Expósito, será el encargado de preguntar al Ejecutivo "si comparte la afirmación de Pedro Sánchez, realizada en septiembre de 2017, 'rechazamos rotundamente las devoluciones en caliente".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios