POR 178 VOTOS A FAVOR Y 163 EN CONTRA

El PSOE logra lanzar la reforma para quitar a PP y Cs la llave del trámite parlamentario

El pleno del Congreso toma en consideración la propuesta socialista que haría que para solicitar prórrogas adicionales de enmiendas haga falta una mayoría absoluta de diputados que lo respalde

Foto: Adriana Lastra y el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, este 30 de octubre en el pleno del Congreso. (EFE)
Adriana Lastra y el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, este 30 de octubre en el pleno del Congreso. (EFE)

PP y Ciudadanos pueden empezar a perder parte de su poder en el Congreso. Pero solo puede. El Congreso comenzó a tramitar este martes la reforma del reglamento de la Cámara Baja para hacer que el control de los tiempos de las iniciativas parlamentarias no dependa solo de las dos formaciones conservadoras, que suman mayoría absoluta en la Mesa, pero solo se trató del primer paso, y ahora precisamente podría ser paralizada por ambas gracias a que todavía disponen de esa llave.

El pleno del Congreso tomó este martes en consideración la propuesta socialista de reforma del reglamento de la Cámara Baja. Una iniciativa que ya había registrado hace un año pero que decidió la semana pasada llevar al hemiciclo para "defender el principio democrático más elemental", que está siendo "vulnerado en cada reunión de la Mesa", y que supone la violación de las "reglas de juego establecidas en la Constitución", según defendió en la tribuna el número dos del Grupo Socialista, Rafael Simancas.

El PSOE logra lanzar la reforma para quitar a PP y Cs la llave del trámite parlamentario

Y es que el PSOE se ha quejado en incontables ocasiones de que PP y Cs, como cuentan con la mayoría absoluta del órgano rector del Congreso —tienen cinco sillas de las nueve totales—, aúnan esfuerzos para paralizar la tramitación de iniciativas o alargar de manera indefinida los tiempos. Porque, a fin de cuentas, y como estipula el reglamento, es la Mesa la que decide si prorroga o no los plazos de presentación de enmiendas a la totalidad o al articulado, una llave maestra muy poderosa puesto que es la que abre y cierra debates.

Los socialistas se quejan de que PP y Cs utilizan la Mesa, en la que tienen mayoría, para bloquear el debate de sus iniciativas, violando la Constitución


La propuesta del PSOE, y que admitió a trámite el pleno este martes (por 178 votos a favor, 163 en contra y ninguna abstención), plantea una modificación del artículo 110 de la normativa de la Cámara Baja. En concreto, señala que el plazo inicial de 15 días para presentar enmiendas "podrá ser prorrogado hasta en dos ocasiones por acuerdo de la Mesa del Congreso si lo solicita algún grupo", y "para que puedan acordarse posteriores prórrogas será necesario que así lo soliciten, al menos, dos grupos que representen a la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara". Cuando se apruebe esta modificación —hará falta la mayoría absoluta, puesto que el reglamento tiene carácter de ley orgánica—, PP y Cs no podrían frenar o bloquear la tramitación de iniciativas, ya que ambos partidos suman mayoría absoluta en la Mesa, sí, pero no en el conjunto del hemiciclo: disponen (añadiendo a Foro y a UPN) de 169 escaños, a siete del umbral de 176.

Contra los "intereses de la mayoría"

El debate de la proposición del PSOE coincidió con el fin de la estrategia que hasta ahora habían desplegado conjuntamente populares y naranjas en el órgano rector de la Cámara Baja. Este lunes 29 de octubre adelantó que no pediría ampliación del plazo de enmiendas de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la que los socialistas y sus socios presentaron para despojar al Senado de su poder de veto de la senda de déficit. No solo lo hizo con esta norma. El resultado es que la Mesa dio por finalizado este martes el plazo de enmiendas a la totalidad de una quincena de leyes que se encontraban atascadas y que ahora podrán continuar su trayectoria parlamentaria.

Los grupos alertan de la paradoja de que esta reforma puede acabar atascándose si populares y naranjas amplían semana tras semana los plazos

Cuando la reforma del reglamento planteada por el PSOE se apruebe PP y Cs no podrán hacer pinza de forma efectiva, imponer el "bloqueo". Pero puede ocurrir, y de hecho lo advirtieron varios portavoces en la tribuna, que los dos partidos hagan que la iniciativa agonice en las Cortes, ampliando una y otra vez los plazos de presentación de enmiendas. Sería un "escenario surrealista" que la proposición pudiera "dormir meses y meses" sin que los grupos "pudieran despertarla", ironizó Joan Tardà, de ERC.

Simancas explicó que su iniciativa busca que "la minoría de PP y Cs [en el pleno] deje de contar con instrumentos antidemocráticos" para "bloquear la producción legislativa" del Congreso a través de la "ampliación partidista y arbitraria" en los plazos de enmiendas. El diputado acusó a ambos partidos de actuar no contra el Gobierno de Pedro Sánchez o contra el PSOE, sino "contra los derechos e intereses de la mayoría de españoles" que, a través de sus representantes en la carrera de San Jerónimo, sustentan al Ejecutivo.

El número dos de los socialistas en el Congreso, adelantándose a las acusaciones de los conservadores, reconoció que su grupo había reclamado la ampliación de plazos de ciertas iniciativas, pero en casos "limitados" y "justificados", como cuando hay una sentencia pendiente del Tribunal Constitucional —como ocurre con la prisión permanente revisable—, o cuando hay un proyecto de ley, a propuesta del Ejecutivo, en marcha. Cinco o seis prórrogas puede ser "prudente", para estudiar a fondo las iniciativas y preparar las enmiendas, pero sesenta, como sucede con algunas propuestas, es un "abuso". Y todo obedece, a juicio del PSOE, a una estrategia para bloquear la actividad parlamentaria de un Gobierno "legítimo" amparado por una mayoría igualmente "legítima". Parálisis, siguió, que se debe a que el PP aún no ha "digerido" la moción de censura que desbancó a Mariano Rajoy del poder.

"Deslegitimar las funciones de la Mesa"

Los planteamientos del PSOE fueron apoyados por sus grupos socios. Gloria Elizo, de Podemos, recordó en ese sentido que de las 290 iniciativas legislativas presentadas en esta legislatura solo se han tramitado 23, "un tímido 8%". Hubo no obstante quienes, como Tardà, advirtieron de que el PSOE también tiró de esa herramienta en el pasado para impedir que textos de los pequeños partidos salieran adelante. "Aquí ha habido grupos que siempre somos damnificados tanto de la prepotencia del PP como del PSOE", se quejó.

El PP acusa al PSOE de haber hecho lo mismo que ahora denuncia en el pasado y Cs recuerda que la Mesa es inamovible durante toda la legislatura

Precisamente el PP se lanzó a sacar datos de esta y anteriores legislaturas. Sin ir más lejos, el periodo de 2004-2011, cuando lideraba el país José Luis Rodríguez Zapatero. En el último mandato del presidente socialista decayó más de la mitad de las proposiciones que se tomaron en consideración con la convocatoria de elecciones. "Con estos precedentes, ¿cómo tienen el valor de acusar al PP de bloquear las iniciativas parlamentarias?", tiró a la bancada socialista José Antonio Bermúdez de Castro.

El diputado naranja Francisco Javier Cano Leal cargó contra el PSOE por querer "deslegitimar las funciones de la Mesa", cuando esta fue elegida al comienzo de la legislatura por sus señorías y es inamovible por mucho que medie una moción de censura. "Quieren limitar, restringir y coartar la actividad de la Cámara, los grupos parlamentarios y los diputados".

Posible acuerdo de los grupos para eliminar el voto rogado

Para los comicios del próximo 26 de mayo puede estar ya en vigor una reforma muy relevante de la Ley Electoral: la supresión del voto rogado para los españoles residentes en el extranjero. Este martes, se reunió la subcomisión electoral para conocer la propuesta elaborada por el Ministerio de Exteriores y de la que ha hecho de enlace el diputado socialista, y catedrático de Derecho Constitucional, Gregorio Cámara

La propuesta, que ha sido bien acogida por los grupos, supone la supresión del trámite del ruego del voto, que hacía que los emigrantes tuvieran que solicitar el ejercicio de su derecho de sufragio, un mecanismo que se implantó en 2011 y que desde entonces hizo caer en picado la participación de los españoles que viven fuera del país por las enormes trabas. 

Si se acepta la propuesta de Exteriores, en las elecciones generales, autonómicas y europeas, las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral remitirán de oficio a los votantes en el exterior una papeleta y un sobre de votación para cada proceso convocado, a fin de que el elector escriba en esa papeleta en blanco su opción de voto. En la documentación que se les remita figurarían las instrucciones para cumplimentar el sufragio y los medios por los que pueden tener información de las candidaturas proclamadas. El envío de todos estos documentos se haría el decimoctavo día posterior a la convocatoria y se ganarían así 17 días

 

Además, se amplía el plazo de voto en urna (pasaría a ser de cuatro días, y no de dos), y se posibilitaría que cada elector pudiera optar, en el sufragio por correo, hacer el envío por correo ordinario o certificado. La propuesta también habilita al Gobierno para que pueda adoptar las medidas necesarias para garantizar el voto de los emigrantes que vivan en Estados donde no sea practicable lo dispuesto con carácter general en la Ley Electoral. 

Los socialistas destacan que con el sistema planteado se refuerzan mucho las garantías. Por ejemplo, los votantes no podrán hacer el envío de su voto antes de que se conozcan las listas proclamadas y se asegura el voto en urna. 

El diputado socialista Gregorio Cámara, en un comunicado, agradeció la “buena disposición” de los miembros de la subcomisión a esta primera propuesta concreta que ha tenido una “acogida muy favorable” y sobre la que “ya existe un fondo de consenso muy amplio”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios