en soto verá a lópez viejo y guillermo ortega

Rato: visita al médico y 'preso sombra' rumbo al módulo 10 de Rosell, Bárcenas y Ponga

Ya ha sido fichado y ha pasado el reconocimiento médico. Ahora será asignado a un módulo, seguramente al de respeto. Es muy posible que comparta celda con Rodríguez-Ponga

Foto: Rodrigo Rato, antes de entrar en la prisión de Soto del Real. (Reuters)
Rodrigo Rato, antes de entrar en la prisión de Soto del Real. (Reuters)

Rodrigo Rato ha pasado su primera noche en la prisión madrileña de Soto del Real, en el módulo de ingresos, a la espera de que la dirección del centro penitenciario le asigne un destino fijo donde cumplir su condena de cuatro años y medio por el escándalo de las tarjetas 'black' de Caja Madrid. Con toda seguridad, señalan fuentes penitenciarias, Rato será asignado al módulo 10, de respeto, con presos menos conflictivos y donde ya cumplen su particular penitencia otros reclusos ilustres, como el expresidente del Barça Sandro Rosell, el extesorero del PP Luis Bárcenas y el ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga, condenado a tres años y dos meses en la misma causa que Rato.

Rato: visita al médico y 'preso sombra' rumbo al módulo 10 de Rosell, Bárcenas y Ponga

Las mismas fuentes también señalan que lo más lógico es que Rato y Rodríguez-Ponga acaben compartiendo celda una vez que el exministro se aclimate a la vida penitenciaria. Porque los primeros días tendrá que estar obligatoriamente con un 'preso sombra', un recluso de confianza de la dirección que acompañará a Rodrigo Rato en el día a día hasta que se haga con la dinámica del centro. Rato ha apurado hasta el final su entrada en prisión, después de que la Audiencia Nacional rechazara su último recurso. El expresidente del FMI no ha podido elegir peor momento, ya que los funcionarios de prisiones afrontan este viernes su segundo día de paros.

A pesar de ello, Rato ya ha cumplido el preceptivo protocolo de ingreso: ha sido fotografiado, se le han tomado las huellas, se le ha asignado un número (que empezará por 2018) y ha pasado un reconocimiento médico, en el que ha tenido que comunicar si toma algún tipo de medicación a sus 69 años. En los próximos días, le visitarán un educador y un trabajador social. Rato ha tenido que entregar, si ha entrado con ellas en la cárcel, pertenencias personales no autorizadas como llaves, teléfono móvil y cartera. Todo se le devolverá cuando abandone la prisión.

Rato también habrá recibido su primer lote higiénico. Tiene derecho a uno al mes, compuesto por cuatro rollos de papel higiénico, una pasta dental, tres maquinillas de afeitar, un cubierto de plástico, cuatro preservativos, dos sobres de gel lubricante, una botella de lejía de un litro, un gel y una crema de afeitar. La clasificación de su grado penitenciario se designará antes de que pasen dos meses y su primer permiso de tres días podrá ser concedido (en función de su buena conducta dentro de la prisión) cuando haya cumplido un cuarto de su condena, es decir, 13 meses y medio.

Rodrigo Rato, llegando a la prisión de Soto del Real. (Reuters)
Rodrigo Rato, llegando a la prisión de Soto del Real. (Reuters)

No han trascendido los motivos por los que Rato ha elegido Soto del Real, "un talegazo", para veteranos funcionarios consultados. Es decir, "no es de las mejores prisiones para estar, aunque se le asigne al módulo de respeto". Seguramente el exministro popular haya elegido este centro para estar relativamente cerca de la sede que la Audiencia Nacional tiene en el municipio madrileño de San Fernando de Henares (a unos 52 kilómetros de distancia), donde el 26 de noviembre comienza el nuevo juicio al que se enfrenta, la salida a bolsa de Bankia. También habrá pesado en su decisión que en Soto ya esté ingresado su amigo Rodríguez-Ponga.

La 'cárcel del PP'

Uno de los mayores inconvenientes de la prisión de Soto, a los pies de la sierra madrileña, es que es muy fría en invierno. Las quejas de Sandro Rosell hechas públicas en algunos medios revelaron que los internos han ideado un sistema casero para soportar las bajas temperaturas por las noches. Compran botellas en el economato, las llenan de agua caliente antes de irse a dormir y se las colocan dentro de la cama. Aunque la mayoría opta por que sus familiares les lleven buena ropa de abrigo. Desde Instituciones Penitenciarias señalan que las 1.008 celdas de Soto tiene calefacción. Rato también compartirá prisión con Alberto López Viejo, exconsejero madrileño del PP, y con Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda, ambos condenados por la trama Gürtel, aunque están ingresados en el módulo 1, reservado a presos primarios mayores de 45 años sin adicciones. Otro posible destino de Rato.

Rato: visita al médico y 'preso sombra' rumbo al módulo 10 de Rosell, Bárcenas y Ponga

Por Soto han pasado otros 'ilustres' visitantes relacionados con el PP: el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, que compartió celda con su hermano Pablo; el desaparecido Miguel Blesa, también expresidente de CajaMadrid, y también en varias etapas Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez 'el Bigotes', por la Gürtel. Ajenos al PP, pero también presos famosos, han sido Jordi Pujol Ferrusola, que salió de Soto en diciembre pasado tras pagar medio millón de fianza; los Jordis, Cuixart y Sànchez, por el 'procés', trasladados después a Lledoners, o, un poco más alejado en el tiempo, José María Ruiz-Mateos o el propio Mario Conde, que pasó 65 días preso por una causa que el juez Pedraz acaba de archivar.

Rato tendrá que asumir poco a poco la rutina de la prisión en cuanto a horarios y funciones. Tendrá que solicitar, si quiere, que se le asigne un trabajo si hay plazas disponibles. El día a día pasará entre las horas del patio, la biblioteca, los talleres y la sala de ocio, donde podrá jugar a las cartas o al parchís, como ya hacen otros internos como Bárcenas y en su día Gerardo Díaz Ferrán. Cada preso tiene una tarjeta monedero (el peculio) con un límite semanal de 100 euros para gastar en el economato de la cárcel. Esta tarjeta la recargan familiares y amigos a través de tres vías: en las ventanillas de los centros penitenciarios (sin coste), por transferencia bancaria desde la cuenta del familiar a la cuenta del peculio, y por giro postal administrativo (con un coste de 1,95 euros por cada imposición).

Rato, como cualquier preso, tendrá a partir de ahora 40 minutos a la semana para encuentros en el locutorio, una sala en la que se reciben las visitas a través de un cristal. Son cuatro las personas que como máximo pueden estar al mismo tiempo en esos encuentros. Son citas previstas para los familiares de los reclusos y sus amigos (en este último caso, deberán obtener una autorización del centro penitenciario). También está fijado un vis a vis al mes de 90 minutos, dos si se tienen hijos menores (no es el caso). En cuanto a las comunicaciones por teléfono, hay cinco llamadas semanales de hasta cinco minutos cada una. El importe de la llamada telefónica lo asume el preso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios