El tío del asesino de Pioz sospechaba que su sobrino tenía una aventura con su mujer
  1. España
segunda sesión del juicio a patrick nogueira

El tío del asesino de Pioz sospechaba que su sobrino tenía una aventura con su mujer

Dos compañeros de trabajo de Marcos Campos aseguran que este les confesó que había visto un mensaje de Janaína en el que esta le decía a una amiga que Patrick estaba "muy bueno"

Foto: Patrick Nogueira, asesino confeso del cuádruple crimen de Pioz. (EFE)
Patrick Nogueira, asesino confeso del cuádruple crimen de Pioz. (EFE)

Marcos Campos, el tío del asesino del Pioz, Patrick Nogueira, sospechaba que su sobrino tenía una aventura con su mujer. Así lo han puesto de manifiesto dos compañeros de trabajo de Campos durante la segunda sesión del juicio contra Patrick que se celebra desde ayer en la Audiencia Provincial de Guadalajara. Ambos han coincidido en declarar que la preocupación de su colega se basaba principalmente en un mensaje que este le pilló a su mujer, Janaína Santos.

En este wasap, según ambos compañeros de trabajo, la esposa de Campos le decía a una amiga lo que pensaba del aspecto físico de Patrick. "Está el sobrino de Marcos en casa y está muy bueno", le confesó la mujer en el citado mensaje, según ha dicho literalmente D. L. F., compañera del tío del acusado y encargada del restaurante en el que este estuvo trabajando. En la misma línea se ha expresado otro empleado del restaurante en el que trabajaba, O. M. C., quien ha dicho en concreto que Marcos encontró "un mensaje de su mujer en el que decía a una amiga que Patrick tenía un cuerpo bastante agradable".

Foto: Patrick Nogueira. (EFE)

Este último compañero ha contado también cómo Marcos le confesó lo que le pasaba. "Yo tenía buena relación con él; los dos íbamos a la iglesia, un día le vi un poco callado y le pregunté si le pasaba algo; me dijo que desconfiaba un poco de su sobrino por si era amante de su mujer; me pidió que le cambiara el día para ver si les pillaba", ha declarado el testigo, quien ha dejado claro que el tío de Patrick "quería pillarle". D. L. F., por su parte, ha añadido que un día Marcos acudió a casa y se encontró a Janaína bien "arreglada" con su sobrino en la habitación. "Eso no le sentó bien", ha apuntado.

Durante la segunda sesión del juicio, también han declarado un vigilante de seguridad —que ha dicho que una persona que entra andando a la urbanización de Pioz puede acceder a la misma sin ser visto por el control de seguridad—, otros empleados de los distintos restaurante en los que trabajó Marcos, el dueño del piso en el que vivió Patrick junto a otros estudiantes en Alcalá de Henares y el de la casa en la que se cometió el crimen.

"Se habrá colado la factura esa"

Este último, P. L., no ha terminado de aclarar hoy durante la segunda sesión del juicio algunas de las facturas de muebles que reclama al acusado en concepto de responsabilidad civil. Principalmente una de ellas, que tiene fecha de 8 de julio de 2016. Ese día, el propietario adquirió un sillón relax, otro normal, una mesa de centro y una vitrina por valor de algo más de 1.000 euros. Esos muebles, sin embargo, no fueron nunca a parar a la casa de Pioz, como ha admitido P. L., a pesar de que la factura es una de las que reclama el casero.

"Eran para Porriño", ha admitido el hombre después de que la abogada del acusado, Bárbara Royo, le expusiera que la fecha de entrega estaba prevista para el 6 de septiembre. "Se habrá colado la factura esa", ha justificado el dueño del inmueble, que también ha dicho que tuvo que desmontar la cocina entera, llamar a una empresa de desinfección y a otra de limpieza para eliminar todo rastro de sangre. El declarante ha indicado asimismo que tuvo que pedir un préstamo de 45.000 euros para abonar estas tareas y renovar el mobiliario.

Una compañera de piso en el que Patrick vivió en Alcalá de Henares, P. R. D., por su parte, ha destacado que se llevaba muy bien con el acusado. "Conmigo era alegre, bailando en casa, había bromas", ha descrito la chica, quien sin embargo ha destacado que cuando regresó de viaje el 18 de agosto se encontró a un Patrick muy diferente. "La casa estaba desordenada, había botellas de alcohol en la cocina, los platos sin fregar, vómito en el baño y Patrick no salía de su habitación; estaba muy serio, le vi diferente", ha relatado P. R. D., cuyo testimonio ha corroborado también una amiga de esta última.

Foto: Patrick Nogueira, asesino de Pioz. (EFE)

El juicio con jurado popular contra el acusado de cometer el cuádruple crimen de Pioz el 17 de agosto de 2016 comenzó ayer en la Audiencia Provincial de Guadalajara con la declaración del principal inculpado, Patrick Nogueira. La Fiscalía pide para él prisión permanente revisable. Su defensa, representada por la abogada Bárbara Royo, que admite los hechos, reclama 25 años de cárcel al entender que existe el atenuante de que el joven sufre "un daño cerebral que determina su conducta".

Nogueira lleva encerrado en la prisión madrileña de Estremera desde que fue detenido el 20 de octubre de 2016 por agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, ante quienes se confesó como el autor de los asesinatos. Durante el juicio, en el que declararán más de una treintena de testigos y múltiples peritos, el jurado deberá dirimir sobre la situación mental del acusado. Según el relato de la Fiscalía, este llegó a Pioz en autobús sobre las 16:00 del 17 de agosto de 2016 y se dirigió andando a casa de sus tíos con unas pizzas que había comprado. Le abrió la puerta su tía Janaína Santos, que en ese momento estaba sola con sus dos hijos (Carolina, de cuatro años, y David, de uno). Todos se comieron las pizzas que quedaban (pues él ya había consumido la mayoría) y, cuando la mujer estaba lavando los platos, se acercó a ella con un cuchillo y la apuñaló en el cuello. Luego fue hacia sus primos, que según el ministerio público estaban paralizados de miedo, y los mató de la misma forma.

El acusado, continúa la Fiscalía, cortó el cuerpo de su tía con unas tijeras de podar y metió los tres cadáveres en bolsas de basura. Limpió todo y esperó a que llegara su tío, Marcos Campos. Cuando este llegó, Patrick le esperaba en el porche, le dejó entrar y le acuchilló en el cuello y le hizo un total de 14 heridas con el arma blanca. Como había hecho con su tía, cortó el cuerpo y lo metió en bolsas de basura. Mientras recogía todo, intercambió mensajes con un amigo que estaba en Brasil sobre cómo limpiar los restos de sus familiares. Según las acusaciones particulares, el asesino luego se duchó y durmió en la casa con los cadáveres dentro y al día siguiente se fue en autobús hasta Alcalá de Henares.

Asesinatos Pioz Guardia Civil UCO Brasil
El redactor recomienda