ABASCAL IRÁ A UN ACTO DE ESPAÑA CIUDADANA

Vox se acerca a Ciudadanos con Alsasua de fondo: ¿abrazo del oso o nuevas alianzas?

Ciudadanos asume que a los actos de la plataforma pueden acudir personas de distintos partidos. Santiago Abascal insiste en crear un frente común para los asuntos "esenciales"

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un acto convocado por España Ciudadana en Barcelona. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un acto convocado por España Ciudadana en Barcelona. (EFE)

Días después de que Albert Rivera anunciara que el próximo 4 de noviembre España Ciudadana —la plataforma civil impulsada por su partido— se trasladará a la localidad navarra de Alsasua para defender la labor de la Guardia Civil y la Policía, el líder de Vox, Santiago Abascal, anunció que se unirá al acto. "En Vox reconocemos la valentía. Por eso aplaudimos y apoyamos la convocatoria. Hay que estar unidos en lo esencial. Estaremos encantados de acompañaros en Alsasua". El anuncio sorprendió. Más aún teniendo en cuenta las críticas constantes hacia Ciudadanos en las últimas semanas —"veleta naranja"— intentando situarlo como un rival electoral claro y con reproches evidentes hacia el ideario político de los de Rivera.

La estrategia por la que optó Ciudadanos —indiferencia absoluta— ante lo que las encuestas señalan como un fenómeno creciente confirmó que la relación es inexistente. Hasta ahora. El cambio de guion de Abascal reconociendo una iniciativa del partido de Rivera y sumándose, podría ser entendido como el abrazo del oso. Sin embargo, el entorno del líder de Vox confirma a este diario que el objetivo es visualizar "los puntos comunes" y no dejar que las rivalidades electorales empañen alianzas que pueden existir. En ese contexto, insisten, la lucha contra el terrorismo y el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son cuestiones clave.

De hecho, Abascal pretende acudir al acto a título individual, probablemente acompañado por algún otro dirigente del partido, como Javier Ortega. Según explican a este periódico, no está prevista la presencia de banderas verdes con el logo de su formación y quieren dejar a un lado la simbología partidista. Su intención pasa por movilizar a sus simpatizantes para prestar apoyo a los valores del acto, pero no para 'invadirlo' y sacar músculo aprovechando la convocatoria de la plataforma vinculada a Ciudadanos. "Es 'fair play', aplaudir algo que hacen bien y dejar claro que en esto sí estamos juntos", insisten desde Vox.

Ciudadanos, esté o no de acuerdo, no puede hacer mucho más. Desde la formación naranja dejan claro que los actos organizados por la plataforma "son abiertos" a todo el que defienda la libertad e igualdad entre españoles, y que nunca se han pedido carnés de ningún partido en concreto. Tampoco han vetado la entrada a nadie ni podrían hacerlo en tanto no es un acto de su formación oficialmente. Así lo confirmó la portavoz nacional, Inés Arrimadas. Otros dirigentes de la cúpula naranja muestran una teoría más directa: "Algo estaremos haciendo bien si quieren venir", zanjan.

Es cierto que la lucha contra el terrorismo, la defensa de las víctimas y el apoyo sin titubeos a Policía y Guardia Civil forman parte del ADN de ambas formaciones. Es verdad que Navarra no es un territorio fuerte para Ciudadanos. El partido estuvo presente en la manifestación de apoyo a los dos guardias civiles agredidos en 2016 celebrada el pasado abril en Pamplona, de la mano del secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, y la portavoz en el ayuntamiento madrileño, Begoña Villacís. Rivera sí ha participado en algún encuentro de su formación en la capital navarra, pero esta será su primera vez en Alsasua.

La localidad también fue la elegida por Pablo Casado en junio para hacer campaña durante las primarias del PP. Pero, sobre todo, Abascal no es nuevo en la zona. No solo por haber ejercido la política durante años en el País Vasco, donde nació, sino porque en los últimos años ha estado presente en la localidad navarra. Se presentó en Alsasua al día siguiente de la agresión a los guardias civiles junto a José Antonio Ortega Lara hace dos años, y ha vuelto en alguna ocasión.

En realidad, en la formación de Abascal entienden que el acto de España Ciudadana puede servir para tejer alianzas. Fue Rivera el que aseguró que Alsasua "se ha convertido en un símbolo" para los constitucionalistas que defienden la unión y la igualdad entre los españoles y, al mismo tiempo, un lugar "difícil" en el que hay que apoyar a quienes piensan así. Y en ese marco, Vox no esconde la afinidad.

Albert Rivera, en una manifestación por la equiparación salarial de los policías autonómicos. (EFE)
Albert Rivera, en una manifestación por la equiparación salarial de los policías autonómicos. (EFE)

En todo caso, desde finales de septiembre, Ciudadanos empezó a hacer guiños a la comunidad foral. De hecho, durante otro de los actos de España Ciudadana, en esta ocasión en Sevilla, el partido presentó un decálogo con el objetivo de revisar el Estado autonómico y eliminar las diferencias entre territorios. El cuarto apartado decía lo siguiente: "Eliminación de la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que contempla la anexión de Navarra al País Vasco". Hace días, insistía en la misma idea antes de anunciar que viajarían a Alsasua: "Navarra es una comunidad foral y tiene todo el derecho a ser una comunidad y a que nadie cuestione ni sus instituciones, ni su Estatuto de Autonomía ni su españolidad", zanjó.

Las estrategias de Cs y PP ante Vox

Más allá de abrir la puerta a que Vox pueda acudir al acto, "como el resto de ciudadanos", está por ver la lectura real que Ciudadanos hará de compartir espacio en un acto con Abascal. Desde la reciente irrupción mediática del partido ultraderechista a raíz del multitudinario acto celebrado en el Palacio de Vistalegre de Madrid y con la mayor parte de las encuestas asumiendo que ganará presencia institucional en el ciclo electoral venidero, la consigna de Rivera ha estado clara: mostrar indiferencia. No mencionar el nombre del partido, no valorar si la presencia de 10.000 personas fue mucho o poco y no hacer un análisis público de los cambios que puede sufrir el mapa político de la derecha en España. Es decir, la más absoluta indiferencia.

Santiago Abascal, en el acto de Vox en Vistalegre el pasado 7 de octubre. (EFE)
Santiago Abascal, en el acto de Vox en Vistalegre el pasado 7 de octubre. (EFE)

Lo cierto es que en la formación naranja insisten en que no existe preocupación real ante el crecimiento de Vox. Consideran además que Casado "se equivoca" mostrando cercanía con Abascal, porque entienden que deja mucho espacio en el centro por el que ellos van a luchar. En el partido de Rivera entienden que ninguna de las banderas defendidas por Vox les hace daño electoralmente. Si el debate se centra en Cataluña, como hasta ahora, consideran que "no hay razones para dejar de votarnos". Ciudadanos sigue representando la "respuesta eficaz" y taxativa frente al independentismo.

En el caso de que el partido de ultraderecha quiera centrar el debate en la inmigración, Ciudadanos considera que batallará con la izquierda. Igual que el PP, el partido naranja defiende el sistema actual de las autonomías, "que funciona bien y solo tiene que mejorar", frente a la supresión que Vox reivindica. Y muy especialmente los centristas entienden que se distinguen del partido de Abascal en su vocación europeísta. Aunque Vox ha evitado una posición dura al respecto, Ciudadanos tiene claro que Abascal no está en el camino de la integración, algo que en los próximos meses quedará claro en las alianzas que cree con sus homólogos europeos, entre los que estaría la francesa Marine Le Pen.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios