NO VALORA LA CITA EN LLEDONERS IGLESIAS-JUNQUERAS

El Gobierno alerta de la "pinza PP-Cs" para "bloquear" los PGE y les achaca "inmadurez"

Celaá acusa a las dos formaciones de hacer un "uso y abuso de las instituciones democráticas" para frenar la acción del Gobierno. Insiste en que Iglesias no es delegado del Ejecutivo

Foto: Pedro Sánchez charla con Angela Merkel, este 17 de octubre en Bélgica, en la cumbre europea. (Reuters)
Pedro Sánchez charla con Angela Merkel, este 17 de octubre en Bélgica, en la cumbre europea. (Reuters)

El Gobierno despliega de nuevo toda su artillería contra la "pinza" de Partido Popular y Ciudadanos en las Cortes. Acusa a ambas formaciones de protagonizar un "bloqueo" sin precedentes, de hacer un "uso y abuso de las instituciones democráticas desde una perspectiva partidista". Todo con la finalidad de impedir la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, que llegarán al Congreso, si se cumple la programación querida por Pedro Sánchez, a finales de noviembre o principios de diciembre.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, arrancó su rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras y Ministros de este viernes, de manera directa. Sin circunloquios. Acusó a PP y Cs de actuar de forma coordinada para frenar la acción del Gobierno y de la "mayoría parlamentaria y social". "Veto en el Senado y bloqueo en el Congreso", resumió.

Lo decía porque las dos formaciones ya han advertido de que harán todo lo posible para impedir la tramitación de las cuentas del próximo año en la Cámara Baja y porque este mismo viernes el portavoz de los conservadores en el Senado, Ignacio Cosidó, anunció que su grupo, que dispone allí de mayoría absoluta, vetará los PGE cuando lleguen. No es poca cosa, porque ello obligaría al Ejecutivo a tumbar ese veto con mayoría absoluta en el Congreso, solo posible si es con el voto a favor de las formaciones nacionalistas e independentistas. No bastaría, pues, con el sí de ERC y la abstención del PDeCAT, alternativa que desde La Moncloa sí se había contemplado.

Celaá acusa a Casado de pretender poner "a su servicio las Presidencias del Congreso y del Senado", actuando como "arietes" del bloqueo


Para Celaá, PP y Cs "no aceptan un Presupuesto alternativo que mejore las pensiones, la protección universal a la salud, la educación, que incremente los fondos de ciencia...", cuentas que son sin embargo, recordó, por la Comisión Europea. La portavoz reprochó en concreto a la dirección de Pablo Casado que haya puesto al "servicio" de su partido las presidencias de Congreso y Senado (Ana Pastor y Pío García-Escudero) para que actúen de "arietes de esa política de bloqueo institucional", un acto de "irresponsabilidad política" en toda regla, a juicio del Ejecutivo. La ministra reclamó a Casado que haga "oposición desde la oposición, desde su perspectiva legítima", pero no echando mano del veto y del bloqueo, porque eso demuestra la "inmadurez política de la nueva dirección del PP, solo comparable a la de Ciudadanos".

El PP no está siendo "leal"

Ahí encajó las críticas a los de Albert Rivera, que según decían ellos mismos, incidió, "venían a regenerar la política española", y sin embargo "la sumen en un fango de insultos y bloqueos". El Gobierno pide a ambas fuerzas, en consecuencia, que estén "a la altura del país, de las necesidades de los españoles". "El PP es además un partido de gobierno cuya responsabilidad debería estar a la altura de hacer una política de Estado", denunció. Y, en ese sentido, la visita de Casado a Bruselas para cargar contra los PGE de Sánchez, y para "hablar mal de su país", "no es una actuación digna" a ojos del Ejecutivo, porque no está siendo "leal" con él solo, sino con los "intereses de la ciudadanía".

Para Montero, se trata de "bombardear" el trámite de los Presupuestos antes de que lleguen a las Cortes, en lugar de oponerse a su contenido

En esa argumentación ayudó a la portavoz la ministra de Hacienda. "Me cuesta entender que se pregone que se hará lo posible y lo imposible para paralizar una ley", criticó María Jesús Montero. Es un "desahogo político" afirmar eso, porque PP y Cs pueden votar en contra del proyecto de Presupuestos, pero no impedir su debate. Son "tristes" las declaraciones de Casado adelantando que pretende "bombardear una tramitación" antes de que las cuentas lleguen siquiera al Congreso.

El Gobierno alerta de la "pinza PP-Cs" para "bloquear" los PGE y les achaca "inmadurez"

No es la primera vez que Celaá arranca su rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros lanzando invectivas contra la oposición. Ya lo hizo, y de forma muy rotunda, a finales de septiembre, cuando acusó a PP y Cs de orquestar una "cacería", una campaña de "acoso brutal" contra el Gobierno y su presidente. En aquel momento, caían chuzos de punta y dos miembros del Gabinete, Dolores Delgado y Pedro Duque, estaban en la picota. La portavoz subrayó que el Ejecutivo "no entra en cuestiones partidistas", pero su obligación sí es denunciar el "bloqueo" institucional, de las Cámaras, porque ese comportamiento "frena la acción de gobierno". Congreso y Senado, y sus respectivas Mesas, recordó, son instituciones, y se "perjudica a la larga su reputación" imposibilitando que se tramiten leyes como la de Presupuestos. Se trata de una "utilización" de las Cortes para "impedir políticas", resumió.

"Hablará de las bondades" del pacto

En relación con los Presupuestos, Celaá tuvo que afrontar las preguntas que concernían a la reunión de este viernes entre Pablo Iglesias y Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners (Barcelona). La ministra no se salió del guion marcado en las últimas horas, y fijado por el presidente ayer jueves en Bruselas: quien negocia los Presupuestos en nombre del Gobierno es el Gobierno, y nadie más que él. El líder de la formación morada "no es el delegado" del Ejecutivo para nada. Ni su enviado. Con ello la portavoz respondía incluso al cierto recelo expresado por dirigentes del PSOE como el presidente asturiano, Javier Fernández, quien había reclamado al Gabinete que aclarara de la manera "más contundente" que Iglesias no actúa como "embajador" de Sánchez en esa cita en prisión.

El Ejecutivo sostiene que "no entra para nada" a valorar la cita Iglesias-Junqueras, e insiste en que el líder de Podemos "no es delegado" de Sánchez

Así, "de la negociación del Gobierno se ocupa y responsabiliza el Gobierno", de suerte que si el líder de los morados y el jefe de ERC hablan de los PGE de 2019, "es una cuestión de Iglesias y Junqueras". "De las palabras de Iglesias sólo es responsable Iglesias, no el Gobierno", sostuvo Celaá. La ministra ni siquiera quiso aclarar si al Ejecutivo le parece bien o mal ese encuentro, si lo cree conveniente o no, porque esos "pareceres" no han entrado en la sala del Consejo. "Junqueras ha recibido a diversos líderes políticos dentro del régimen de visitas que tiene y esta tarde va Iglesias. No entramos ahí, el Gobierno no entra en esa materia, no entra para nada, es el líder de Podemos, que se responsabiliza de su propia imagen y de su propia fuerza política. No lo vinculamos ni al Presupuesto, ni al Gobierno".

El Gobierno alerta de la "pinza PP-Cs" para "bloquear" los PGE y les achaca "inmadurez"

La también titular de Educación sí señaló que si el líder de un partido firma un pacto con el Ejecutivo es que lo considera "bueno", así que "dentro de las posibilidades que tiene de contactar con otras personas", pues entonces "hablará de las bondades" del acuerdo. Pero de esa reunión, solicitada formalmente por Junqueras, solo es "responsable" Iglesias.

La carta de la Comisión, más suave que las que remitía al Gobierno del PP

El Gobierno defiende que su plan presupuestario enviado a Bruselas cuenta con la conformidad de la Comisión Europea. Así, antes de que se conociera la carta de respuesta por parte del Ejecutivo comunitario, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya adelantaba que no cuestionaría los PGE, a diferencia de las que antes remitía al Gobierno del PP, que "jamás cumplieron el objetivo de estabilidad". 

"La carta no cuestiona el cálculo de objetivo de déficit planteado, cosa que sí se hizo en los planes enviados por los Gobiernos del PP", anticipó Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

 

También remarcó otra diferencia: mientras que al Ejecutivo del PP le firmaban las cartas a nivel de "comisario y de vicepresidente", la que se remite a España está suscrita a nivel "funcionarial", de "director general", lo que para Hacienda es síntoma claro de que Bruselas solo quiere precisiones de "cuestiones técnicas". En las misivas de años anteriores, se advertía de que "no se estaban cumpliendo los esfuerzos requeridos en materia de ajuste estructural" ni con el objetivo de déficit.

Lo "lógico", añadió, es que Bruselas solicite información como el "plan inercial", es decir, el proyecto elaborado a políticas constantes y con el déficit del 2,2%, previsto por el anterior Gobierno para 2018, pese a que este año el desvío calculado es del 2,7%, informa EFE. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios