cazado tras un altercado en los juzgados

Detenido el pederasta de El Astillero, el mayor violador de niñas de España

Ha sido arrestado por delitos sexuales cometidos contra una docena de menores en 1980, 1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002, 2003 y 2008; siempre salía de la cárcel y vuelve a agredir

Foto: Marcelino Fernández Arnáiz, a su llegada a juicio en 2008.
Marcelino Fernández Arnáiz, a su llegada a juicio en 2008.

Agentes de la unidad de la Policía Nacional adscrita a los juzgados de plaza de Castilla detuvieron ayer al mayor violador de niñas de la historia de España, Marcelino Fernández Arnaiz, conocido como el pederasta de El Astillero, que ahora cuenta con 64 años. El arrestado lleva casi 40 años agrediendo sexualmente a menores, entrando en prisión, saliendo en libertad y volviendo a acosar a niñas.

La detención se produjo después de que Fernández Arnaiz acudiera a los juzgados por otro motivo, tratara de acceder a los mismo por la puerta de salida y una vigilante de seguridad le dijera que por ahí no podía entrar. En ese momento, el hombre se puso violento y comenzó a insultar a la mujer. Fue entonces cuando llegaron los agentes de la Policía Nacional y le redujeron. Fuentes policiales aseguran que el detenido se negaba a pasar el control de acceso al edificio.

Las mismas fuentes explican que el arrestado, conocido en el mundo policial por tratar de engatusar a las menores a las que luego agredía dándoles golosinas, ya había sido detenido por delitos sexuales cometidos contra menores en 1980, 1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002, 2003 y 2008. Siempre volvía a retomar su actividad delictiva cuando abandonaba la prisión. Ahora ha vuelto a ser puesto a disposición del juzgado de guardia, que decidirá sobre las medidas cautelares que le impone.

En 2008, a los pocos días de abandonar la prisión de Dueñas (Palencia) en la que había cumplido una condena de cinco años por agredir a una niña, fue detenido por una nueva violación a una menor. En concreto, el 23 de agosto de ese año, se encontró a unos niños en la calle, les ofreció chucherías y se llevó a una de los pequeñas, una menor de apenas seis años, al portal de un edificio cercano, donde la agredió hasta que un vecino llegó y provocó la huida del pederasta.

Al año siguiente, la Audiencia de Cantabria le condenó a nueve años de prisión. Durante ese juicio, los peritos forenses declararon que Fernández Arnaiz sufre un trastorno, presenta un coeficiente intelectual muy bajo, no tiene dominio alguno sobre sus impulsos más primarios y no es capaz de respetar las normas de convivencia más básicas.

Las fuentes consultadas aseguran que ahora se le imputa un delito de violencia de género. En concreto, está reclamado por el Juzgado de Instrucción número 4 de Santander. Había acudido a los juzgados de plaza de Castilla para ratificar una denuncia que él mismo había interpuesto por un robo que había sufrido. Esta es la segunda vez que los policías de la unidad adscrita a los juzgados detienen a un peligroso agresor sexual tras el arresto del asesino de Olga Sangrador, Juan Valentín Tejero, el 10 de noviembre de 2017.

Las fuentes consultadas aseguran que Fernández Arnaiz acumula más de una docena de agresiones sobre niñas, todas ellas de entre dos y diez años. Intentos de violación, tocamientos, abusos y proposiciones obscenas son algunos de los ilícitos que durante casi 40 años le han atribuido las fuerzas de seguridad. Las continuas salidas y entradas en prisión por los mismos hechos cometidos por este sujeto provocaron la modificación del Código Penal y el endurecimiento de los catigos por delitos sexuales sobre menores. Esta reforma llevó, por ejemplo, a la condena a más de 70 años de prisión del pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios