ACTO EN UNA SALA ERNEST LLUCH A REVENTAR

El Congreso reúne a los periodistas que narraron la Transición

Ana Pastor preside la presentación del libro 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', una obra en la que han colaborado 105 'plumillas', 50 fotógrafos y una veintena de viñetistas

Foto: Presentación del libro 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso de los Diputados)
Presentación del libro 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso de los Diputados)

Ellos eran los que contaron el paso de la España negra de la dictadura a la España luminosa de la Transición, los que relataron un salto histórico único de un país que volvía a aprender la democracia, que se empezaba a reconciliar consigo mismo y dejaba atrás el pasado, los que narraron en el papel, en la radio, en la tele, la confección de la Constitución, los que también fueron protagonistas de unos años difíciles, intensos, inciertos. Ellos eran los cronistas que diseccionaron la Transición, los que ahora firman un libro coral en recuerdo de su contribución en aquel momento. Los "excombatientes" de unos tiempos duros, como lo definía el director de una revista emblema de estas cuatro décadas como 'Cambio 16', Gorka Landaburu.

'Los periodistas estábamos allí para contarlo'. El título de esa obra polifónica que este miércoles se presentó en el Congreso, en una abarrotada (y no es un tópico, porque lo estaba, y de verdad, como pocas veces) sala Ernest Lluch. Un acto presidido por la jefa de la Cámara Baja, Ana Pastor, y con el coordinador del volumen, el veterano Fernando Jáuregui, como maestro de ceremonias, y al que asistieron miembros de la Mesa, la ministra de Defensa, Margarita Robles, o el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Pero quizá la foto más importante estaba en la platea: en las decenas de informadores que ocupaban los asientos. Muchos con muchos años a sus espaldas, con sólidas y reconocidas trayectorias. Hombres y mujeres —más hombres que mujeres, ahí también ha cambiado la fisonomía de la profesión en 40 años—, nombres icónicos e historia viva de España reunidos para celebrar los 40 años de la Carta Magna y cómo el periodismo fue una de las arterias vitales que hizo correr la sangre de la Transición. Porque de eso se trataba. El acto y el libro. Uno más de los eventos, hitos, programados a lo largo de este 2018 de celebración del 40º aniversario de la Carta Magna, y que tendrá su cénit el próximo 6 de diciembre.

La idea de agrupar en una obra la contribución de los informadores de la Transición nació del propio Fernando Jáuregui, y también del periodista Federico Quevedo. Los dos fueron a ver a Pastor y le propusieron plasmar esa idea en un libro en cuyas páginas se citaran todos aquellos que desde cualquier medio acompañaron estos 40 años. El fruto es 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', apadrinado por Renfe y que ha contado con la participación de 105 'plumillas', 50 fotógrafos y unos 20 viñetistas políticos, todos nacidos entre 1938 y 1958. Una publicación "irrepetible", porque buena parte de los que han colaborado en ella "no se van a volver a juntar para hacer un solo volumen nunca jamás". En él figuran nombres como Iñaki Gabilondo, Victoria Prego, Luis del Olmo, José Antonio Zarzalejos, Antonio Casado, Luis María Anson, Juan Luis Cebrián, Miguel Ángel Aguilar, Karmentxu Marín, Pepe Oneto, Pedro J. Ramírez, Manuel Campo Vidal, Pilar Urbano, Joaquín Estefanía, Fernando Ónega...

Jáuregui: "Queríamos dejar la constatación de aquellos que entre periodistas que contaron la Transición, y algunos tuvieron muchísimo que ver"


"El libro no es un relato nostálgio, un 'revival'. Nada de eso. No es un 'botafumeiro' de nosotros mismos —decía Jáuregui en la presentación—. Queríamos dejar la constatación de aquellos que entre periodistas, mirones, analistas... contaron la Transición, y algunos tuvieron muchísimo que ver" con el camino hacia la democracia en España. Pastor les dejó toda la "libertad" para editar la obra que quisieran.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, con el coordinador de 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', con el editor de la obra, José Luis Teófilo, este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso de los Diputados)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, con el coordinador de 'Los periodistas estábamos allí para contarlo', con el editor de la obra, José Luis Teófilo, este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso de los Diputados)

Superar la posverdad

Jáuregui y el fotógrafo de 'El País' Bernardo Pérez querían un "ensamblaje casi ejemplar entre periodismo gráfico y literario" pero al final no fue posible por la "premura del tiempo". Ya se sabe, recordaba, los informadores no siempre pueden entregar sus escritos a tiempo, y todo el proceso se tuvo que culminar casi "a matacaballo". A veces hasta con pequeños fallos que se subsanarán en una segunda edición. Los beneficios de la venta de los ejemplares irán destinados a la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF). "No es un libro superlujoso ni de gran formato", abundaba Pérez, pero sí ha sido confeccionado con "mucho entusiasmo, ilusión y ganas".

"Es una obra polifónica y completísima, que nos hace retrotraernos al pasado pero también mirar al presente", reflexiona la presidenta, Ana Pastor

"Es una obra polifónica y completísima, que nos hace retrotraernos al pasado pero también mirar al presente", reconoció Pastor, quien se arrancó (y no le faltaba razón) con un "vais a morir de éxito" dirigido a los cronistas de la Transición. La presidenta del Congreso incidió en que España vive hoy, 40 años después de la aprobación de la Carta Magna, un momento "muy especial", "muy distinto" a todo lo vivido hasta ahora, y por eso hay que poner en valor "lo mucho" que los españoles han logrado "juntos", y cómo el país ha cambiado "y para bien" cuando ha contado con la unidad de todos. Hay que estar "orgullosos" de lo conquistado, del papel de las mujeres, de las transformaciones sufridas. "Esa convivencia en libertad debería ser la guía de la política actual", sancionó.

Pastor también reclamó que aquel "compromiso vital con la información, la honestidad y la transparencia" siga vivo en el periodismo otros 40 años más. Siempre. Que los profesionales, siguió, reflejen la verdad, ya que "en un momento de posverdad, donde hay manipulación al servicio de intereses opacos y parciales, el testimonio de un periodismo solvente, comprometido con la libertad, debe servir para dar un nuevo impulso al proyecto democrático".

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, visita la exposición fotográfica con motivo de los 40 años de la Constitución, este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, visita la exposición fotográfica con motivo de los 40 años de la Constitución, este 17 de octubre en la Cámara Baja. (Facebook Congreso)

Zarzalejos ahondó en esa idea, en la "crisis profunda, crónica o cíclica" del periodismo, que ha de superar dos retos. Uno, "estrictamente profesional", la de ejercer como "verificadores de las muchas falsedades" que circulan, y dos, enfrentarse a las corrientes de los "caudillos del populismo" que impugnan la labor de los informadores. Este momento, subrayó, es una "oportunidad" para "demostrar" que los periodistas forman parte de los mecanismos del sistema de libertades de este país. Zarzalejos, hoy articulista de El Confidencial, reivindicó también "aquellos años de plomo" en los que, a cada paso que avanzaba la democracia, el terrorismo de ETA aumentaba su intensidad. Él, que antes de aterrizar como director de 'ABC' venía de dirigir 'El Correo', defendió el "periodismo de resistencia" que se hizo en el País Vasco y que dejó una huella indeleble en todos.

Solidaridad, humanidad

Zarzalejos manifestaba esa "adhesión" a los valores de la Constitución que estaba en el alma del acto. Del libro. De este aniversario. Inevitable también hablar de la reforma de la Ley Fundamental. Propugnarla, dijo Pedro J. Ramírez, director de 'El Español' y responsable de 'El Mundo' durante casi 25 años, es "desear que ninguna otra Constitución sustituya a esta de la que en conjunto tantos motivos tienen los españoles para sentirse orgullosos". Se parafraseaba a sí mismo, recordando cómo concluía su crónica para 'ABC' del 28 de diciembre de 1978, en la ceremonia con la que don Juan Carlos sancionó la Carta Magna en el Congreso.

Larga nómina de asistentes: José Antonio Zarzalejos, Antonio Casado, Soledad Gallego-Díaz, Pilar Urbano, Jesús Álvarez, Marisa Flórez...

También intervinieron otros periodistas muy reputados en la profesión, con Alberto Delgado, rostro mítico de los telediarios de TVE, o Mariano Guindal, informador económico de 'La Vanguardia'. O, a través de un escrito (porque no pudo acercarse a la Cámara), el presidente del Senado, Pío García-Escudero, quien alabó la "decisiva contribución" del periodismo durante cuatro décadas a la "convivencia en paz y libertad". Pero la voz más diferente que sonó fue la de David Noguera, presidente de MSF. Rememoró los días de la acogida del Aquarius en España, el pasado junio. Y cómo, de manera preocupante y significativa, su ONG perdió unos cuantos socios. Un pálpito más de un cambio de era y de una deriva alarmante, el tránsito de un momento de "empatía y solidaridad con los refugiados" a una ola de "miedo, rechazo e incluso odio", alentada por "agendas políticas que implantan ese discurso en Europa".

El acto de este miércoles, sí, conmemora los 40 años de Constitución que comparten políticos, humanitarios y periodistas, pero también son tiempos "convulsos" en los que hay que asegurarse que se pone la "humanidad" en el centro de las acciones", destacó, erigiéndose como una brutal voz de la conciencia. Y siguió: hay que avanzar hacia una "nueva época más próspera, mucho más humana", y todos somos responsables: los periodistas, porque llegan a miles de personas, y los políticos, porque han de preocuparse por atender los "derechos básicos de los más vulnerables".

La presentación acabó cerca de las nueve de la noche. Florecieron los saludos, los recuerdos, las fotos y selfis, las palmadas de compañeros que, en algunos casos, llevaban sin verse años. Allí estaban muchos de los nombres que compusieron la Transición y también los de otros periodistas y fotógrafos que han ejercido (y siguen haciéndolo) después. Mayores y otros más jóvenes. La nómina es larga: Soledad Gallego-Díaz, Pilar Urbano, Enric Sopena, Margarita Sáenz-Díez, Jesús Álvarez, Marisa Flórez, Nativel Preciado, Víctor Márquez Reviriego, Gorka Landaburu, Andrés Aberasturi, Rosa Villacastín, Amalia Sánchez Sampedro, Miguel Ángel Liso, Ricardo Martín, Mercedes Jansa, Álex Grijelmo, Carlos Santos, Pepe Hervás, Karmentxu Marín, Carmen Enríquez, Pilar Cernuda, Antonio Casado, Miguel Ángel Gozalo, Federico Quevedo, José Antonio Álvarez Gundín, Sergio Martín, Pepe Oneto, Carmelo Encinas, Ignacio Cembrero, Lucía Méndez, Anabel Díez, Xabier Fortes, Begoña Alegría, Anna Grau...

Zarzalejos: "Este es un acto de concordia profesional y humana entre todos nosotros, dejando a un lado los agravios"

La ocasión lo merecía. Aunque no es nada habitual, por mucho que se diga que los periodistas son corporativos. "Este es un acto de concordia profesional y humana entre todos nosotros, dejando a un lado los agravios que podamos mantener", decía Zarzalejos. La puesta de largo de un libro que es el "depósito de la memoria" de 40 años apasionantes del periodismo en España, del relato de un país que mudó su piel y caminó con paso firme hacia una democracia arrebatada tras casi cuatro décadas de oscuridad de la dictadura franquista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios