MÁS PROBLEMAS EN LA UNIVERSIDAD española

Más de 20 universidades expiden títulos fácilmente falsificables y al margen de la ley

Diversos análisis de organismos públicos concluyen que ciertas universidades entregan a los estudiantes titulaciones que no se ajustan a los parámetros legales de durabilidad y seguridad

Foto: Montaje: Enrique Villarino.
Montaje: Enrique Villarino.

Ese título universitario que recibiste en papel y por el que pagaste unos 200 euros es posible que no tenga todas las medidas de seguridad que lo hacen único e irreproducible en fotocopiadoras a color. Ese título de licenciatura, grado, máster o doctorado al que tantos esfuerzos dedicaste quizás tampoco vaya a durar inmaculado todos los años que imaginabas por mucho que lo tengas a buen resguardo en un cilindro o enmarcado y colgado en las paredes de tu casa.

Contextualicemos. Allá por 1989, el Ministerio de Educación se encontró con un grave problema de falsificación de títulos y quiso ponerle remedio, según cuentan fuentes oficiales de confianza. De modo que comenzó a legislar para paliar esa situación y se derivó la competencia de impresión y personalización a las universidades. El proceso de perfeccionamiento del sistema de expedición física de titulaciones culminó en el Real Decreto 1002 de 2010, en cuyo anexo XI se detallan todas las prescripciones técnicas y de seguridad que deben cumplirse.

Además, cuando las universidades licitan los contratos para la impresión y personalización de los títulos publican unos pliegos donde también solicitan el cumplimiento de otros parámetros técnicos, pero los mínimos son los establecidos en el real decreto.

Una investigación de El Confidencial revela que en los últimos años más de 20 universidades han expedido títulos oficiales que no cumplían las medidas de seguridad mínimas exigidas por ley y por los pliegos de contratación publicados por esas mismas instituciones académicas. El ahorro de costes por parte de las empresas contratadas está en el origen del problema que tendría una gran parte de las 83 universidades que existen en España (51 públicas y 32 privadas).

Duque manifiesta en la sede la UPV que prevé una nueva ley de universidades en un futuro no muy lejano. (EFE)
Duque manifiesta en la sede la UPV que prevé una nueva ley de universidades en un futuro no muy lejano. (EFE)

Principalmente, esos títulos irregulares entregados a los graduados y doctores no están impresos con tinta 'offset' —que se absorbe en el soporte de papel, lo que la hace imborrable, pero es más cara—, sino con tinta de inyección o 'inkjet'; y no contienen pares de colores metaméricos que impiden su reproducción con fotocopiadoras y que los diferencian en función del contraste de la fuente de iluminación. Si la tinta de tu nombre y apellidos tiene relieve al acariciarla con los dedos, desconfía, es tinta 'inkjet'.

A su vez, para que se entienda bien, esos colores metaméricos aludidos son los que llevan los billetes de euro y que varían su tono si se giran al contraste con la luz, una medida de seguridad que se comprueba en los comercios con la aplicación de luz infrarroja y así evitar la circulación de dinero falso.

Un perito: "Las empresas licitadoras pueden presentar títulos válidos y legales en los concursos y luego relajarse a la hora de expedirlos"

La afirmación de este diario se basa en la consulta de sentencias judiciales, documentación oficial de las universidades —abierta y no abierta al público—, informes analíticos de títulos realizados por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) o el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), el contacto con funcionarios del Ministerio de Ciencia y con 15 universidades españolas, con ingenieros químicos y papeleros, y la conversación con fuentes del sector industrial que se dedica a la impresión de títulos con papel de seguridad.

A las universidades les cuesta entre 14 y 18 euros de promedio la compra de cada título; a los egresados entre 115 y 265 euros.
A las universidades les cuesta entre 14 y 18 euros de promedio la compra de cada título; a los egresados entre 115 y 265 euros.

El Ministerio de Ciencia, Innovaciones y Universidades, a cuyo frente está el astronauta Pedro Duque, ha declinado ofrecer una repuesta oficial. En conversaciones informales, funcionarios de ese ministerio señalan que el papel ya desempeña un rol secundario, pues "lo sustancial es que el titulado esté inscrito en el Registro Nacional de Títulos Universitarios Oficiales”. En Dinamarca ya no se expiden títulos universitarios en papel. La diferencia entre ese país nórdico y España estriba en que aquí el Real Decreto 1002/2010 sigue plenamente vigente y no se está cumpliendo en muchos casos.

Casos flagrantes

En 2016, la Universidad de Santiago de Compostela (USC) sacó a concurso público la impresión y la personalización de sus títulos oficiales. El concurso lo ganó Signe S.A., la empresa contratista que lleva ofreciendo ese servicio a la USC desde hacía años.

"Teníamos sospechas de que no se estaban haciendo bien las cosas, de modo de solicitamos a la FNMT un análisis en mayo de 2016 y el informe fue negativo en el sentido de que algunos parámetros legales no se estaban satisfaciendo”, aseguran fuentes oficiales de la universidad gallega. La FNMT es ni más ni menos que el laboratorio oficial de la Administración del Estado.

Entonces, la USC rescindió el contrato con la compañía y convocó otro concurso. "En la última licitación se presentaron tres empresas y se veía a simple vista con un aparato de infrarrojos que dos de ellas presentaron muestras de títulos en las que se utilizaba tinta 'inkjet' con un barniz fijador y no 'offset', lo que contravenía el pliego de contratación", explican desde la USC. Continúan explicando esas mismas fuentes: "Pedimos otro informe a la FNMT que concluyó que las muestras de esas dos empresas eran 'no conformes' con la legislación vigente y con los pliegos técnicos, de modo que se le adjudicó el contrato a la tercera. Nos pareció muy grave que nos engañaran con las muestras". Esas dos empresas descartadas fueron Imprenta Universal y Signe.

En este punto, resulta ilustrativo destacar lo que indica un trabajador del sector de la impresión de papel de seguridad: "Una buena máquina de tinta 'inkjet' vale unos 140.000 euros; una de tinta 'offset' vale medio millón".

La rescisión del primer contrato fue recurrida por Signe. El pasado 11 de septiembre, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Santiago falló que la USC está en su derecho de reclamar a Signe 264.477 euros "respecto de la devolución del importe de las prestaciones realizadas incorrectamente". La contratista recurrirá esa sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia al considerarla "no ajustada a Derecho". Su presidente, Eduardo Quintero, recalca que "en sus 36 años de actividad, Signe nunca ha incumplido lo establecido en los pliegos de prescripciones técnicas en el suministro de títulos".

En uno de los estudios de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre encargados por la USC se concluye sobre un título de máster en Orientación e Intermediación Laboral expedido conjuntamente por las universidades de Murcia y la Politécnica de Cartagena con la empresa Signe que "el documento analizado contiene el motivo exclusivo del Estado bajo capa y no se ha podido comprobar la existencia de 2 pares metaméricos. Por lo tanto no es conforme" a la legislación vigente.

A las universidades les vale entre 14 y 18 euros la expedición de cada título; a los egresados, entre 115 y 265 euros

Consultada la Universidad de Murcia a este respecto, Francisco Javier Martínez Méndez, su vicerrector de Calidad, Cultura y Comunicación, responde: "Hemos tenido conocimiento de esos problemas técnicos, hemos identificado el problema y estará resuelto de aquí en adelante". Agrega Martínez Méndez: "Conocedores de esta noticia, y en el ejercicio de nuestras responsabilidades, la Universidad de Murcia ha solicitado directamente al mismo organismo [FNMT] la revisión del nivel de cumplimiento de las especificaciones técnicas por si había alguna incorrección en la imprenta".

Pruebas de selectividad en la Facultad de Farmacia de la UCM. (EFE)
Pruebas de selectividad en la Facultad de Farmacia de la UCM. (EFE)

Otro informe analítico de la FNMT fechado el 12 de junio de 2018 y remitido al Ministerio concluye que tres títulos suministrados por Signe no cumplen con todos los requisitos del anexo XI del Real Decreto 1002/2010 sobre expedición de títulos universitarios oficiales. En concreto, ese informe de la FNMT subraya lo siguiente: "No se ha observado la existencia de pares metaméricos en ninguno de los documentos estudiados". Esas medidas de seguridad que también aparecen en los billetes de euros y que impiden su reproducción en fotocopiadoras a color.

Conclusiones de la FNMT sobre un análisis técnico de tres títulos de universidades españolas
Conclusiones de la FNMT sobre un análisis técnico de tres títulos de universidades españolas

Esos tres títulos analizados por la FNMT corresponden a un grado en Ingeniería Informática expedido por la Universidad Europea de Madrid (UEM) de 2012; un máster en Dirección Integrada de Proyectos en la Especialidad de Sistemas de Información concedido conjuntamente por las universidades de Vigo y de A Coruña en 2012; y, finalmente, un título de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) de 2011.

En la actualidad, el servicio de títulos de la Universidad de Vigo lo suministra Didoseg Documentos; el de las otras tres, lo provee Signe.

Este diario ha consultado a esas cuatro universidades afectadas por el análisis negativo de la FNMT. Tienen una repuesta común basada en que no han detectado irregularidades. Sin embargo, una responsable de la UOC admite que recientemente les ha llegado una notificación del Ministerio en ese sentido y que el asunto está siendo evaluado por su departamento jurídico.

Por su lado, la Universidade da Coruña reconoce que los dos últimos procedimientos han quedado desiertos porque ninguna de las compañías candidatas cumplía con las especificaciones técnicas de los pliegos de contratación, entre ellas, Signe. No obstante, la encomienda se le ha prorrogado a Signe desde que ganara la licitación en 2013.

La Universidad de Barcelona

Otro caso llamativo es el que afecta a la Universidad de Barcelona. Una decisión de su rector, Dídac Ramírez Sarrió, fechada el 28 de abril de 2016, excluía a dos empresas licitadoras de un concurso para la edición y personalización de títulos hecho público a finales de 2015. En la decisión rectoral se declaró desierto porque las dos empresas candidatas —Imprenta Universal y Signe— no cumplían con las condiciones técnicas de los pliegos después de un informe realizado por un catedrático de Universitat Politécnica de Catalunya. Entre otras, no cumplía con la impresión 'offset' que exigía el pliego de contratación.

Extracto de la decisión rectoral de la Universidad de Barcelona.
Extracto de la decisión rectoral de la Universidad de Barcelona.

"Se licitó de nuevo en el 2016 mediante procedimiento negociado sin publicidad, invitando a las siguientes empresas: Signe, Imprenta Universal SL y Didoseg Documentos SA. Este contrato se adjudicó a la empresa Signe SA, que viene expidiendo los títulos desde aquel momento". Estas palabras corresponden a una respuesta oficial de la Universidad de Barcelona. En los últimos pliegos ya no se exigía la impresión de seguridad con tinta 'offset'.

El presidente de Signe pone el acento en que su empresa está trabajando con la mayoría de las universidades españolas y que ha trabajado con todas ellas en el pasado. "Nuestros títulos se han utilizado desde 1982 y se utilizan hoy con total normalidad en nuestro país", argumenta Eduardo Quintero. Añade que informes de la FNMT, el Instituto Tecnológico y Gráfico Tajamar y del Departamento de Ingeniería Textil y Papelera de la Universitat Politécnica de Catalunya así lo avalan.

Una persona experta en peritaje químico de papel que prefiere ocultar su identidad asegura a este diario que "las empresas licitadoras pueden presentar títulos válidos y legales en los concursos y luego relajarse a la hora de expedirlos para ahorrar recursos".

La Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, presidida por Roberto Fernández Díaz, recalca que "para la tranquilidad de todos titulados", el Registro Nacional de Titulados Universitarios Oficiales del Ministerio de Educación es garante de sus logros académicos, "teniendo la misma validez el certificado del registro que el propio título emitido en papel timbrado". En un contexto de realidad borrascosa para la Universidad española, sus responsables parece que tendrán que seguir ofreciendo explicaciones.

MÁS UNIVERSIDADES CONSULTADAS

El Confidencial se ha puesto en contacto con 15 universidades: Universidade da Coruña, Universidade de Vigo, Universidade de Santiago de Compostela, Universidad de Valladolid, Universidad de Salamanca, Universitat Oberta de Catalunya, Universidad de Barcelona, Universitat Politécnica de Catalunya, Universidad Europea de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Jaume I y Universidad de Murcia.

Todas han respondido a nuestras preguntas de manera completa o parcial, salvo las universidades de Valladolid, Salamanca y Carlos III, que han hecho caso omiso.

Entre las que han contestado y no han sido reseñadas en el artículo, la respuesta común se puede resumir en lo que refirió la Complutense: "En los procedimientos de contratación pública, entre otras cuestiones, se exigen a las empresas licitadoras requisitos mínimos de solvencia, y esta se acredita, de diferentes maneras, aportando su clasificación empresarial, certificados que acreditan la calidad en la prestación del servicio, cumplimiento de estándares de seguridad, etc. Nuestro órgano de contratación recabó esta documentación en el momento de la licitación, con lo que tenga por seguro que hemos constatado que Signe cumple con las prescripciones técnicas señaladas en el RD 1002/2010".

Este diario ha tenido acceso a otros informes elaborados por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria y por un laboratorio privado en los que se concluye que títulos de otras ocho universidades no aludidas en el reportaje también incumplen los parámetros técnicos del RD 1002/2010 y/o los pliegos de contratación. Se refieren a títulos de grado, doctorado y suplemento europeo al título.

---

¿Tienes información valiosa relacionada con este artículo? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros mediante esta dirección de correo electrónico: investigacion@elconfidencial.com

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios