Es noticia
Menú
Los testimonios que acorralan a los padres de Nadia: ni riesgo de muerte ni viajes a EEUU
  1. España
el juicio concluye este viernes

Los testimonios que acorralan a los padres de Nadia: ni riesgo de muerte ni viajes a EEUU

La Fiscalía mantiene su petición de 6 años de cárcel para Fernando Blanco y Margarita Garau, acusados de quedarse con 1,1 millones de euros en donativos recaudados

Foto: Un monitor de la sala de prensa de la Audiencia de Lleida durante el juicio contra Fernando Blanco y Margarita Garau, padres de Nadia. (EFE)
Un monitor de la sala de prensa de la Audiencia de Lleida durante el juicio contra Fernando Blanco y Margarita Garau, padres de Nadia. (EFE)

El juicio contra los padres de Nadia, acusados de enriquecerse a través de donativos que supuestamente se iban a utilizar para tratar a su hija de una enfermedad rara, concluye este viernes con la presentación de los informes finales y la última palabra de los acusados. A falta de que el juez dicte sentencia, durante el juicio se han desmontado varios de los argumentos que exponía la familia a la hora de pedir dinero, destacando en este sentido los siguientes.

Caso Nadia: ''Visto para sentencia''

No corre riesgo "inminente de muerte"

El pasado 2 de octubre, el mismo día en que comenzaba el juicio, el padre de Nadia, Fernando Blanco, aseguró ante el juez que su hija corre un "riesgo inminente de muerte". De todos modos, la comparecencia de una médico forense del Instituto de Medicina Legal de Lleida desmontó esta versión tan solo un día después: según explicó el experto, la niña sufre una enfermedad genética conocida como tricotiodistrofia que hace que tenga una menor esperanza de vida, pero en ningún caso hasta el extremo que plantea su padre, ya que "hay personas con la misma enfermedad que todavía viven con 30 años".

El padre no sufre cáncer

Al margen de la enfermedad de su hija, Blanco aseguró además a diversos periodistas que sufría un cáncer terminal y que había renunciado a tratarse, intentando así conmover a aquellos a los que contaba la enfermedad de su hija. "Un día me llama Fernando y me pide discreción. Me dice que le han descubierto un tumor de páncreas y está en fase semiterminal, que si él se moría se moriría la niña", explicó el pasado martes Isabel Zúñiga, productora de Atresmedia, en un programa de dicha cadena. "Mi hija me habló de lo malita que estaba Nadia. Se decía que el padre tenía cáncer", aseguró a su vez una madre del colegio al que iba Nadia durante el juicio. Pese a la gran cantidad de testimonios que apuntaban a que el padre habría mantenido esta versión en diversas ocasiones, Blanco negó haber dicho que tenía cáncer durante el juicio.

Foto: La pequeña Nadia Nerea, junto a sus padres Fernando Blanco y Margarita Grau

Los hospitales de EEUU no existen

En sus constantes apariciones en televisión, el padre afirmaba que su hija había sido operada en enero de 2013 en un hospital de Estados Unidos, país al que, según sus palabras, habían acudido otras veces para que recibiera tratamientos punteros. En la primera jornada del juicio, sin embargo, quedó acreditado que los dos centros que Blanco mencionaba —Texas Hospital y Houston Children— no existían y que tanto el padre como su hija no tenían el pasaporte en vigor en las fechas en las que situaban su viaje.

Respecto a los supuestos tratamientos que había recibido la niña, entre los que Blanco apuntaba a punciones en la nuca, la forense anteriormente mencionada señaló además que este tipo de prácticas solo se pueden llegar a realizar a modo "experimental". Asimismo, la forense aseveró que en el caso de hacerse modificaciones genéticas serían a nivel embrionario, "ni mucho menos en una niña de 5 años, ya que todo el código genético en estas edades ya está transferido".

Más de un millón de euros en donaciones

Según concluyó la Fiscalía, de los 1.111.317 euros recaudados a través de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia y Enfermedades Raras de Baleares —a los que se suman los donativos en metálico que centenares de personas depositaron en huchas instaladas en colegios o entregaron en subastas—, la pareja solo destinó a gastos médicos de la niña un total de 2.707 euros. El grueso del dinero recogido, sostiene la Fiscalía, lo destinaron a "su propio enriquecimiento personal, costeando su alto nivel de vida y la compra de artículos de lujo", ya que desde el año 2007 no han tenido ninguna actividad laboral ni consta que la tienda de vinos que abrieron —y cuyas cuotas de alquiler se pagaban con los donativos— generara suficientes beneficios.

El juicio contra los padres de Nadia, acusados de enriquecerse a través de donativos que supuestamente se iban a utilizar para tratar a su hija de una enfermedad rara, concluye este viernes con la presentación de los informes finales y la última palabra de los acusados. A falta de que el juez dicte sentencia, durante el juicio se han desmontado varios de los argumentos que exponía la familia a la hora de pedir dinero, destacando en este sentido los siguientes.

Caso Nadia
El redactor recomienda