rastrea su esfera más íntima

La Guardia Civil baraja ya el móvil pasional en el crimen del concejal de IU en Llanes

Los especialistas en homicidios tratan de reconstruir su vida privada para reducir el número de sospechosos, aunque no se descarta que el asesinato esté relacionado con su actividad política

Foto: Concentraciones en recuerdo del concejal de IU Javier Ardines. (EFE)
Concentraciones en recuerdo del concejal de IU Javier Ardines. (EFE)

La investigación del crimen del concejal de Izquierda Unida en Llanes Javier Ardines, de 52 años, ha incorporado una nueva línea de trabajo. Los agentes de la Guardia Civil de Gijón y de la Unidad Central Operativa (UCO) han hallado indicios en los últimos días de que el asesinato del edil pudo tener un móvil de tipo pasional, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso. Las pesquisas aún se encuentran en una fase incipiente, pero los expertos en homicidios del Instituto Armado han empezado a reconstruir la esfera más íntima del edil para tratar de reducir el círculo de sospechosos.

[Cronología del crimen del concejal de Llanes]

Hasta ahora, las pesquisas se centraban en los enemigos que Ardines pudo granjearse como resultado de su actividad política en el ayuntamiento de esta localidad de la costa asturiana. El concejal llegó al consistorio en 2015 tras un acuerdo de gobierno en el que, además de IU, también participaron Foro Asturias, Partido Popular y Vecinos por Llanes. La llegada del cuatripartito, que terminó con 28 años ininterrumpidos de corporaciones socialistas, tuvo efectos traumáticos en la vida del municipio y Ardines fue uno de los principales impulsores del cambio.

El concejal de IU en Llanes Javier Ardines. (EFE)
El concejal de IU en Llanes Javier Ardines. (EFE)

Como concejal de Medio Rural, Playas y Personal, lanzó una oposiciones de la Policía Local que dejaban en la calle a los agentes que habían ocupado hasta ahora esas mismas plazas como interinos. También apoyó la paralización del Plan General de Ordenación Urbana, que preveía la construcción de 13.000 nuevas casas en un municipio en el que viven 14.000 personas. Los investigadores han estado trabajando desde el principio con la hipótesis de que su muerte esté vinculada con alguno de estos frentes u otros similares derivados de su gestión en el ayuntamiento.

Ninguna de esas líneas ha sido descartada y continúan haciéndose gestiones para despejar incógnitas. Sin embargo, las propias pesquisas han terminado desplazando el foco del caso hacia otra dirección. Según fuentes próximas a la investigación, los agentes han accedido a evidencias que les han llevado a priorizar la tesis de que el crimen estaría relacionado, en realidad, con la vida privada del concejal. Sus esfuerzos se concentran ahora en reconstruir su vida privada para localizar a las personas que podían tener un motivo oculto para matarlo.

La Guardia Civil baraja ya el móvil pasional en el crimen del concejal de IU en Llanes

Ardines fue asesinado durante la madrugada del pasado 16 de agosto cuando salía de su vivienda en la parroquia de Pría, a unos 20 kilómetros de Llanes, para dirigirse al puerto de la localidad. Los investigadores creen que una o varias personas colocaron vallas de obra en la carretera para obligarlo a bajarse del coche. Después lo golpearon por la espalda con un objeto contundente. Ardines logró escapar de sus agresores, pero solo pudo recorrer 60 metros. Lo remataron asfixiándolo. Cuando lo encontraron, su coche aún estaba en marcha.

Inmediaciones de la casa de concejal de IU en Llanes Javier Ardines. (EFE)
Inmediaciones de la casa de concejal de IU en Llanes Javier Ardines. (EFE)

La forma en la que se produjo el crimen ha llevado a los agentes a creer que el responsable planificó milimétricamente el ataque. Según han podido comprobar por conocidos del concejal, este se había quejado varias veces de que se encontraba obstáculos impidiendo el paso a su vehículo en el trayecto que hacía cada mañana para llegar al pesquero del que era patrón y del que vivía. Había renunciado a su salario público. La sospecha de la Guardia Civil es que observaron con antelación suficiente su reacción para preparar su asesinato.

Pruebas de ADN

No obstante, su agresor o agresores no lo tuvieron fácil. Toda la preparación previa no sirvió para calcular el nivel de resistencia de Ardines. Su actitud defensiva ha facilitado la localización en su cuerpo de un gran número de rastros genéticos que podrán ser cotejados cuando la investigación permita aislar a los sospechosos. El informe biológico está ya listo. La policía forense preservó cualquier resto desde el inicio, tomando la precaución de vendar sus manos antes de su traslado al Instituto de Medicina Legal para proteger las pruebas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios