EN EL OTRO LADO: PP, PSOE Y CIUDADANOS

Unidos Podemos y los nacionalistas rechazan apoyar a Llarena en el Congreso

Ciudadanos llevó al Congreso una proposición no de ley en defensa del acoso separatista que sufren el poder judicial y, en concreto, el magistrado Pablo Llarena. Hubo un tenso debate

Foto: El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena. (EFE)
El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena. (EFE)

La situación de confrontación en Cataluña y el poder judicial volvieron a copar uno de los debates más tensos en el Congreso de los Diputados. Ciudadanos promovió una proposición no de ley (PNL) en la que instaba al Gobierno a defender la jurisdicción española y condenar el acoso separatista que sufren jueces y fiscales y, concretamente, el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Al final, solo el grupo proponente (Cs), PSOE y PP votaron a favor de la condena al "señalamiento y persecución" sufridos por este juez y su familia, que incluso, como publicó este diario, se vieron obligados a salir de Cataluña. Unidos Podemos, PNV, PDeCAT, ERC, Compromís y Bildu rechazaron la propuesta.

Los partidos nacionalistas fueron los más combativos con la propuesta y no solo rechazaron el apartado relativo a dar apoyo a Llarena sino que rehusaron dar su respaldo a la iniciativa al completo. El portavoz naranja encargado de defenderla, Juan Carlos Girauta, insistió en que el objetivo "central y nuclear" del independentismo lleva mucho tiempo siendo "menoscabar la independencia del poder judicial" y aseguró que "para conseguirlo, no han dudado en recurrir a las técnicas más viles". Además, Girauta no dudó en meter el dedo en la llaga mirando a la bancada del Ejecutivo, y afirmó que "dos ministros han cuestionado las decisiones del juez Llarena". Se refería a Meritxell Batet y a Josep Borrell (este último a quien lamentó mencionar, según dijo), quienes declararon ante los medios, criticó Girauta, "que hay otras formas de evitar la fuga de estos políticos presos".

El diputado socialista alicantino Herick Campos tildó la propuesta de Ciudadanos de "reduccionismo político" e insistió en que planteaban un problema "absolutamente artificial". El partido del Gobierno reprochó a la formación naranja "ser especialista en tergiversar la realidad y confundir a la opinión pública", y quiso poner el acento en cómo Moncloa "activó la maquinaria del Estado para contratar un abogado belga que defendiera de inmediato a Llarena". Obvió, en todo caso, la postura inicial de la ministra de Justicia, Dolores Delgado.

Los más críticos —aunque no solo, porque ahí estuvo también Unidos Podemos— fueron los grupos nacionalistas. Empezando por el PNV, cuyo portavoz, Aitor Esteban, ironizó asegurando que desconocía si el juez Llarena estaba contento con la propuesta de Ciudadanos pero que "podía ser arriesgado si no salía adelante". Esteban aseguró que el juez del Supremo "ya ha recibido suficientes sopapos en tribunales europeos como para recibir uno en el Congreso de los Diputados", citando entre otros el caso Valtònyc, después de que este mismo lunes la Justicia belga rechazara entregar a España al rapero.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta. (EFE)
El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta. (EFE)

En esa línea se pronunciaron la diputada del PDeCAT Lourdes Ciuró y la de ERC Carolina Telechea, que acusó a Ciudadanos de estar más preocupados "por la confrontación que por el diálogo" y aseguró que "si los jueces hicieran lo que tienen que hacer y la Justicia fuera independiente, esta propuesta no tendría sentido". Aitor Esteban protagonizó una de las intervenciones más duras, preguntándose de forma retórica qué le pasa a España y qué le pasa a la Justicia española "que no es homologable, que se hace política en los tribunales".

El guante del PNV lo recogió la formación morada. Su diputado Jaume Moya resaltó "el tremendo revés" de los tribunales europeos a la Justicia española. "Primero Estrasburgo con la quema de los retratos del monarca, más tarde Alemania, ahora Bélgica... Ciudadanos se empecina en llevarnos a esta vía muerta", resaltó el dirigente de Unidos Podemos, asegurando que suponía "el enésimo ridículo internacional". En el partido que dirige Pablo Iglesias critican al de Albert Rivera "por darle tan poca importancia a la imagen que tiene la Justicia española en el exterior". "Podrían haberse sentado a analizar el contexto político catalán en vez de arrancar lazos, lanzar 'fake news' y buscar bronca", lanzó.

Los populares fueron taxativos en su defensa de la PNL de Ciudadanos y arremetieron contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez. "No hay un solo día que este Gobierno no nos dé una rectificación o un sobresalto", aseguró el diputado Francisco Molinero, que reprochó además a los socialistas "haberse puesto de perfil" y estar demostrando que "esto es el Gobierno del despropósito y de la dejación de funciones, lo más grave que puede hacer".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios