"Carcelero", "padrino de un cártel"... Rufián y Aznar se acusan mutuamente de "golpistas"
  1. España
rifirrafe en el congreso

"Carcelero", "padrino de un cártel"... Rufián y Aznar se acusan mutuamente de "golpistas"

El expresidente recupera su perfil más político, que sigue siendo un perfil del PP, con quien se reconcilia en la comisión de investigación sobre financiación evitando una defensa firme de Rajoy

Foto: El diputado de ERC Gabriel Rufián, en el Congreso, donde ha comparecido José María Aznar. (EFE)
El diputado de ERC Gabriel Rufián, en el Congreso, donde ha comparecido José María Aznar. (EFE)

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha comparecido este martes ante la comisión de investigación del Congreso para responder a las preguntas sobre la supuesta financiación irregular del PP, una sesión en la que se han vivido momentos de tensión con los portavoces de varios de los partidos y, en especial, con el de ERC, Gabriel Rufián, quien cruzó acusaciones de "golpista" con Aznar. Este último contraatacó asegurando que ERC "ya dio un golpe en 1934 contra el Gobierno de la República y ahora está dando otro golpe y quiere romper el orden constitucional".

Aznar le acusó también, desviando el foco del asunto en que se centra la comisión de investigación, de tratar de romper la convivencia con los españoles. Con la camiseta del cámara fallecido en la guerra de Irak José Couso, Rufián lo tildó de "padrino de un cártel" y trató de sacar a relucir a Rodrigo Rato, nombre que Aznar había evitado hasta el momento, mientras centró su defensa en Eduardo Zaplana.

El presidente de la comisión, Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, ha tenido que llamar a la calma en varias ocasiones amenazando con interrumpir la comparecencia después de que Rufián pusiese sobre la mesa los nombres de algunos invitados en la boda de su hija, que "más que una boda parecía un cártel" y en la que "solo quedan por imputar los camareros". "Si tengo que invitar a alguien, tampoco invito a golpistas", respondió Aznar, tras afirmar que ninguno de ellos "fue condenado por hechos relativos" a su Gobierno.

Volvió a esquivar Aznar las preguntas sobre las siglas 'JM' presentes en los papeles de Bárcenas, afirmando: "No tengo noticia, no sé nada de esos papeles ni tengo nada que ver con esas siglas". Al mismo tiempo, amenazó a quien vierta acusaciones contra su persona fuera del Congreso: "Que se lo piense bien", porque no tendrá inmunidad parlamentaria si estas acusaciones son falsas. La tensión siguió subiendo, incluyendo acusaciones mutuas entre Aznar y Rufián de golpistas, mientras el expresidente centraba su discurso en el conflicto catalán, asegurando que los dirigentes independentistas en prisión lo estaban por ejercer la "violencia". "Carcelero" fue otro de los adjetivos que ambos se dedicaron en la tensa comparecencia, hasta que Aznar se negó a responder a acusaciones "tabernarias".

Foto: l expresidente del Gobierno José María Aznar, acompañado por el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, poco antes de su comparecencia. (EFE)

Más allá de la presunta financiación ilegal del PP, sobre la que versa la comisión de investigación, el interrogatorio llegó a sacar a relucir asuntos tan dispares como la guerra de Irak o el proceso independentista, en los que Aznar entró gustosamente. Eso sí, negó que la boda de su hija se financiase mediante "mordidas", tildando esta afirmación de "disparate". Rufián remató deseando ver a Aznar sentado en un tribunal de derechos humanos, y este le replicó que "no se entra en las mejores páginas del Parlamento a través del histrionismo. No siga por ese camino, porque no le va a ir bien".

Comisión de investigación José María Aznar Gabriel Rufián Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)