TERCERA OLEADA DEL PANELCONFIDENCIAL

El PSOE se consolida como primera fuerza y el PP no remonta y sigue por detrás de Cs

Los socialistas lograrían un 26,5% de los votos de celebrarse unas generales ahora, seguidos de los de Rivera (23,9%), el PP (20,3%) y Unidos Podemos (15,4%). Vox alcanzaría el 3% de los sufragios

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 13 de septiembre en la Moncloa. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 13 de septiembre en la Moncloa. (Reuters)

La Moncloa le sienta bien al PSOE. O al menos por ahora, pasados los primeros cien días de Pedro Sánchez en el poder. El regreso de los socialistas al Gobierno les saca de la postración a la que les condenaban las encuestas y les coloca como primera fuerza del país. Si hoy se celebraran unas nuevas generales, el PSOE obtendría un 26,5% de los votos. Casi cuatro puntos por encima de lo que obtuvieron en las últimas elecciones. El segundo de la tabla pasa a ser Ciudadanos (23,9%), que pese al vuelco político que supuso la moción de censura y el descolocamiento de las piezas, mantienen un suelo bastante sólido. Los populares son los que no remontan (20,3%), y eso que ya salieron del Ejecutivo y sufrieron su traumático proceso de renovación interna. Y Unidos Podemos (15,4%) acusa desgaste por el regreso de parte de los suyos a las filas socialistas.

Son, sin duda, los principales datos de la tercera oleada del PanelConfidencial elaborado por IMOP Insights para este periódico. La singularidad del estudio es que la muestra de entrevistados permanece estable a lo largo del tiempo. Es decir, se ha ido preguntando a los mismos ciudadanos cada tres meses, de tal manera que ellos mismos van trasladando la evolución de sus opiniones y de su intención de voto. Esta tercera entrega se ha elaborado a partir de 1.012 entrevistas, realizadas ente el 6 y el 11 de septiembre de 2018. Fijarse en el trabajo de campo es importante, porque se concluyó antes de la dimisión de Carmen Montón como ministra de Sanidad —ella comunicó su renuncia a las 21:20 del pasado martes— y antes de que estallara la polémica de la tesis del presidente del Gobierno, capítulo zanjado este viernes con la publicación del trabajo académico en la web.

Los socialistas pegan un gran tirón desde las generales de 2016 (22,63%) y desde la oleada de mayo (20,6%) para alcanzar ahora el 26,5%


El tercer PanelConfidencial parte de una hipótesis de participación del 71,5%, ligeramente por encima a la que se registró en las generales del 26 de junio de 2016 (fue del 69,83%, sin contar con el voto CERA, el de los españoles residentes en el exterior), aunque todavía por debajo de la que se alcanzó en los comicios del 20 de diciembre de 2015 (73,2%, de nuevo sin el CERA). En ese escenario, el PSOE se haría con el 26,5% de los sufragios. La primera posición del pódium. Un tirón muy significativo respecto a la anterior oleada (20,6%) y también respecto al resultado de las generales del 26-J (22,63%). Es decir, ese 26,5% supone un estirón de 5,9 puntos más que el anterior panel —realizado justo antes de la moción de censura que llevó a Sánchez a la Moncloa—, y 3,87 puntos más si se compara con el proceso electoral precedente.


Efecto más sedimentado del Gobierno

Sánchez, pues, rentabiliza la vuelta de su partido al Gobierno, una tendencia que indican otras encuestas publicadas desde la moción de censura. Incluida la del CIS, que hacía ganador al PSOE, con un 29,9%, aunque el trabajo de campo del instituto público coincidía con el momento de mayor interinidad del PP, sin su nuevo líder escogido.

El estudio señala que no hay 'efecto Casado': el PP sube siete décimas, pero sigue por debajo de Cs y apenas avanza desde el peor momento de Rajoy

He ahí el valor de este estudio, porque recoge tanto el efecto, más sedimentado, del nuevo Ejecutivo, como también cómo ha encajado en la opinión pública española el relevo de Mariano Rajoy por Pablo Casado. El cambio de color político en la Moncloa tira del PSOE, pero el reemplazo en la cúpula de los populares no implica una mejora de sus expectativas de voto. Dicho de otro modo, no hay \'efecto Casado\', como sí hubo, tras las primarias socialistas, un \'efecto Sánchez\' que se acabó desinflando ligeramente con el paso de los meses. En este caso, no se observa un repunte significativo de los conservadores.

Para empezar, porque la pugna de las dos fuerzas de derechas la gana Ciudadanos. El partido de Albert Rivera es segundo en la tabla de estimación de voto. Se quedaría con un 23,9% de los sufragios. Se trata de una bajada de 4,7 puntos de golpe si se compara con la encuesta de mayo. Pero el crecimiento, aun así, es muy notable respecto al 26-J: entonces obtuvo un 13,06% de las papeletas, de modo que el 23,9% de hoy son 10,8 puntos más que el de hace dos años. La formación naranja, pues, baja de forma considerable y corta de raíz su tendencia ascendente, pero mantiene un suelo muy sólido y bastante más robusto que el que tenía hace dos años.

El PP sigue en mínimos. Ahora obtendría el 20,3% de los votos. Está lejísimos del 33,01% de las últimas generales, y apenas por encima del 19,6% que registró en la última oleada del PanelConfidencial. Ha subido siete décimas desde entonces. Los populares estarían, además, a 6,2 puntos de distancia de Sánchez. Es decir, que acusan todavía el desgaste que sufrieron por la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy y no logran rentabilizar el impulso de la nueva etapa. Lo que en todo caso sí consigue Casado es contener la caída de su formación, al menos hasta ahora. El barómetro de julio del CIS, en plena crisis interna del PP, atribuía al partido un 20,4%. Su consuelo es que el anterior panel colocaba a los conservadores como cuarta fuerza, y ahora suben un peldaño, hasta la tercera plaza.

Los líderes de los cuatro grandes partidos: Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Cs). (Montaje: EC)
Los líderes de los cuatro grandes partidos: Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Cs). (Montaje: EC)

Unidos Podemos sigue sin levantar cabeza. Ya experimentaba bajadas en las encuestas anteriores, pero la entrada de Sánchez en el poder ha acabado por desinflar las expectativas de voto de los morados. Si hubiera unas generales ahora, recabaría el 15,4% de las papeletas, por el 21,15% de las generales del 26-J. El estudio sí recoge, además, la vuelta de Pablo Iglesias a la primera línea, después de haberse dedicado al cuidado de sus dos mellizos, nacidos prematuramente a comienzos de julio.

Suma de la derecha ligeramente por delante

El quinto puesto en la tabla va para el partido ultraderechista Vox, que escala hasta el 3% de los votos, frente al 0,2% obtenido hace dos años en las urnas. Su estimación de voto está por encima de la de ERC (2,8%) y de la del partido animalista Pacma (2,1%). En la cola se quedan otras formaciones nacionalistas, como el PDeCAT (1,5%), el PNV (1,2%) o EH Bildu (0,7%). Sus oscilaciones son poco significativas respecto a los comicios de 2016.

En intención directa de voto (sin cocina) y en voto más simpatía también se sitúa el PSOE en cabeza, seguido de Cs, Unidos Podemos y PP

La suma de la izquierda alcanza el 41,9% de los sufragios, por el 44,2% que arroja la adición de populares y naranjas. La diferencia entre los dos bloques (de solo 2,3 puntos) es bastante menor que hace tres meses (7,9 puntos), lo que indica que los votantes progresistas están mucho más activos, movilizados, en parte explicable por el regreso del PSOE a la Moncloa y el efecto ilusión que genera Sánchez en ese nicho electoral. No obstante, las tendencias vuelven a mostrar que serán necesarios otra vez los pactos, ya que ninguna gran fuerza se basta sola para poder gobernar.

Siempre es relevante observar la intención de voto directa. Es decir, aquella que expresan los entrevistados sin pasar por el tamiz de la cocina del instituto demoscópico. El primer partido es el PSOE, con un 23,4%, seguido de Ciudadanos (22,7%). Por detrás se sitúan Unidos Podemos, con un 14,3%, y el PP, con un 12,9%. Si se suma la intención directa más la simpatía manifestada por los encuestados por una formación política, resulta que PSOE (25,1%) y Cs (25%) quedan muy empatados, y a mucha distancia Unidos Podemos (15,2%) y PP (14,1%).

El PSOE se consolida como primera fuerza y el PP no remonta y sigue por detrás de Cs

Mayor fidelidad al PSOE

Más interesante aún resulta comprobar las transferencias de voto, porque son las que permiten ver las fugas de electores y la fidelidad hacia sus partidos. En este momento, y como cabía esperar, el partido que amarra mejor a su parroquia es el PSOE, puesto que retiene al 78,5% de los que apostaron por Sánchez en las últimas generales. Pierde un 7,2% hacia Cs, un 3,5% hacia Unidos Podemos y otro 2,6% hacia el PP. Pero también recibe a un 11,4% de los que votaron a Rivera, a un 16,8% de los que confiaron en Iglesias y a un 3,5% de los que metieron en la urna la papeleta de Mariano Rajoy.

Los socialistas han sellado la frontera con Cs y el saldo con Podemos sale a su favor: recibe 660.000 votos. El PP cede 2,2 millones de papeletas a Cs

Esto quiere decir que, en números redondos, el PSOE, por primera vez, tiene prácticamente sellada la frontera con Ciudadanos (el saldo entre los que recibe y los que entrega es de apenas unos 33.000 votos que reciben los naranjas de los socialistas). En cambio, Sánchez consigue sufragios a mansalva de los morados: unas 660.000 papeletas netas. El tercer efecto que propulsa al PSOE es que logra movilizar a su electorado durmiente, al que en otras ocasiones permanecía inactivo, y eso explica esa mayor fidelidad de voto.

Un votante elige una papeleta en las elecciones generales del 26 de junio de 2016, en Madrid. (Reuters)
Un votante elige una papeleta en las elecciones generales del 26 de junio de 2016, en Madrid. (Reuters)

El PP, en cambio, sí tenía y tiene un problema evidente con los de Rivera. Solo se queda en casa el 47,6% de sus antiguos votantes, y un 29,8% marchan en desbandada hacia Cs. Además, pierde otro 3,5% hacia el PSOE. A cambio, apenas recibe a un 4,8% de los desencantados con el presidente de la formación centrista. Si se traduce a números contantes y sonantes, se obtiene que el PP cede a Rivera 2,2 millones de votos. El porcentaje de fidelidad de voto de los electores del PP (47,6%) es el más bajo de entre los cuatro grandes partidos. Lejos queda el 70,5% de Cs y el 60,4% de Unidos Podemos. Pero quien gana esta partida es, claramente, el PSOE.

Ficha técnica

Universo: personas de 18 años y más residentes en el territorio nacional peninsular, Baleares y Canarias.

Tamaño muestral: 1.012 entrevistas. 

Diseño muestral: estudio panel a través de encuestas telefónicas a fijos y a móviles. 

Técnica de entrevista: telefónica asistida por ordenador mediante el sistema CATI. Un 35% de las entrevistas se realizó a individuos localizados a través de teléfono móvil.

Equilibraje: con el fin de minimizar posibles errores de campo y ajustar los datos al universo, el fichero se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad; tamaño de municipio x CCAA; sexo x edad x CCAA y equipamiento telefónico en el hogar.

Margen de error de muestreo: ±3,1 puntos porcentuales para p=q=50 % y nivel de significación del 95%, siempre en el supuesto de un muestreo aleatorio simple.

Fechas de campo: del 6 al 11 de septiembre de 2018. 

Instituto responsable de la investigación: IMOP Insights, SA

IMOP se acoge al código internacional CCI-ESOMAR para la práctica de la investigación social y de mercados. IMOP cumple con los requisitos establecidos en la norma UNE-ISO 20252.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios