el cartel respalda a los condenados

Las fiestas de Alsasua apoyan a los agresores: piden su libertad ante un "veredicto criminal"

El apoyo se plasma incluso en el programa festivo, donde se dedica una página a denunciar la actuación judicial que ha "humillado" a unos vecinos "pacifistas"

Foto: Imagen del cartel de las fiestas de Alsasua de este año y que apoya a los agresores de los guardias civiles. (EC)
Imagen del cartel de las fiestas de Alsasua de este año y que apoya a los agresores de los guardias civiles. (EC)

Las fiestas de Alsasua que se inician este jueves no solo van a mostrar en la calle su apoyo a los agresores de dos guardias civiles y sus parejas en octubre de 2016 con numerosas pancartas y pintadas. El respaldo a los ocho jóvenes condenados a penas de entre 2 y 13 años de cárcel por los delitos de atentado a los guardias civiles, lesiones, desórdenes públicos y amenazas se plasma tanto en el propio cartel de las fiestas como en el programa festivo, donde se dedica una página a denunciar el “veredicto criminal” de la Audiencia Nacional.

La imagen que ilustra las fiestas patronales de este año se corresponde con la de dos cabezudos y se presenta bajo un hastag, el de '#AltasukoFestak (Fiestas de Alsasua)', con una grafía que se asemeja a la del movimiento creado para exigir la libertad de los agresores y que tiene el hastag #AltsasukoakAske (los de Alsasua libres) como bandera. El cartel, además, lleva por título el elocuente 'Aske’ (libertad en euskera).

El cartel, titulado 'Aske (Libertad)', presenta a dos cabezudos bajo el hastag #AltasukoFestak con una grafía similar a la del movimiento en su defensa

El cartel de las fiestas de 2018, firmado por Andoni Garabieta, ha sido seleccionado mediante una consulta popular en la que podían participar los vecinos de este municipio navarro de más de 16 años, y que tuvieron que elegir entre las dos propuestas seleccionadas por un jurado formado por expertos en artes gráficas y plásticas entre la decena de imágenes presentadas al concurso, según dio a conocer el ayuntamiento al informar del proceso de participación ciudadana. Ahora, según este procedimiento, Alsasua ha optado como imagen de las fiestas por dos cabezudos que se presentan con coloretes en sus mejillas y que adquieren el protagonismo en un cartel de claro apoyo a los agresores.

Grafía del cartel de las fiestas (arriba) y del movimiento de apoyo a los agresores (abajo).
Grafía del cartel de las fiestas (arriba) y del movimiento de apoyo a los agresores (abajo).

Asimismo, el apoyo a los ocho jóvenes condenados por la paliza dada a un teniente y a un sargento de la Guardia Civil que se encontraban fuera de servicio con sus parejas en el interior del bar Koxka la madrugada del 15 de octubre de 2016 en plenas ferias de la localidad también tiene su reflejo en las páginas interiores del programa de fiestas con una página en su honor bajo el título ‘Altsasukoak Aske’. La hoja se compone de dos textos con la firma del vecino del municipio José Crespo: en uno de ellos, titulado ‘Memoriando el Guernika’, se denuncia la actuación de la Audiencia Nacional, que ha "humillado" a un pueblo compuesto por "gentes de noble hábitat pacifista", se asume la tesis de los agresores de que fue una trifulca de bar y se reclama “justicia” para los agresores.

El programa festivo dedica una página a exigir su libertad: "Por venial delito de broncas juvenales aplican juicio desquiciado en sentencia de veredicto criminal"

“Por venial delito de broncas juvenales aplican juicio desquiciado, dúctil sarcasmo, en sentencia de veredicto criminal. Con mis gentes de noble hábitat pacifista, hoy humillados, nos echamos a la calle. ¡Sean libres los inconscientes vecinos, hijos entrerejados en lejano y cruel destierro! Clamando hágase justicia en neutro dictamen. ¡Gritamos, alzando indignados, brazos al cielo cual enhiestos ramajes de robledales… en Alsasua!”, refleja el texto recogido en el programa oficial de fiestas que edita el Ayuntamiento de la localidad.

Los ocho condenados por la paliza han contado en todo momento con el respaldo del gobierno municipal liderado por Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra, que ha participado en numerosas movilizaciones celebradas en su apoyo y para denunciar la actuación judicial con el alcalde Javier Ollo a la cabeza. También lo han hecho las principales instituciones de la Comunidad Foral –El Ejecutivo de Uxue Barkos, el Parlamento territorial y el Ayuntamiento de Pamplona–, que han realizado pronunciamientos públicos muy críticos con la Audiencia Nacional por juzgar los hechos por un presunto delito de terrorismo y por mantenerles en prisión a la espera de sentencia firme.

Ollo se ha significado por su apoyo público a los jóvenes, si bien el primer edil del municipio no hace ninguna alusión a este caso en su saludo de las fiestas, que tienen un presupuesto de casi 70.000 euros. El regidor pone el acento en el llamamiento a la fiesta y en la necesidad de vivir unos festejos sin delitos de índole sexual contra las mujeres. Así, finaliza sus palabras con un emplazamiento a disfrutar de las fiestas “desde el respeto a la persona y a su dignidad, rechazando cualquier agresión sexista que las pudiera empañar”.

Las fiestas, que se prolongarán hasta el lunes día 17, llegan en un momento en el que los siete jóvenes condenados que permanecen en prisión –la octava persona, Ainara Urquijo, no entró en la cárcel al serle impuesta una pena de dos años por los delitos de amenazas y desórdenes públicos– acaban de ser trasladados a los penales de Pamplona y Zaballa (Vitoria). No obstante, pese a este acercamiento a cárceles próximas a sus hogares decretado por Instituciones Penitenciarias, los padres de los condenados han denunciado que mantenerles en prisión preventiva a la espera de que se aborden los recursos contra la sentencia demuestra la “desproporción en mayúsculas” de la Justicia y el “carácter vengativo” con el que se ha actuado a lo largo de todo el proceso.

El lanzamiento del cohete festivo de este jueves al mediodía llega, además, apenas unos días después de que este municipio recuperara el tradicional día de acoso a la Guardia Civil, el denominado ‘Ospa Eguna’, donde se pidió a este cuerpo que se fuera del municipio entre homenajes a los ocho condenados. El movimiento ‘abertzale’ Ospa Herri Mugimendua volvió a celebrar el pasado 1 de septiembre esta jornada contra la presencia de la Benemérita después de que el pasado año fuera suspendida a la espera de que tuviera lugar el juicio contra los imputados por la brutal paliza de 2016, y que en junio fueron condenados por la Audiencia Nacional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios