pablo casado prescinde del político

Los sucesores del 'brujo' Arriola en el PP: Narciso Michavila, Hispán y Rafael Rubio

El contrato suscrito con Rajoy finalizaba el 31 de diciembre 2018. El nuevo líder de los populares Pablo Casado repartirá la "influencia" del 'brujo' entre diferentes personas

Foto: Pedro Arriola. (EFE)
Pedro Arriola. (EFE)

"El tiempo todo lo puede", sentenció con justeza histórica el abulense Claudio Sánchez Albornoz, que fue presidente de la II República en el exilio tras la Guerra Civil.

Casi 90 años después de que el gran historiador redactara el aserto, un diputado por su provincia ha puesto blanco sobre negro al mismo. Pablo Casado, nada más reiniciarse la temporada política, ha decidido liquidar 'manu militari' el contrato de Pedro Arriola, 'el Brujo', quien durante tres décadas ha sido el factótum estratégico de los dos presidentes anteriores del Partido Popular, José María Aznar y Mariano Rajoy. El sevillano presumió ante este cronista (en la primera y última entrevista periodística que ha concedido en treinta años) en el 2013 de haber llevado al poder a sus dos "clientes", que era como entendía su relación profesional con los líderes del PP…"Clientes…".

Mariano Rajoy y José María Aznar. (Reuters)
Mariano Rajoy y José María Aznar. (Reuters)

El despido profesional de Arriola por parte del joven nuevo presidente popular es de los que hay que anotar en tinta roja. Con su desaparición cae la "línea maginot" esencial que durante casi treinta años se había levantado en el personalísimo "círculo interior" de Aznar y Rajoy. No es un cese de actividades baladí. En modo alguno. Representaba la "ultima ratio" en cuestiones estratégicas y tácticas por parte de los comandantes en jefe de la calle Génova 13.

El presidente Casado tiene claro que el organigrama estructural heredado no le sirve. Busca otro más ágil y operativo. Tiene su particular "círculo interior", pero será más ortodoxo y oficial dentro de las propias estructuras partidarias. No habrá un gurú exclusivo y decisivo. Todo parece indicar que ha contratado a Narciso (Siso) Michavila pero solo para la parte de encuestas y análisis de las mismas. Luego se apoyará en su jefe de gabinete, Pablo Hispán, que estuvo a las órdenes de Lucía Figar y posteriormente en Moncloa. Rafael Rubio en cuestiones electorales —vinculados a diversas consultoras privadas— y que forma parte del 'staff' de la presidencia.

Pablo Casado quiere que su círculo interior opine, debata y decida. El líder del PP busca un organigrama más ágil y operativo

Casado quiere que su círculo interior opine, debata y decida. Desde la vicesecretaria de Comunicación, Marta González, a personas de gran fortaleza como José Ignacio Echániz, Isabel García Tejerina (extraordinariamente apreciada por el presidente) y, lógicamente, el secretario general Teodoro García Egea o su amigo personal y diputado por Ávila, José Ramón García Hernández, en el área de las Relaciones Internacionales.

Sus orígenes en el PP

Pedro Arriola —que venía políticamente del antifranquismo en sus años universitarios— empezó en los inicios mismos de la Transición su andadura con la derecha económica (CEOE/Cuevas) para pasar en 1986 a trabajar para la derecha política cuando José María Aznar fue designado candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León. Fue el gran "préstamo que le hice a Aznar en aquellos momentos cuando no era nadie", me confesó una tarde castellana José María Cuevas. A partir de ahí, Aznar (1990) recibió también en herencia el PP de Manuel Fraga y fichó definitivamente a PA por un precio muy por encima del mercado y como chico para todo, especialmente, el diseño de mensajes presidenciables, redacción de discursos, apuntes relativos al liderazgo político personal aplicado al pequeño madrileño que llegó de Valladolid e incluso para celebrar reuniones secretas en el famoso chalet de la calle Narcisos que Pedro había convertido en sede central del Instituto de Estudios Sociales S.L., chalet que fue objeto de un extraño robo del que nunca se supo apenas y que tuvo lugar cuando el cliente Aznar estaba en su máximo apogeo político. Tal fue el poder del sevillano que, incluso, el entonces jefe de gobierno le nominó como parte de una troika gubernamental en los contactos suizos con ETA.

El presidente fundador del PP, Manuel Fraga. (EFE)
El presidente fundador del PP, Manuel Fraga. (EFE)

Etapa Rajoy

Si Aznar no daba un paso de transcendencia sin consultar a PA (llegó, incluso, a proponer y nombrar a Secretarios de Estado de Comunicación (Pedro Antonio Martín Marín) y otros altos cargos en materia de imagen, Rajoy al llegar al poder popular en el 2004 no tenía muy claro qué hacer con el "oráculo". Le preocupaba las reticencias internas que el sociólogo/gurú levantaba. Entendía que había acumulado demasiado poder y susurraba con excesiva frecuencia a la oreja del "césar". Esos susurros tenían que ver con vocaciones y carreras políticas de dirigentes nacionales, autonómicos, provincias y locales del partido.

Arriola le dice a Rajoy que con mayoría absoluta y con 4 años por delante puede hacer las reformas y los ajustes socioeconómicos que el país necesite

Superados los primeros vapores de la terrible y dolorosa derrota del 2004 —contra todo pronóstico y tras la masacre de los trenes de Atocha Mariano Rajoy decide que el contrato de Arriola con el partido (especifica que solo atiende y despacha con el presidente nacional) no solo continúa, sino que se aumenta y extiende. Ello tras una conversación en la que 'el Brujo' le hace un informe escrito y verbal subrayando la estrategia para derrotar a ZP. Se equivocará en el 2008, pero acertará en las elecciones legislativas del 2011. De alguna manera la premisa fundamental arriolística, "la oposición no gana elecciones, es el Gobierno el que las pierde", se convierte en realidad. A partir de que Mariano se sienta en Moncloa se le oye decir: "Pedro podrá equivocarse o acertar, pero nunca dice tonterías...". Arriola, gran amigo personal también de Cristóbal Montoro (se conocen cuando ambos trabajan para CEOE), le dice al presidente que con mayoría absoluta y con cuatro años por delante puede hacer las reformas y los ajustes económicos y sociales que el país necesite... "Tendrás tiempo de recuperarte, aunque en el camino se queden millones de votos... ¡Seguro!".

Cometerá un error. La crisis pondrá en marcha el 15-M que se sustanciará electoralmente en las elecciones europeas, municipales y autonómicas con la irrupción de fuerzas que serán inmediatamente decisivas y que PA considera pasajeras. No acertará a ver la voladura del bipartidismo. A partir de ahí, su estrella periclita. Acaricia la jubilación y cierra oficialmente su empresa de consultoría. No tiene problemas para pagar el recibo de la luz. Pero Rajoy le anima a seguir después de las elecciones fallidas del 2015 y posteriormente un año más tarde. Acepta.

El resto de la historia es conocida.

De Soraya a Casado

Algunas fuentes subrayan que Pedro Arriola preparó algunos trabajos para Soraya Sáenz de Santamaría, básicamente colaborando en conocer el perfil del militante del Partido Popular que debía escoger un nuevo comandante en jefe. No está claro que ello sucediera con la rotundidad que otros afirman. Soraya tenía entre otros a José María Lasalle y al estado mayor del anterior Gobierno.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáez de Santamaría. (EFE)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáez de Santamaría. (EFE)

Arriola y Celia Villalobos se fueron de vacaciones a Marbella (tienen residencia familiar en Málaga) convencidos de que una larguísima etapa personal y política estaba a punto de echar el telón. Desde su victoria interna, Pablo Casado ni siquiera le había telefoneado. Ya decía el viejo Cabanillas que: "has entrado en crisis... cuando el teléfono no suena". No sonaba. Hasta el pasado miércoles día 5 cuando fue convocado a la planta séptima del cuartel general popular después de solicitar una reunión con el nuevo mandamás para despejar su horizonte.

—Estamos reorganizando todo, Pedro, esto es una nueva etapa... Un tipo tan inteligente como tú lo entenderá fácilmente...

—Lo entiendo, presidente.

El contrato profesional de Arriola con el presidente del PP tenía fecha de caducidad: 31 de diciembre 2018. Pero Casado entendió que era el momento de anunciar el deslinde. No se ha especificado si continuará cobrando los cuatro meses que le restan o se habrá optado por la indemnización.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios