decisión de la sala del 61

El TS rechaza apartar a cinco de los jueces que juzgarán a los acusados del 'procés'

La decisión, que se ha tomado con enorme rapidez, desatasca la principal traba para que el procedimiento continúe su camino hacia el juicio oral, que se espera sea a finales de 2018

Foto:

La denominada Sala del 61 del Tribunal Supremo ha rechazado este miércoles los seis incidentes de recusación presentados por 11 de los implicados en la causa del 'procés' independentista en Cataluña contra los cinco magistrados que juzgarán este asunto. En una decisión por unanimidad, la Sala ha inadmitido a trámite la recusación que formularon tres de los procesados que se encuentran en rebeldía -Carles Puigdemont, Luis Puig y Clara Ponsatí- y ha desestimado las planteadas por ocho de los procesados que se encuentran en prisión en España.

El auto íntegro en el que se fundamentará la decisión no se notificará hasta los próximos días. La Sala especial ha atendido el criterio de la Fiscalía del Supremo que apoyaba esta decisión y que calificó la iniciativa de "fraude procesal y atentado a la buena fe". Respecto del 'expresident' de la Generalitat, Carles Puigdemont, añadía que constituye además "un sarcasmo que accione la recusación quien está huido de la Justicia".

El Supremo había acumulado en un único expediente las seis diferentes recusaciones a los cinco magistrados de la Sala presentadas por el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Lluís Puig, y Clara Ponsatí; la expresidenta del Parlament de Catalunya Carme Forcadell y los que fueran líderes de la ANC y Òmnium Cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Los incidentes se dirigían contra el presidente de la Sala, Manuel Marchena y los magistrados Andrés Martínez, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Antonio del Moral.

La decisión, que se ha tomado con enorme rapidez, desatasca la principal traba para que el procedimiento continúe su camino hacia el juicio oral. La presentación de los recursos paralizaba cualquier acción para el avance del procedimiento, que ya ha salido de las manos del juez instructor Pablo Llarena y depende de la Sala que ahora se ve confirmada en su función.

La Sala presidida por Lesmes se reunió puntual a partir de las 9:30 horas de la mañana. Trece magistrados del Supremo de todas las Salas salvo la Penal han estudiado los argumentos de los procesados para apartar a los magistrados que decidirán sobre las acusaciones de rebelión, sedición y malversación que pesan en su contra. El juicio aún no tiene fecha aunque se espera para finales de este 2018.

La fase dos

A partir de ahí comienza la fase dos del procedimiento, que, recordemos, es ordinario. Esto significa que deben seguirse los trámites del llamado sumario, menos ágiles que los de las diligencias previas. Desde ese punto, el trámite adquiere un plus de complejidad. Arranca la fase intermedia, en la que se llevan a cabo diligencias dirigidas a confirmar o 'tumbar' el último escrito del juez, ese en el que Llarena vertió todas sus conclusiones definitivas.

Toma las riendas el magistrado ponente, en la causa sobre el 'procés', este será el presidente de la Sala de lo Penal del TS, Manuel Marchena, que debe abrir nuevo plazo de alegaciones a las partes. Estas incluso pueden en este punto reclamar nuevas diligencias. También expresar lo que consideren sobre la apertura de juicio oral. Quizá sea este el momento más delicado, cuando la Fiscalía tendrá que poner negro sobre blanco su acusación definitiva. De nuevo en manos del ponente y a la vista del criterio de todos, en tres días se dicta nuevo auto en el que se avale o se matice el de conclusión del sumario y que ya da pie a la fase de juicio oral.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios