para recaudar 4.620 millones de euros

Unidos Podemos negociará con el Gobierno un impuesto a los beneficiarios de la crisis

La aplicación de este impuesto sería uno de los que más ingresos proporcionaría al Estado para financiar las medidas sociales que la formación propone como condición para apoyar los PGE

Foto: El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, junto al responsable económico de IU, Carlos Sánchez Mato, tras la mesa fiscal entre el Gobierno y Unidos Podemos  celebrada la pasada semana. (EFE)
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, junto al responsable económico de IU, Carlos Sánchez Mato, tras la mesa fiscal entre el Gobierno y Unidos Podemos celebrada la pasada semana. (EFE)

Un impuesto extraordinario, que se aplicará en una sola ocasión, sobre los incrementos patrimoniales obtenidos durante el periodo de la crisis y con el que se espera recaudar 4.620 millones de euros. La aplicación de este impuesto sería uno de los que más ingresos proporcionaría al Estado -junto al destope de las cotizaciones en la Seguridad Social y la lucha contra el fraude fiscal- para financiar las medidas sociales que Unidos Podemos propone como condición para apoyar los presupuestos generales que permitirían al Gobierno de Pedro Sánchez finalizar lo que queda de legislatura en la Moncloa.

La cifra total de recaudación vía impuestos "a las élites privilegiadas" y progresividad fiscal que Podemos, IU y las confluencias pondrán sobre la mesa de negociación con Hacienda se sitúa en 26.437 millones de euros, unos 13.000 millones de euros más sobre las medidas alternativas que los socialistas han ido desgranando o plasmado en su alternativa presupuestaria del pasado mes de abril.

Ante la negativa del Gobierno para aplicar un impuesto a la banca, el grupo confederal propone otras alternativas, aunque no se resigna a conseguir su implantación en las negociaciones, como la creación de un impuesto especial sobre bienes suntuarios, que se aplicaría a los productos y servicios considerados de lujo, un impuesto a las viviendas vacías, la eliminación de privilegios fiscales de las confesiones religiosas, la homogeneización territorial del impuesto de sucesiones y donaciones y restricciones al sistema de módulos y SICAV "para evitar los notorios abusos de las sociedades de inversión de capital variable".

Hasta el momento, fuentes presentes en las negociaciones aseguran que "seguimos sin sacar nada de la mesa". La creación de un impuesto sobre las transacciones financieras como alternativa al descartado impuesto a la banca, y en el que este lunes ha vuelto a incidir Pedro Sánchez, no está visto con malos ojos por los negociadores de Unidos Podemos. Sin embargo, advierten que desde el Ejecutivo se propone el gravamen mínimo, además de que se limita a la compra-venta de acciones excluyendo los derivados. Desde Podemos y sus confluencias calculan que con estos cambios sobre la propuesta del Gobierno se duplicaría la recaudación, pasando de 1.000 a 2.000 millones de euros, además de servir como elemento disuasivo ante la posibilidad de nuevas burbujas financieras.

Matices que se extienden también a las modificaciones sobre el impuesto de sociedades. En la 'alternativa presupuestaria socialista' del pasado mes de abril se calculaba una recaudación de 4.000 millones de euros mediante la introducción de un tipo mínimo del 15% del resultado contable de los grupos multinacionales, la revisión de incnetivos y un nuevo impuestoa beneficiados desviados como a las grandes tecnológicas Google y Amazon. Para Unidos Podemos esta aplicación del 15% debería imponerse sobre los resultados, no sobre la base imponible.

Desde el equipo negociador de IU se considera imprescindible que el Ejecutivo varíe el impuesto sobre sociedades "para que grave los dividendos de las grandes empresas internacionalizadas". En este sentido se avanza un cierto entendimiento con el equipo económico del Gobierno, que capitanea la titular de Hacienda María Jesús Montero, "para que no queden sin tributar esos dividendos de las compañías internacionalizadas, que en 2017 ascendieron a 86.000 millones". Solo con que tributaran el 10%, según añaden, "se lograría cerca de 2.500 millones de euros, lo que por sí sólo serviría para pagar la revalorización de las pensiones con el IPC.

"Todo lo planteado es posible y es posible ahora", inciden las mismas fuentes del equipo negociador de Unidos Podemos, que además apuestan por acortar el calendario que maneja el Gobierno para aprobar los presupuestos antes de que acabe el año. Hay prisa, según insisten tanto desde IU como desde Podemos, por aprobar las cuentas públicas del próximo año de tal forma "que se puedan revertir las políticas de recortes impuestas hasta ahora por la derecha".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios