ÚLTIMA PARADA DE LA GIRA LATINOAMERICANA

El Gobierno desplegará una agenda de actos para defender los 40 años de la Constitución

Sánchez reprocha desde Costa Rica a Torra que hable solo a una minoría de catalanes. El Ejecutivo reivindicará la "vigencia" de la Carta Magna y cómo encontrar una salida a la crisis dentro de ella

Foto: Pedro Sánchez charla con el presidente costarricense, Carlos Alvarado, este 31 de agosto en San José. (EFE)
Pedro Sánchez charla con el presidente costarricense, Carlos Alvarado, este 31 de agosto en San José. (EFE)

Pedro Sánchez renuncia a secundar la escalada verbal en la que se ha sumergido el Govern de la Generalitat, en vísperas de un otoño caliente. El presidente no quiere caldear más el ambiente, pero al mismo tiempo advierte de las consecuencias de una nueva ruptura de la legalidad, igual que recuerda que el marco constitucional, aunque es elástico y puede reformarse, es el único posible. Es más, el Ejecutivo desplegará a partir de septiembre una importante agenda de actos para reivindicar los 40 años de la Constitución y su "vigencia".

El líder del Ejecutivo hizo ese anuncio este viernes desde la Casa Presidencial de San José, en Costa Rica, el último país de su gira latinoamericana, la misma que le ha llevado a recorrer en esta semana Chile, Bolivia y Colombia. Sánchez ya tuvo que pronunciarse ayer jueves desde Bogotá por las intenciones de Quim Torra de plantear un ultimátum al Estado: o referéndum o desobediencia. Entonces, el presidente ya señaló que el jefe del Govern ya sabe "perfectamente" adónde conduce una quiebra de la legalidad. Veladamente, estaba avisando de que puede sobrevenir un nuevo 155.

Torra le contestó este viernes —instó al Ejecutivo a explicar "de una vez por todas" su propuesta para Cataluña y a dejar de "amenazar con el artículo 155" de la Constitución— y Sánchez a su vez replicó desde San José, a preguntas de los periodistas, al lado del presidente costarricense, Carlos Alvarado. El mandatario socialista se atuvo al guion oficial, también expresado por Isabel Celaá, que se dé "una oportunidad a la política". "Nosotros advertimos de las consecuencias de volver a la unilateralidad porque ya recorrimos ese camino el año pasado", reiteró, volviendo a aludir de forma implícita a una intervención de Cataluña en caso de ruptura.

Pero a continuación lanzó el mensaje de conciliación: dentro de la Constitución de 1978 hay un "espacio enorme donde dialogar", y esa es la "voluntad" del Ejecutivo, como ha manifestado con la activación de las comisiones bilaterales Generalitat-Estado, para abordar cuestiones que afectan a los problemas cotidianos de los catalanes, y por eso él mismo anunció el pasado lunes en Santiago de Chile que celebrará a lo largo del otoño una reunión del Consejo de Ministras y Ministros en Barcelona.

El Gobierno desplegará una agenda de actos para defender los 40 años de la Constitución

Además, mantiene intacto su plan de reunirse de nuevo con el 'president', en este caso en la ciudad condal (en julio fue en Madrid, en La Moncloa). Torra concretó este viernes que será en octubre. Sánchez, preguntado posteriormente por los informadores que viajan con él a Latinoamérica, no quiso poner plazos: la cita se hará cuando haya frutos de las reuniones bilaterales, dijo.

"Un diálogo entre catalanes"

Sánchez apremió a Torra a "abrir un diálogo entre catalanes". Le reprochó que constantemente se dirija a "una parte" de la sociedad, a una "minoría mayoritaria", pero minoría, a fin de cuentas, porque la "mayoría se ubica en el autogobierno", y no en la independencia. De ahí que la oferta del Ejecutivo central pivote en torno a tres ejes: autogobierno, Constitución y a Europa. Y en torno a estos tres puntos el Gobierno está dispuesto a conversar con la Generalitat.

El presidente elogia los avances traídos por la Carta Magna en "cohesión social y territorial, unión de los españoles y unión de los pueblos de España"

Fue entonces cuando el líder socialista recordó desde San José que en 2018 la Carta Magna cumple años, razón por la cual el Ejecutivo comenzará a desplegar, a partir de septiembre, una "acción importante de reivindicación de los 40 años de la Constitución", 40 años que han supuesto "cohesión social, cohesión territorial, de unión de los españoles y de los pueblos de España". El Gobierno "va a reivindicar la Constitución, su vigencia", y la necesidad de encontrar una "solución a la crisis política dentro del marco constitucional". Sánchez rehusó dar más detalles de la programación que está preparando el Gabinete, que va en todo más allá de la que están desarrollando las Cortes Generales. "Ya lo veréis", dijo a los periodistas durante el vuelo de regreso a Madrid.

El Gobierno desplegará una agenda de actos para defender los 40 años de la Constitución

Mantenimiento de la ayuda a Nicaragua

Sánchez compareció junto al mandatario costarricense, el progresista Carlos Alvarado, en el 'lobby' de la Casa Presidencial. Ambos exhibieron sintonía, pese a que no se conocían previamente. En las preguntas a ambos estuvo muy presente la convulsa situación interna de Nicaragua tras meses de violencia del Gobierno de Daniel Ortega contra la población civil. Sánchez aseguró que España no retirará la cooperación a Managua y manifestó su total apoyo a Costa Rica por haber absorbido a los miles de desplazados que han cruzado la frontera entre los dos países.

La UE suspendió en mayo, por la represión de Ortega, la cooperación policial con Nicaragua: ocho de los 10 millones eran gestionados por la AECID

El presidente subrayó que su Ejecutivo observa con "extraordinaria preocupación" lo que ocurre en Nicaragua, y que el compromiso de España es "no tanto pensar en el régimen sino en los nicaragüenses". Algunos países (Holanda, Luxemburgo) e instituciones han retirado la ayuda al país para que Ortega no se valga de ella para reprimir a su pueblo. Sánchez aseguró que dará "orden" a su equipo para que si parte de esa ayuda es usada para "reforzar la capacidad represiva" del régimen se revise. Pero el Gobierno mantendrá su "compromiso con la sociedad nicaragüense" y por tanto no retirará los fondos en cooperación internacional. El mandatario socialista sostuvo que ha de ser la Organización de Estados Americanos (OEA) —España ha aumentado su contribución financiera— la que ha de "liderar el proceso de diálogo".

Fuentes del Gobierno explicaron tras la rueda de prensa que la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) gestionaba desde 2013 un proyecto de la UE para la lucha contra el narcotráfico y la prevención de la delincuencia juvenil, que tenía como beneficiaria a la policía nicaragüense. El proyecto contaba con un presupuesto de 10 millones, de los que la UE delegó la gestión de 8 de esos millones a la AECID, y los otros dos los administraban directamente las instituciones europeas.

El Gobierno desplegará una agenda de actos para defender los 40 años de la Constitución

Un 'champion' contra el cambio climático

Sin embargo, la UE comunicó la suspensión del proyecto por nota verbal el 17 de mayo alegando que Nicaragua atraviesa una "situación imprevisible y excepcional, que no permite desarrollar las actividades previstas para lograr los resultados contemplados en el proyecto". Salvo cambio "radical" de la coyuntura, esa suspensión se mantendrá hasta la fecha de finalización de su ejecución, en octubre, con su consiguiente cierre. Las protestas y las manifestaciones contra el Gobierno de Ortega han dejado ya más de 300 muertos, y miles de huidos. La Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica tiene contabilizadas 274.034 entradas en el país solo en lo que va de 2018 (31.659 en agosto).

Costa Rica recibió a 31.659 nicaragüenses solo en agosto. Alvarado subraya que seguirá respetando los derechos humanos, pero avisa de los riesgos

Sánchez compartió con su homólogo la experiencia en la gestión de las crisis migratorias. Esta debe asentarse en tres patas, a su juicio: la conversación con los países de origen y tránsito, el refuerzo de la cooperación y el control fronterizo y la política de integración de los que llegan al país. Los movimientos migratorios, recalcó, no son una cuestión que afecte a un solo Estado, de forma que o se da una respuesta regional o al final será solo un país el que sufra todo el empuje. El presidente, como había hecho en Bogotá, señaló que España "siempre" estará del lado de los países que hacen esfuerzos para no cerrar fronteras y respetan los derechos humanos y acogen a los que huyen de conflictos como el que padece Nicaragua.

El Gobierno desplegará una agenda de actos para defender los 40 años de la Constitución

Alvarado reconoció la experiencia "importante" de España en esta materia y garantizó que su Gobierno seguirá respetando los derechos humanos. Pero sí advirtió de que si la situación persiste tendrá un impacto en la economía no solo de Nicaragua, sino de toda la región, y eso "no es bueno para nadie".

Ambos líderes hablaron asimismo sobre cambio climático —Alvarado alabó la "valentía" de Sánchez en esta cuestión, "se ha convertido en un 'champion' en la lucha contra el cambio climático—, utilización de las renovables o la descarbonización. Tras su rueda de prensa conjunta, Sánchez visitó la Corte Interamericana de Derechos Humanos y se reunió con la colectividad española instalada en Costa Rica (poco más de 9.000 personas en 2016). Así concluía su gira por Latinoamérica, tras haber recorrido Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica en apenas cinco días.

Respaldo total a Valerio tras la polémica por las trabajadoras sexuales

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, admitió el jueves que le habían colado "un gol por la escuadra" al haber aprobado su departamento la constitución de un sindicato de trabajadoras sexuales, y pidió a la Abogacía del Estado informes para poder anularlo. 

Pedro Sánchez salió a arroparla desde el primer minuto en Twitter, manifestando que su Gobierno es feminista y defiende la "abolición de la prostitución". En Bogotá, cuando estalló la polémica, no hubo ocasión de preguntarle por haberse completado el cupo de preguntas reservadas a la prensa española, pero sí hubo ocasión de interrogarle el viernes, durante su comparecencia en Costa Rica. 

 

El presidente expresó "toda su confianza" en Valerio. Después, en el vuelo de vuelta a Madrid, señaló a los informadores que era un tema "administrativo" que tal vez se había "sobredimensionado mucho". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios