el PP volcará la cámara alta en el desgaste

Menú del Senado para Sánchez: reprobación de ministros y oferta de repetición del 155

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se tendrá que enfrentar a un mínimo de entre tres y seis meses de trámite añadido para sus intentos de contrarreforma de leyes orgánicas vigentes

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

El Partido Popular, con mayoría absoluta en el Senado, ya tiene preparado el guion del próximo curso para Pedro Sánchez en la Cámara Alta: reprobaciones de ministros, comparecencias personales del presidente sobre los asuntos más molestos para su gabinete, vetos a todo plan de contrarreforma legal o presupuestaria y oferta permanente de aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña para defender la unidad de España.

Sánchez arranca el periodo de sesiones con una debilidad parlamentaria desconocida hasta ahora en la historia de la democracia española. Con 84 escaños de los 350 en el Congreso, sin un pacto de legislatura (al menos público) con sus aliados de Podemos, los independentistas catalanes, los nacionalistas vascos y la mayoría del Grupo Mixto (Bildu incluido), todavía lo tiene peor en el Senado. El PSOE solo suma 61 senadores de los 266 que se sientan en la Cámara, mientras que el PP tiene 147, una mayoría absoluta sobrada.

Por muchos acuerdos a todas las bandas que cierre en el Congreso, el Gobierno de Sánchez chocará con la mayoría del PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso en los asuntos procedimentales y de calendario legislativo para empezar, y con la mayoría absoluta del Grupo Popular en el Senado a continuación.

Fuentes parlamentarias calculan que con ese panorama Sánchez puede tener un mínimo de entre tres y seis meses de trámite añadido para cualquier intento de contrarreformas sobre leyes orgánicas vigentes, ademas de los Presupuestos Generales del Estado o el llamado techo de gasto, y siempre que consiga primero que todos sus aliados de la moción de censura le apoyen en el proyecto correspondiente a cambio de sus habituales contraprestaciones y durante todo el largo proceso parlamentario.

En la Cámara Alta no se esperan ni a que empice el curso oficial para empezar a dar citas complicadas a Sánchez. Hoy mismo, la Diputación Permanente del Senado, el órgano de guardia en vacaciones y en el tránsito entre legislaturas, aprobará una iniciativa de los populares para que el jefe del Ejecutivo dé cuenta en un pleno monográfico sobre un problema grave: la inmigración en general, con los episodios añadidos de los asaltos a la frontera de Ceuta y Melilla más el 'efecto llamada' logrado por el dirigente socialista con la operación de imagen en la recepción del buque Aquarius. La comparecencia no será posible todavía porque el presidente del Gobierno está de gira por Iberoamérica toda la semana, pero queda pendiente para septiembre.

Otra muestra de lo que le espera a Sánchez en el Senado es el anuncio de la primera reprobación de los titulares de su Gobierno. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, sufrirá la censura de la Cámara Alta por haber negado en primera instancia el apoyo al juez Pablo Llarena ante la demanda de Carles Puigdemont presentada ante los tribunales belgas.

Además, los portavoces parlamentarios del PP en el Congreso y en el Senado, Dolors Montserrat e Ignacio Cosidó, han quedado en reservar para la acción parlamentaria en la Cámara Alta la primera respuesta o denuncia sobre las cesiones que Sánchez pueda hacer ante los independentistas catalanes.

Frente al empeño de los socialistas en rebajar el papel del Senado en el control del déficit público o en sus funciones como Cámara de representación y control del Ejecutivo, en el PP recuerdan que la Constitución le tiene reservada una función tan fundamental como actuar en primera instancia en la defensa de la unidad de España.

La aplicación del artículo 155 ha dado a la Cámara Alta un protagonismo en esta legislatura que el Grupo Popular impedirá que se olvide, al ofrecer en cada pleno al Gobierno su mayoría absoluta para reinstaurar el orden constitucional en caso de persistir Puigdemont y Torra en su intentona secesionista.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios