en podemos y sus CONFLUENCIAS

El futuro de los liderazgos en la izquierda lleva nombre de mujer: de Irene a Sira

De Irene Montero (Podemos) a Sira Rego (IU) pasando por Rosa Martínez (Equo). La "revolución de las mujeres" asoma en las formaciones de izquierda

Foto: La portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, durante la rueda de prensa en el Congreso. (EFE)
La portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, durante la rueda de prensa en el Congreso. (EFE)

Pablo Iglesias defendía a principios de enero ante el máximo órgano de decisión de su organización, el consejo ciudadano estatal, que Podemos debía convertirse en el partido de "la revolución de las mujeres, un movimiento sin precedentes". Un concepto, el de la "revolución de las mujeres", que había puesto en circulación semanas antes Irene Montero, sentada al lado del secretario general en aquella premonitoria intervención y toda una declaración de intenciones, cuando el 8M ni siquiera ofrecía resultados en las búsquedas de Google. Montero está llamada, tanto por el mandato de Vistalegre II como por su liderazgo del grupo confederal en el Congreso de los Diputados, a encabezar la formación en un periodo no demasiado lejano, dependiendo de los resultados de las próximas elecciones generales.

Los rumores de que la portavoz en el Congreso de Unidos Podemos podría ser la candidata en las próximas elecciones generales, en lugar de Pablo Iglesias, se han extendido durante los últimos meses en los sectores del partido a izquierda y derecha del pablismo. Desde militantes de base bien informados hasta dirigentes de estas corrientes internas trasmitían la idea de que Iglesias sopesaba dar un paso a un lado para que la candidatura a la presidencia del Gobierno fuese asumida por una mujer, joven, que no podría ser otra que Montero. Un relevo natural.

Cuando estalló la polémica por el chalé estos rumores se dispararon, mientras los pretendientes al trono afilaban sus cuchillos. Iglesias no quiso desactivar este rumor en público, pero siempre aseguró en privado que su compromiso era ser candidato en 2020 y solo después de la cita con las urnas barajaría su futuro, siempre pronosticando la exitosa y larga carrera política que Montero, con sus 30 años, todavía tenía por delante.

La intervención de Irene Montero en la primera moción de censura contra Mariano Rajoy impulsada por Unidos Podemos enterró las dudas internas sobre la idoneidad de que hubiese relevado a Íñigo Errejón al frente de la portavocía y sirvió para granjearse el respeto del resto de grupos en la Cámara. Fue la revelación política de aquella moción de censura, una valoración inusualmente compartida a derecha e izquierda, y logró conquistar una endogámica organización, a la opinión pública y, lo que es más difícil todavía, a la publicada.

Su protagonismo le sirvió también para romper algunas de las brechas históricas en la política española. Empezando por la generacional, la de género e, incluso, la de la clase, al tratarse de una joven -de 29 años por aquel entonces- del madrileño barrio de Moratalaz que escribió una de las páginas en la historia parlamentaria cambiando el guion de la tercera moción de censura en la democracia que se esperaba plana, inútil y ninguneada por Rajoy. Los tiempos políticos son acelerados y los vuelcos habituales, pero en todo caso su carrera apunta a día de hoy hacia el liderazgo de la izquierda.

Sira Rego.
Sira Rego.

En Izquierda Unida, el relevo natural de Alberto Garzón también tiene nombre de mujer. Se trata de Sira Rego quien, a pesar de no formar parte del grupo confederal en el Congreso de los Diputados, actúa, de facto, como número dos de la formación y en el entorno cercano de Garzón pocos son quienes dudan de que es quien más opciones tiene de convertirse en la coordinadora federal de IU en futuro no muy lejano.

Rego, de 44 años, es la responsable de Estrategias para el Conflicto y mano derecha de Garzón, formando parte de la comisión colegiada de IU. Diplomada en nutrición, su militancia política y social se extiende también al PCE, a CCOO, a Ecologistas en Acción y en el pasado al movimiento estudiantil en la Universidad Autónoma de Madrid y a proyectos vinculados a la soberanía alimentaria.

Curtida en la política municipal, es la tenienta de Alcalde y concejala delegada de Hacienda e Innovación Energética de Rivas Vaciamadrid, fortín de la izquierda y localidad promiscua a la hora de aportar cuadros a la organización. Rego también ha ejercido profesionalmente en una cooperativa de mujeres dedicada a la salud y, según su perfil en la web del Ayuntamiento, cuenta con estudios en Ciencias Químicas y posgrado en Estudios Interdisciplinares de Género.

En la formación ecosocialista Equo, que junto a IU también está integrada en el grupo confederal de Unidos Podemos, el relevo natural con nombre de mujer es el de la diputada por Vizcaya Rosa Martínez. En su momento compartió la portavocía con el también diputado Juan López de Uralde, que fundó la formación en 2011, y fue una de las primeras en sumarse a las filas de Equo ese mismo año, cuando formó parte de la primera mesa de coordinación en Vizcaya. Nacida el 7 de agosto de 1975, es licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración y coordina proyectos educativos en la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios