"La inmigración no puede ser", asegura

Imbroda: "Esto hay que ordenarlo; en Melilla estamos desbordados y al límite"

Afirma que la presión migratoria es "insoportable" y que han tenido que pedir tiendas de campaña para que los inmigrantes puedan dormir en ellas. Está a favor de la repatriación de menores

Foto: Juan José Imbroda.
Juan José Imbroda.

"El verdadero problema que tiene España está aquí". Esta es la advertencia que ha enviado el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, al Gobierno en relación a su política de inmigración y solo unas horas después de que Sánchez cerrara las fronteras de España a los 141 migrantes del barco Aquarius.

En declaraciones a RNE, Imbroda afirma que en Melilla "estamos al límite" y que la presión migratoria de las últimas semanas "es insoportable". Tanto, que este lunes tuvo que pedir tiendas de campaña al Ejército para que decenas de inmigrantes pudieran dormir en ellas. "Nuestros centros tienen capacidad para 300 personas y en algunos hay más de 800", ha denunciado el dirigente 'popular', que exige al Gobierno que "se ponga las pilas" y escuche a Melilla. "Hay que escucharnos porque es aquí donde está en mayor problema y ya luego escuchamos a los demás", añade.

Imbroda afirma además que no solo están "desbordados" sino que "esto hay que ordenarlo", empezando por la repatriación de menores inmigrantes. "Hay que devolverlos a su país de origen. Esto no es un problema de protección del menor, esto es una emigración del menor", asegura el presidente de Melilla, que culpa de esta situación a los padres de estos niños porque "son los que los ponen en la frontera española para que entren". "Y, así, terminaremos reagrupando aquí en España a todas esas familias", ha continuado, para criticar que existe "una picaresca" entre los menores musulmanes que consiste en que cuando "hay fiestas" estos "se van a sus países y cuando acaban vuelven". "Es un inmigración económica y nada más", apunta para exigir al Ejecutivo y a Europa "forzar más la máquina con Marruecos para que acepten a sus menores, que están identificados". "Así terminaremos con el efecto llamada", vaticina.

"La inmigración no puede ser"

En este sentido, Imbroda ha señalado que comparte el discurso de Pablo Casado de "no hay papeles para todos"." Europa tiene que ponerse las pilas", asegura, para dejar claro que "la inmigración no puede ser... no puede ser que esté lleno luego todo de manteros, de sin papeles. Sería un disparate", ha continuado el presidente de Melilla, que considera que la solución es "irse a los países de origen y estar allí".

Sobre la posibilidad de que el Aquarius pueda desembarcar en Melilla por ser uno de los puntos más cercanos, Imbroda cierra la puerta a esta opción. "Me haría gracia que viniera aquí. Lo último en lo que nos podemos convertir es en eso", asegura, convencido de que hay "muchos más puertos en mejores condiciones".

Llegada a Melilla de inmigrantes de origen subsahariano el pasado mes de junio. (EFE)
Llegada a Melilla de inmigrantes de origen subsahariano el pasado mes de junio. (EFE)

"Me preocuparía un presidente marroquí"

Imbroda también se ha referido a la posibilidad que maneja el Gobierno de que los inmigrantes ilegales voten, cumpliendo una serie de requisitos, en las próximas elecciones autonómicas y municipales. "Me preocuparía que Melilla tenga un presidente marroquí", ha reconocido. "Eso no tiene sentido, no es un futuro muy halagüeño para los intereses de España", ha opinado dejando entrever que si esto ocurriera su política favorecería más a Marruecos que a nuestro país. "Podríamos dejar votar a la gente de Corea del Norte...", ha ironizado.

Por último, acerca de las concertinas y la disposición del Gobierno a eliminarlas, el presidente de Melilla cree que eso aumentaría el efecto llamada. "Es como decirle a las mafias: 'Adelante, vengan`", ha afirmado.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios