las organizaciones soberanistas no protestarán

El Rey afronta su semana clave en Barcelona entre expectativas de que habrá 'tregua'

Pese el llamamiento de círculos independentistas a boicotear la presencia del monarca, ha ido ganando terreno la postura de que no debe ser un acto politizado, en honor a las víctimas

Foto: Felipe VI, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra (d). (EFE)
Felipe VI, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra (d). (EFE)

El viernes se cumplirá un año de los atentados en Barcelona y Cambrils, que dejaron 16 víctimas mortales y una marca imborrable en el calendario. Al filo de las cinco de la tarde, el pasado 17 de agosto, una camioneta irrumpía en La Rambla llevándose por delante a todos los que paseaban por la calle más concurrida de la Ciudad Condal. El atropello masivo quitó la vida a 15 personas. Horas más tarde se producía un segundo atentado en el municipio tarraconense de Cambrils, adonde huían cinco de los terroristas. El ataque provocó la muerte de otra mujer. En total, 16 víctimas a las que se homenajeará este viernes a través de distintos actos. Acudirán todas las autoridades, encabezadas por los Reyes, el presidente del Gobierno, el 'president' de la Generalitat y la alcaldesa, Ada Colau.

Pese a las últimas dudas suscitadas y el llamamiento de algunos círculos independentistas a boicotear la presencia de Felipe VI, ha ido ganando terreno la postura de que no debe ser un acto politizado para garantizar todo el protagonismo a las víctimas y sus familiares. Precisamente, como publicó este diario, el Ejecutivo de Pedro Sánchez lleva días manteniendo conversaciones con la Generalitat dirigida por Quim Torra en busca de una 'tregua' que no empañe un día tan señalado en el que las reivindicaciones políticas están fuera de lugar. Por el momento, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las más activas, anunció que no participará en ninguna pitada ni acto de protesta contra el monarca, a pesar de estar en contra de su presencia en Cataluña.

Su presidenta, Elisenda Paluzie, aseguró que el 17-A "el centro de atención han de ser las familias de las víctimas", recordando que "varias de ellas son extranjeras y vuelven al lugar donde se produjo todo". En esa misma línea se ha pronunciado otra de las principales organizaciones soberanistas, Òmnium Cultural, que también rechaza cualquier boicot al Rey en ese día. Lo que sí harán ambas es acudir más tarde a un acto paralelo de homenaje al 'exconseller' de Interior Joaquim Forn y al 'major' de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, a los que consideran los responsables del operativo durante los atentados. El primero se encuentra encarcelado, y el segundo, investigado en la causa sobre el proceso independentista.

En los pasados días, algunos sectores del soberanismo habían apostado por movilizarse el 17-A para protestar contra el Rey y utilizar la presencia de medios internacionales para difundir su mensaje al mundo. Como publicó este diario, algunas de las fórmulas que valoraban eran acudir a los actos y volverse de espaldas al Rey, hacerle un 'tortosa' (es decir, ignorarlo), ponerse máscaras de Forn y Trapero o acudir con banderas republicanas. La cuestión es si esta decisión de la ANC y Òmnium frenará también a los círculos más radicales. Otra de las claves pueden ser las directrices que envíen el 'president' Torra e incluso Puigdemont, quien acostumbra a lanzar consignas a través de las redes sociales antes de eventos de importancia.

Manifestación contra los atentados yihadistas en Cataluña del pasado verano, llena de esteladas. (EFE)
Manifestación contra los atentados yihadistas en Cataluña del pasado verano, llena de esteladas. (EFE)

Por su parte, los partidos constitucionalistas llevan semanas analizando la forma de arropar al jefe del Estado ese día en Barcelona, exigiendo al independentismo cesar en su boicot "por responsabilidad" y para evitar "desnaturalizar" el acto. Aunque con prudencia, reconocen una cierta esperanza en que realmente sea un acto de homenaje y poder tener una 'tregua' relativa en honor a las víctimas. Los más combativos son los dirigentes de Ciudadanos, que mantienen una postura firme en que el boicot al Rey en Cataluña debe acabar para siempre y no solo en el acto del día 17.

Al tiempo, Sociedad Civil Catalana —principal organización de apoyo al unionismo— comenzó su ofensiva en respuesta al soberanismo para evitar que este copara el aniversario de los atentados. En ese sentido, el llamamiento pasa por pedir que se acuda masivamente al acto y guardar respeto sin mostrar simbología partidista alguna. "No queremos que se utilice para hacer política. De ahí que pidamos a los ciudadanos que vayan sin banderas, pancartas o cualquier simbología ideológica. Es lo más ético que podemos hacer", señalaron a El Confidencial. En línea con lo deseado por el Gobierno, SCC reclama "neutralidad política absoluta" en la concentración, a diferencia de lo que pretenden los independentistas.

El Rey afronta su semana clave en Barcelona entre expectativas de que habrá 'tregua'

Ante este nuevo escenario, las expectativas de que se cumplirán los compromisos y de que el acto será por y para las víctimas van en aumento. Esto mismo fue lo que el presidente del Gobierno abordó con el Rey en su despacho veraniego en Marivent el lunes pasado, en plena polémica por la organización del aniversario. Sánchez anunció días después de haber confirmado que el jefe del Estado acudiría que también lo haría la Reina Letizia.

El jefe del Ejecutivo también insistió en que no habrá "fisuras" contra el terrorismo, haciendo hincapié en la asistencia de la máxima representación del Estado, el Rey, y el Gobierno que él preside. Precisamente, la Casa Real siempre ha participado activamente en los actos contra el terrorismo y en los homenajes a las víctimas, siendo habitual su implicación en todos ellos. Frente a los intentos de politización, el propio Sánchez se pronunciaba el pasado lunes recordando que el Rey acudiría "en representacion de toda la sociedad española", para mostrar "respeto, cariño y empatía" a las familias, en un mensaje donde, Sánchez entiende, se encuentra representada "la absoluta mayoría de la sociedad catalana y española".

"Vamos a estar todos, mostrando la solidaridad del conjunto de los españoles", respondió el presidente a las preguntas de cómo reaccionará el Ejecutivo a la presión de los secesionistas por la presencia de don Felipe. El acto, como confirma la Casa Real en su agenda semanal, comenzará a las 10:30 de la mañana de este viernes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios