LAS PRIMARIAS, PREVISTAS PARA NOVIEMBRE

Sánchez repiensa su cartel para Madrid "sin miedo a Carmena" y no descarta un hombre

El presidente está "convencido" de que hay que buscar al mejor candidato, al margen de su sexo, porque es posible batir a la alcaldesa. A las quinielas se incorpora el exjuez Baltasar Garzón

Foto: Pedro Sánchez y José Manuel Franco, líder del PSOE-M, el pasado 9 de abril en Coslada, Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez y José Manuel Franco, líder del PSOE-M, el pasado 9 de abril en Coslada, Madrid. (EFE)

"Hace unos meses casi teníamos que pescar con lazo a los posibles candidatos para Madrid y ahora tendremos ofrecimientos de más". La reflexión parte de uno de los colaboradores de Pedro Sánchez en La Moncloa, pero emerge en similares términos cuando se pregunta a miembros del núcleo duro de Ferraz o de la federación madrileña. Se respira optimismo. Se cree que esta vez, tras la llegada del secretario general al Gobierno, es "posible" reconquistar el ayuntamiento de la capital 29 años después de que otra moción de censura arrebatase la vara de mando al último alcalde socialista de la capital, Juan Barranco, el sucesor del icónico Enrique Tierno Galván. Ya no se percibe siquiera ese "miedo a Manuela Carmena" que antes sí se palpaba. Los vientos de cola a nivel nacional, juzgan en el PSOE, pueden soplar también en Madrid. Pero la situación de partida es más que complicada: los socialistas fueron terceros en los comicios de 2015 en la ciudad (15,28%), y algunas encuestas previas a la moción que defenestró a Mariano Rajoy les daban cuartos.

El vuelco político en La Moncloa ha hecho a Sánchez replantearse sus planes iniciales. Ahora se quiere dar un tiempo más para tomar la decisión, hasta bien entrado el otoño y, según relatan dirigentes de primer nivel que han conversado con él en las últimas semanas, no cierra la puerta a que encabece la lista para la ciudad un hombre. Ese cambio de chip no es accesorio. El hoy presidente del Gobierno perseguía un tándem mixto en la doble candidatura estrella de las autonómicas, municipales y europeas de mayo de 2019. Ángel Gabilondo como aspirante a la Comunidad y una mujer para el Ayuntamiento de Madrid. Él mismo lo admitió en una entrevista con El Confidencial el pasado febrero y lo reiteró meses más tarde, cuando trascendió que el líder del PSOE-M, José Manuel Franco, había lanzado una proposición informal a Carmena en diciembre de 2017.

Sánchez nunca quiso anticipar nombres, por mucho que los periodistas le apretasen. Tan solo concedía que su partido presentaría una candidatura "muy potente" para la capital, "ganadora", y que quería que fuese "una mujer". Ya en aquellos momentos, había quienes, como Franco, advertían de que el PSOE debía llevar a las municipales su mejor cartel, al margen de su sexo, porque lo que sí estaba garantizado en cualquier caso era que la lista sería cremallera, en la que se alternarían hombres y mujeres. Pero el líder socialista, que durante meses estuvo sondeando el terreno a través de comidas informales con representantes de distintos sectores —así conectó con Fernando Grande-Marlaska, al que luego fichó como ministro del Interior—, se mantenía fiel a su idea.

En la última semana de julio, Sánchez mantuvo una conversación con Franco y trasladó la misma idea. La búsqueda será a la vuelta del verano


Su inesperado aterrizaje en La Moncloa ha hecho que muchos en el PSOE hayan cambiado de gafas. Él también. Como confesaba a este periódico un alto dirigente de la máxima confianza del presidente, este ya se ha convencido de que "no tiene por qué ser una mujer" quien tire de la lista del partido en la capital. Distintos interlocutores confirman ese cambio de planteamiento de Sánchez. En la última semana de julio, de hecho, el jefe del Ejecutivo mantuvo una "larga y cordial" conversación con Franco y le trasladó esa misma idea.

Panorama muy incierto

"Él ya está convencido de que hay que buscar la mejor opción, y de que hay que salir a ganar, porque tenemos opciones muy serias de recuperar el ayuntamiento", confirman fuentes muy próximas al secretario madrileño. En el área federal de Organización, que comanda el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y que gestiona en el día a día su dos, el navarro Santos Cerdán, se escucha exactamente la misma tesis. El prisma ha variado.

Algunos dirigentes han sugerido a Sánchez el nombre de Baltasar Garzón, aunque en el entorno de este descartan que pueda sumarse al proyecto

Se buscará, pues, el candidato "más competitivo", capaz de batir a Carmena, la alcaldesa que se ha convertido en una figura emblemática para la izquierda y que es una marca electoral muy poderosa por sí misma, al margen de su equipo, que en no pocas ocasiones actúa como una orquesta escasamente coordinada y disfuncional, a ojos del PSOE. Hasta ahora, el partido miraba de reojo a la regidora, porque era consciente de que era una aspirante muy fuerte, y consideraba que el hecho de que ella pretenda repetir o no al frente de Ahora Madrid era un elemento clave para elegir al cabeza de cartel socialista.

Esa lógica ya no opera tanto. Ya no hay "miedo a Carmena", porque la fortaleza que da al PSOE ocupar La Moncloa pesa más. Además, los colaboradores de Sánchez siguen pensando que finalmente la alcaldesa no optará a un segundo mandato. Los socialistas le han aprobado sus tres Presupuestos municipales y la relación personal con ella, no obstante, es óptima. El presidente le ha dirigido numerosos halagos y le ha manifestado su máximo respeto en público, y la citó en La Moncloa a los pocos días de aterrizar en el Gobierno. También se ha visto con ella Ábalos.

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el pasado 19 de julio en Madrid. (EFE)
El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el pasado 19 de julio en Madrid. (EFE)

La pregunta, pese a todo, sigue siendo la misma: entonces, ¿quién? No hay ningún nombre fuerte ahora en las quinielas, al contrario de lo que ocurría meses atrás cuando circulaba con fuerza el de la exministra de Vivienda y miembro de la ejecutiva federal Beatriz Corredor. Ella era la única que seguía viva en las apuestas después de que se hubieran descartado la presidenta del PSOE, la extitular de Medio Ambiente Cristina Narbona, y la exportavoz parlamentaria y hoy ministra de Defensa, Margarita Robles.

Sánchez, dicen quienes han hablado estos días con él, no ha tomado aún una decisión, ni hay presión exterior alguna, puesto que Carmena no ha querido avanzar sus planes, el PP no tiene número uno para la ciudad y solo está más segura la apuesta de Ciudadanos, Begoña Villacís. Algunos de los colaboradores más cercanos al jefe del Ejecutivo le han sugerido el nombre del exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El exjuez sigue siendo un referente para la izquierda del país, el hombre que destapó la trama Gürtel en 2009 —y que, nueve años después, se tradujo en una condena a sus cabecillas y al propio PP, razón que motivó la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de La Moncloa— y que fue apartado de la carrera por autorizar escuchas entre los internos y sus letrados. El combatiente también de la memoria histórica.

Contactos preliminares con Actúa

Garzón ha promovido, junto al portavoz de IU en el Parlamento asturiano y ex coordinador general de la federación, Gaspar Llamazares, el partido Actúa, que ha mantenido contactos "de cortesía, no negociaciones" con la dirección de Franco. El líder madrileño siempre ha reiterado su intención de ampliar el espacio de colaboración de las izquierdas, aunque "sin hablar de nombres". La incorporación del que fuera azote del terrorismo, la corrupción o el narcotráfico ejercería de potente gancho para los votantes progresistas, si bien suscita aún resquemor en una parte del PSOE, que no olvida cómo, tras concurrir como número dos por Madrid en las generales de 1993, detrás de Felipe González, y salir con cajas destempladas del Ejecutivo, abrió el caso GAL, que colocó contra las cuerdas al mismo expresidente. Algunos le ven incluso "demasiado elitista" por contraste con Carmena.

Lo previsible es que no haya competición entre aspirantes cuando el presidente, en coordinación con el líder del PSOE-M, tome la decisión

Garzón "ya ha desmentido varias veces" que quiera ser candidato del PSOE. "Nada nuevo", indican en el entorno del exjuez, que descartan tajantemente que pueda embarcarse en la lista por Madrid, ya que está "en otras cosas y en otro proyecto". En el PSOE-M reconocen que el nombre ha sonado, "pero como tantos otros". "Sinceramente, no descarto nada, pero como otros muchos que estarían encantados", señalan fuentes del entorno de Franco a este periódico. En eso sí hay coincidencia con otros interlocutores consultados, tanto de La Moncloa, de Ferraz y del PSOE-M: ahora "el abanico donde elegir es mucho mayor", mientras que antes costaba convencer a posibles números uno por las malas perspectivas electorales: ir a las urnas era sinónimo casi de naufragio seguro. Las opciones hoy crecen, porque tira que el partido esté en el Ejecutivo central, porque las perspectivas de mejora son evidentes y porque "ya no es lo mismo decir que no a quien es presidente del Gobierno".

El exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, el pasado 2 de julio en Madrid. (EFE)
El exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, el pasado 2 de julio en Madrid. (EFE)

En realidad, las opciones reales solo comenzarán a barajarse tras la vuelta de vacaciones. Sánchez aún tiene tiempo. En la última ejecutiva federal, el pasado julio, se decidió no llevar el borrador de calendario que había elaborado el equipo de Franco. Se metió en el congelador. Se espera que se apruebe a primeros de septiembre, con vistas a que las urnas para elegir al candidato de la capital se abran entrado noviembre.

Sánchez repiensa su cartel para Madrid "sin miedo a Carmena" y no descarta un hombre

Pero ese sería el último estadio, en caso de que hubiera competición entre dos aspirantes. Situación poco probable. Lo previsible es que en cuanto Sánchez señale a su ungido, el PSOE-M se alinee con él. Y así sucederá porque Franco no es ningún verso libre, como sí lo era Tomás Gómez, que se atrevió en 2010 a enfrentarse a José Luis Rodríguez Zapatero, que apostaba no por él para las autonómicas, sino por Trinidad Jiménez, y perdió. No obstante, haya o no contrincantes, el partido está obligado formalmente a abrir el proceso de primarias, acabe o no en votación de los militantes. Antes de la moción de censura, se hablaba de octubre, no de noviembre.

Los vientos favorables del CIS

Con esos plazos, cabe pensar que a finales de octubre, cuando se dé el pistoletazo de salida, se conozca al hombre o a la mujer propuesto por Sánchez y pactado con Franco. En el PSOE-M se piensa incluso en proponer un doble calendario: uno común para todos los municipios de la Comunidad, más temprano, y otro, con punto final en noviembre, para la capital, para darle un tratamiento diferenciado. El cabeza de cartel para la presidencia del Gobierno autonómico ya está proclamado, y es el exministro Ángel Gabilondo, igual que en 2015.

Los socialistas están más animados porque el partido, según el CIS, es la opción favorita en los jóvenes y las grandes ciudades, graneros esquivos

La convicción de que Madrid puede ser una plaza más asequible para los socialistas ha crecido tras el barómetro de julio del CIS, publicado este jueves. No solo por la estimación de voto, un 29,9% —el PSOE volvería a ser primera fuerza, gana 7,9 puntos respecto al estudio anterior y aventaja en 9,5 puntos a PP y Ciudadanos—, sino por lo que señalan las tripas del sondeo.

Así, los socialistas serían la opción favorita para hombres y mujeres, y para los electores de todas las edades, incluidos los jóvenes, el sector que más costaba conquistar al partido porque se inclinaba más hacia las nuevas formaciones. El PSOE, según el mismo barómetro, también es el primer partido en las ciudades medias y en las grandes urbes, y no únicamente en las pequeñas poblaciones, como ocurría antes.

Sánchez repiensa su cartel para Madrid "sin miedo a Carmena" y no descarta un hombre

Estos no son datos menores, a ojos de Ferraz. La dirección ya había detectado, desde las elecciones de 2015, que tenía un problema de penetración, y muy serio, entre los más jóvenes y en las grandes localidades. Madrid tradicionalmente ha acusado más las dinámicas de la política nacional, advierten fuentes de la cúpula, por lo que si el estado de salud del partido es fuerte en toda España y buena la imagen de Sánchez, cabe suponer, insisten, en que esa ola positiva llegará, sobre todo, a la capital y a la región. De ahí que ahora se piense que es "posible" reconquistar no solo el Ejecutivo autonómico —el PP, tras la dimisión de Cristina Cifuentes por el escándalo de su máster, está descabezado y sin candidatos en ninguna de las dos grandes plazas, antaño sus joyas de la corona—, sino también el ayuntamiento, pese al tirón indudable que en el PSOE reconocen a Carmena y pese que antes de la moción a Rajoy las previsiones fueran poco halagüeñas: les deslizaban a la cuarta posición, por debajo de Ahora Madrid, Ciudadanos y PP..

Competición en Zaragoza

En la reunión que el 26 de julio mantuvieron Ábalos y Cerdán con los secretarios de Organización regionales, se les dijo que las candidaturas completas para autonómicas, municipales y europeas tenían que estar listas para marzo, cuando se prevé que el comité federal del PSOE las ratifique. La orden que trasladaron a los jefes de los aparatos fue clara: han de afanarse en buscar a "los mejores candidatos" en todos los municipios y ponerse en "modo campaña" desde septiembre. La dirección federal estaba convencida de que podía ser primera fuerza en locales y europeas en mayo de 2019. Ahora, esa sensación indican en Ferraz, es más poderosa. Los comités electorales, también el federal, comenzarán a montarse a la vuelta de vacaciones.

Ferraz ha dado la orden a sus federaciones de que se pongan en "modo campaña" desde septiembre. Las listas han de estar hechas en marzo

El PSOE tiene ya proclamados a la mayoría de sus candidatos autonómicos, salvo Andalucía, Valencia y Baleares —donde repetirán, salvo sorpresa mayúscula, los presidentes Susana Díaz, Ximo Puig y Francina Armengol—, La Rioja (volverá a optar Concha Andreu) y Canarias, federación en la que no se descarta un adversario del candidato oficialista, el líder del archipiélago, Ángel Víctor Torres.

Los candidatos autonómicos del PSOE para 2019

FederaciónCandidato¿Proclamado?¿Repite?¿Preside la CA el PSOE?
AndalucíaSusana DíazNO
AragónJavier Lambán
AsturiasAdrián BarbónNO
CantabriaPablo ZuloagaNONO
Canarias NONONO
Castilla-La ManchaEmiliano García-Page
Castilla y LeónLuis TudancaNO
Com. ValencianaXimo PuigNO
ExtremaduraGuillermo Fdez. Vara
Illes BalearsFrancina ArmengolNO
La RiojaConcha AndreuNONO
MadridÁngel GabilondoNO
MurciaDiego ConesaNONO
NavarraMaría ChiviteNO

Pero sí quedan por elegir muchos cabezas de lista municipales. No solo Madrid. Ahora está abierto el proceso en Zaragoza, donde competirán la consejera Pilar Alegría —la favorita, la impulsada por el presidente autonómico, Javier Lambán, y bien vista por Ferraz—, la exedil Carmen Dueso —que perdió contra Lambán en las primarias orgánicas del otoño pasado— y el diputado regional Florencio García Madrigal.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios