el juez: "Es una mera transformación de convergencia"

El PDeCAT se asoma al abismo de la disolución tras ser imputado en el 3%

El Código Penal contempla desde 2012 que los delitos a los que se enfrenta el PDeCAT (tráfico de influencias, cohecho y blanqueo) sean castigados con la disolución del partido político

Foto: Imagen de la jornada de clausura de la primera Asamblea Nacional del PDeCAT. (EFE)
Imagen de la jornada de clausura de la primera Asamblea Nacional del PDeCAT. (EFE)

El PDeCAT se asoma al precipicio de la disolución tras el último giro del caso del 3%. El instructor de la causa, el juez José de la Mata, acordó este viernes imputar a Convergencia Democrática Catalunya (CDC) y a su nueva marca tras concluir que no tomaron ninguna medida para prevenir y desactivar la trama corrupta que crearon sus máximos dirigentes para amañar decenas de adjudicaciones públicas a cambio de donaciones ilegales al partido. Por esos hechos, De la Mata imputa a ambas personas jurídicas los "delitos de tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales, sin perjuicio de ulterior calificación".

La decisión del magistrado frustra el plan que pusieron en marcha los convergentes en 2016 para desvincularse de los casos de corrupción que arrastraba el partido, sobre todo, el caso Palau y el propio 3%. El auto considera que existen elementos suficientes para sostener que el PDeCAT sería una "mera transformación o cambio de apariencia de una misma realidad, con la finalidad de desconectarse de las responsabilidades en las que pudiera haber incurrido la formación política precedente", es decir, CDC. De una sola tacada, la resolución vuela por los aires el cordón sanitario que construyeron los herederos de Jordi Pujol para mirar únicamente al futuro y abre la puerta a que el PDeCAT asuma las consecuencias que se deriven de una hipotética condena.

175 millones amañados, 1 millón en comisiones

De la Mata señala que, de las diligencias practicadas hasta la fecha, se desprende que entre 2008 y 2014 altos cargos de CDC manipularon licitaciones públicas por importe de 175 millones de euros a cambio de donaciones a las fundaciones satélite del partido (CatDem, Forum Barcelona y Nous Catalans) que sumaron 1 millón. La opción más factible es que, además de tener que devolver ese importe, presuntamente ingresado de forma irregular, el PDeCAT deba afrontar sanciones económicas adicionales. Así lo contempla el Código Penal para los tres delitos a los que se enfrenta.

La disolución es el peor escenario, pero el Código Penal incluye otros castigos menos severos que también alterarían el funcionamiento del PDeCAT

Pero, desde 2012, la ley incluye otros castigos más drásticos para los partidos —desde 2010 para el resto de personas jurídicas— que incurran en esas tipologías delictivas. Las tres acusaciones (tráfico de influencias, cohecho y blanqueo) dejan en manos del tribunal sentenciador la opción de disolver la persona jurídica condenada, una medida "que producirá la pérdida definitiva de su personalidad jurídica, así como la de su capacidad de actuar de cualquier modo en el tráfico jurídico, o llevar a cabo cualquier clase de actividad, aunque sea lícita", según la legislación. Es decir, que la trama del 3% podría terminar sepultando al PDeCAT y sus políticos electos pasarían a ser cargos no adscritos.

La disolución es el peor de los escenarios, pero el Código Penal incluye otros castigos menos severos que también alterarían el normal funcionamiento del PDeCAT. En concreto, contempla "la suspensión de sus actividades por un plazo que no podrá exceder de cinco años"; la "clausura de sus locales y establecimientos"; la "prohibición de realizar en el futuro las actividades en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto el delito"; la "inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, para contratar con el sector público y para gozar de beneficios e incentivos fiscales o de la Seguridad Social", y la "intervención judicial para salvaguardar los derechos de los trabajadores o de los acreedores por el tiempo que se estime necesario".

Un momento de la asamblea del PdeCAT celebrada el pasado fin de semana. (EFE)
Un momento de la asamblea del PdeCAT celebrada el pasado fin de semana. (EFE)

No hubo controles

El auto da numerosos motivos para que la intranquilidad se extienda entre los antiguos convergentes. Para que una persona jurídica evite ser condenada por hechos cometidos por sus integrantes debe acreditar que "el órgano de administración" adoptó y ejecutó con eficacia "modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos"; que esas medidas fueron confiadas "a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa"; que "los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y prevención", y que "no se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión, vigilancia y control".

En el caso de los partidos políticos, esos sistemas de control, recuerda De la Mata, incluyen una doble comprobación: una de tipo interno en "virtud del cual deberán prever un sistema que garantice la adecuada intervención y contabilización de todos los actos y documentos de los que se deriven derechos y obligaciones de contenido económico, conforme a sus estatutos"; y otro externo, "asumido en exclusiva por el Tribunal de Cuentas y consistente en el control de la actividad económica y financiera".

Según el juez, la refundación de Convergencia no sería suficiente para que su nueva marca eludiera las responsabilidades penales

El auto considera indiciariamente acreditado que ninguno de estos controles se aplicó en CDC, a pesar de que los "órganos y el personal con responsabilidad directiva estaban en conocimiento de las irregularidades advertidas en relación con la operativa de financiación". "En los mismos informes del Tribunal de Cuentas, se ha venido indicado, en relación con la supuesta prestación de servicios por parte de CDC a sus fundaciones vinculadas (supuesto origen del tránsito económico entre las fundaciones y el partido), que el sistema de control empleado (notas internas emitidas por CDC), son insuficientes para acreditar los servicios realmente prestados y poder evaluar si los ingresos percibidos se corresponden con los costes incurridos. De hecho, se cuestiona, incluso, que se correspondieran con servicios realmente prestados", dictamina el juez.

"Un sistema normalizado de financiación"

La resolución también subraya que la trama de financiación ilegal habría permanecido activa durante años (2008-2014), con independencia de los cambios que produjeron durante ese periodo en los principales órganos de dirección del partido. "Esta operativa, lejos de corresponderse con una iniciativa autónoma e independiente de determinadas personas físicas en el ejercicio de sus cargos de responsabilidad en el partido, se correspondería con un sistema normalizado de financiación que se habría sostenido en el tiempo a pesar del relevo de las personas que lo integraban y a pesar de las advertencias de irregularidad de las que eran informados", señala el auto.

Artur Mas, primer presidente del PDeCAT, en una imagen de archivo. (Reuters)
Artur Mas, primer presidente del PDeCAT, en una imagen de archivo. (Reuters)

La refundación de Convergencia no sería suficiente para que su nueva marca eludiera las responsabilidades penales de una posible condena, según el juez. El auto expone numerosos indicios de que el PDeCAT solo sería una "mera transformación o cambio de apariencia de CDC". Uno de los más destacados es el hecho de que "la totalidad de los miembros de PDeCAT que integran la estructura directiva y de responsabilidad desarrollaba funciones igualmente de responsabilidad en CDC (75 cargos de los 80 cargos del PDeCAT)".

Hasta la misma cuenta de Twitter

Asimismo, apunta que se ha comprobado durante las diligencias que "una parte absolutamente sustancial de los trabajadores de CDC, a pesar de estar en nómina de CDC, prestan sus servicios profesionales para PDeCAT". Otras pruebas de la continuación de actividades serían que 37 de los 42 inmuebles propiedad de CDC están siendo utilizados como sedes del PDeCAT; que en julio de 2016 la misma cuenta de Twitter de CDC (@ConvergenciaCAT) pasó a denominarse @Pdemocratacat; y que "los datos de contacto telefónico facilitados por el PDeCAT o por sus delegaciones territoriales, coinciden en gran medida con los que anteriormente se facilitaban como datos de contacto de CDC". "Los datos de titularidad de estas líneas dé teléfono, se encuentran titularizadas por CDC", expone el auto.

"Estos indicios, parecen corresponderse con el hecho de que, a los limitados efectos que ahora interesan, la creación del PDeCAT se podría identificar con una mera transformación o incluso con un simple cambio de apariencia, del partido que impulsa su creación, CDC, para eludir las responsabilidades penales en que hubiera podido incurrir". Y unas de esas responsabilidades es la liquidación del partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios