trasladan la presión al partido popular

Podemos mantiene su veto a los objetivos de déficit pese al órdago del adelanto electoral

La dirección del grupo confederal ha mantenido conversaciones con el grupo socialista y también con el Gobierno, aunque considera que los avances han sido insuficientes

Foto: La portavoz adjunta de Podemos, Ione Belarra, conversa con el presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, en el hemiciclo del Congreso. (EFE)
La portavoz adjunta de Podemos, Ione Belarra, conversa con el presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, en el hemiciclo del Congreso. (EFE)

La amenaza de un hipotético adelanto electoral expresada por el Gobierno debido a la debilidad parlamentaria que le dificulta sacar adelante el techo de gasto, el primer paso imprescindible para tramitar los Presupuestos Generales del Estado del próximo año, no ha tenido ningún efecto en Unidos Podemos. Al menos hasta el momento. La dirección del grupo confederal ha mantenido conversaciones con el grupo socialista y también con el Gobierno, aunque considera que los avances han sido insuficientes para brindar su apoyo en la votación de este viernes en el Congreso, lo que hasta ahora califican de "difícil". Con todo, el equipo económico de la formación, liderado por Nacho Álvarez, sigue estudiando los números que el Gobierno ha puesto sobre la mesa a la espera de tomar una decisión, previsiblemente este mismo jueves.

La respuesta a la amenaza del adelanto electoral pasa por trasladar la presión al PP, en plena renovación interna tras la reciente elección de Pablo Casado como presidente del partido, y a la espera de perfilar su estrategia de oposición e incluso su dirección. Desde Podemos, consideran que las palabras de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, advirtiendo que el Ejecutivo "no va a resistir más de lo razonable", están dirigidas a los populares.

Precisamente, en las últimas horas han instado al Ejecutivo a negociar con los populares para evitar su bloqueo en el Senado —donde cuentan con mayoría— del techo de gasto, hasta el punto de reconocer en privado cierta sorpresa por la escasa voluntad negociadora, y no solo con el PP, sino con el resto de formaciones que propiciaron la moción de censura. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, por ejemplo, reiteraba este lunes que su partido se mantiene por el momento en la abstención, tal como hizo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y ERC lo fiaba todo a la comisión bilateral Generalitat-Estado.

Aunque el primer paso para la aprobación de las cuentas saliese adelante en el Congreso, donde sería imprescindible el apoyo de Unidos Podemos y el resto de formaciones que propiciaron el bloque de la moción de censura, el PP tiene capacidad de veto en la Cámara Alta. Por tanto, fuentes cercanas a la dirección de la formación liderada por Pablo Iglesias entienden que la pelota no está en su tejado.

La respuesta a la amenaza del adelanto electoral pasa por trasladar la presión al PP y a la espera de perfilar su estrategia de oposición

Lo que haga o deje de hacer Unidos Podemos en la votación de este viernes es irrelevante si el Senado lo bloquea 'a posteriori', según se viene a asegurar. "Por tanto, el actor fundamental es el PP", indican estas mismas fuentes, insistiendo en que es la formación con quien debería negociar el Gobierno. Sin embargo, el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, avanzó que los populares barajan votar en contra de la nueva senda de consolidación fiscal.

De lo que no hay duda es de que el techo de gasto es crucial para calibrar la posibilidad de sacar adelante la veintena de medidas que Podemos puso sobre la mesa del presidente, al tratarse de una agenda social para cuya implantación será necesario mantener el déficit y el gasto. Es por ello que se señala desde la formación que es posible no desvelar su sentido del voto hasta "escuchar atentamente al Gobierno en el debate" de este viernes.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, puntualizaba este martes en declaraciones a la agencia EFE que si las Cortes rechazan la nueva senda de déficit, estas cuentas tendrán que incluir un pequeño "ajuste" de los ingresos tributarios. El techo de gasto que acompañaría a los Presupuestos, que no tendría que volver a aprobarse, sería así "muy similar" al aprobado en Consejo de Ministros el pasado viernes, 125.064 millones, un 4,4% más. "No se entiende por qué el PP rechaza una senda que lo que permite es que la fiscalidad de este país no tenga que acompañar esas necesidades que tienen los ciudadanos por la vía fiscal, sino que la podría acompañar por la vía de la relajación del objetivo", ha añadido. El dirigente de Podemos Rafa Mayoral resumía este lunes que las cifras que baraja el Gobierno no tienen "ni chicha ni limoná".

El secretario de Organización, Pablo Echenique, ya trasladó hace un mes la idea de que el techo de gasto, que determinará el color de los Presupuestos, "no depende de nosotros, depende del PP". También se está apostando desde la formación morada por agotar la legislatura hasta su límite legal en 2020, siempre y cuando se pueda consolidar el bloque de la moción de censura, lo que de momento está siendo extremadamente complejo, como se ha demostrado en el fiasco de la renovación del consejo de administración de RTVE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios