SEMANA DE VÉRTIGO EN EL PARLAMENTO

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

"Toca pico y pala y trabajar por cada voto", dicen en el Gobierno, que afronta dos votaciones claves este viernes en el Congreso. El Ejecutivo amaga con unas elecciones que no quiere para presionar

Foto: Pedro Sánchez sale a la entrada del palacio de la Moncloa para recibir al primer ministro del Líbano, Saad Hariri, el pasado 20 de julio. (EFE)
Pedro Sánchez sale a la entrada del palacio de la Moncloa para recibir al primer ministro del Líbano, Saad Hariri, el pasado 20 de julio. (EFE)

Algunos en La Moncloa definen estos próximos tres días de julio como el Tourmalet de la semana. Uno de los puertos de montaña más complicados que tiene que atravesar el Gobierno en este menos de medio centenar de días que han transcurrido desde que Pedro Sánchez accedió al poder. La comparecencia del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por los audios de Corinna zu Sayn-Wittgenstein que salpican al rey Juan Carlos. La elección de la administradora provisional única de RTVE, Rosa María Mateo, después de un accidentado y fallido intento de renovación de su consejo. La aprobación de la nueva senda de déficit permitida por Bruselas.

Tres envites sucesivos que el Ejecutivo confía en salvar, sobre todo los dos últimos, porque se plasman en una votación en el pleno del Congreso, aunque es consciente de que es "difícil". Y todo ello en un contexto endemoniado, con un PSOE de base parlamentaria muy débil (84 escaños), con un PDeCAT tomado por Carles Puigdemont y un PP "en el monte". La hipótesis del bloqueo asoma en el horizonte, de ahí que el Ejecutivo haya amagado con apretar el botón nuclear de las elecciones anticipadas si se piden imposibles, un aviso demasiado potente que se dirige, en primer término, a sus socios parlamentarios, aquellos que hicieron a Sánchez presidente.

Este miércoles pasa por la comisión de Secretos Oficiales el jefe de los servicios de Inteligencia, Félix Sanz Roldán, y es seguro que la presión para que los socialistas asuman una investigación parlamentaria sobre las actividades del Rey emérito ascenderá. Pero el verdadero termómetro de la estabilidad del Gobierno llegará el viernes, cuando la Cámara Baja proceda a la segunda votación de Mateo, en la que necesita la mayoría absoluta de 176 votos —en la primera vuelta, hoy, requiere dos tercios (234 apoyos), y no los tendrá—, y a la discusión del techo de gasto y aprobación del nuevo marco de déficit y deuda, piedra angular sobre la que Hacienda ha de construir los Presupuestos de 2019. En este caso, le basta con mayoría simple, más síes que noes (los de PP, Ciudadanos y Coalición Canaria), pero aun así la muralla no está siendo sencilla de superar para Sánchez. De cualquier modo, la senda de consolidación fiscal caerá previsiblemente el lunes en el Senado por el rechazo de los populares, porque allí disfrutan de mayoría absoluta y el texto no regresaría al Congreso, al contrario que el resto de leyes.

El Ejecutivo no puede permitirse otro fiasco en RTVE después de la votación fallida del consejo de administración temporal. Precisa mayoría absoluta


En el Ejecutivo y en el Grupo Socialista insisten en que están "trabajando" para conseguir los apoyos necesarios para las dos votaciones clave del viernes. Pero, a 48 horas, aún no están amarrados esos respaldos. "Toca pico y pala y trabajar por cada voto", dicen gráficamente fuentes de La Moncloa. En el caso de la elección de la administradora única de RTVE, las dudas se concentran en el PDeCAT, el partido que aún no ha confirmado si votará sí como en los plenos anteriores, en los que se ventilaba el nombramiento de un consejo interino al completo. Sus ocho diputados son imprescindibles para el PSOE.

Las pegas de Podemos y Compromís

La formación independentista está aún reordenándose después de su convulsa asamblea nacional del fin de semana, en la que su máxima responsable, la pragmática Marta Pascal, fue tumbada por Carles Puigdemont, que consiguió situar al frente del partido a dos peones de su estricta confianza, David Bonvehí como presidente y Míriam Nogueras como número dos. Ella es diputada en Madrid, y la que muy probablemente tomará las riendas del grupo en la Cámara Baja. La vicepresidenta del PDeCAT ya advirtió el lunes de que se lo pondrán "más difícil" a Sánchez, si bien en las últimas horas el Govern ha rebajado el pistón. Este martes, la \'consellera\' de Presidencia y portavoz del Ejecutivo de Quim Torra, Elsa Artadi, aseguró que prefieren que el líder socialista tenga estabilidad, siempre y cuando el Gobierno central "apueste por el diálogo y la negociación política" para resolver la crisis catalana.

El Govern, aunque rebaja el pistón, exige a Sánchez que concrete cómo piensa aprobar su plan de déficit al decaer el acuerdo en el Senado

En el caso de la senda de déficit, las dificultades se multiplican. Podemos (67 escaños) considera que el techo de gasto planteado para 2019, un 4,4% más 125.064 millones de euros, frente a los 119.834 del ejercicio de 2018— es "absolutamente insuficiente". Y Compromís (cuatro parlamentarios) se inclina por la abstención. El PDeCAT (ocho actas) y ERC (nueve) harán lo que decida el Govern, que ambos comparten. Artadi pidió este martes a Sánchez que concrete "qué plan tiene para aprobar" la nueva senda de déficit, dado el seguro veto del PP en el Senado.

Este bofetón en la Cámara Alta —siempre y cuando se superase la prueba del Congreso— supondría que Hacienda tendría que elaborar los Presupuestos de 2019 bajo el marco presupuestario aprobado por Mariano Rajoy antes de la moción de censura, y que es más restrictivo, puesto que obliga a un déficit máximo en 2019 para el conjunto de las Administraciones del 1,3%, frente al 1,8% pactado ahora con Bruselas. Esas cinco décimas extra se repartirían básicamente para las comunidades y la Seguridad Social —dos décimas cada una—, y en última instancia para el Estado (una décima, equivalente a 1.200 millones).

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

Artadi señalaba que si el "posicionamiento del PP es bloquear" en el Senado la senda de déficit para el periodo 2019-2021, "no tiene mucho sentido" que el Govern discuta cómo votar en el Congreso el viernes. El plan del Gobierno, añadió, "es mejor que nada, pero está lejos" de lo que querría el Gabinete de Torra, añadió. Una respuesta que podría acomodarse a cualquier sentido de voto. La negociación, pues, sigue abierta.

El ejemplo del PSOE de la gestora

El veto garantizado del PP de Pablo Casado a los objetivos de estabilidad presupuestaria en la Cámara Alta actúa como una rémora para el resto de los grupos. Como recordaba a este diario una portavoz de una formación minoritaria, "no hay incentivos" para que los partidos se remanguen y apoyen al Ejecutivo, puesto que sería tanto como "sacrificar su discurso" para salvar una votación a Sánchez que, de todos modos, en segunda instancia, en el Senado, perderá.

Hacienda lucha para "convencer" a los grupos de que es "positivo" que apoyen los objetivos en el Congreso y probar que Sánchez no está "débil"

Hacienda es consciente de las dificultades, pero está empleándose en "hablar con todos los grupos", para "convencerles" de por qué es necesario apoyar las metas de déficit, "hacerles ver que es positivo". No hay por ahora conversaciones sobre partidas de los futuros PGE, alegan. "Tiene importancia ganar una votación para demostrar que no estás débil", argumentaban a este diario fuentes del ministerio que dirige María Jesús Montero. Para el Ejecutivo, el revés sería más doloroso si ni siquiera logra superar el viernes el examen del Congreso. El fracaso sería de mayor envergadura, y volvería a evidenciar su fragilidad parlamentaria apenas una semana después de que la Cámara tumbase la elección de los cuatro últimos consejeros de RTVE que quedaba por designar.

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

Para persuadir a los socios de la moción, la ministra de Hacienda y el Gabinete socialista presionan al PP para que por "responsabilidad" apruebe la senda de déficit, porque si la rechaza "tendrá que explicar" a los ciudadanos por qué no quieren más recursos para las comunidades —las administraciones sobre las que descansan servicios como la sanidad, la educación o la financiación parcial de la dependencia— y para la Seguridad Social, máxime cuando es Bruselas quien lo permite. Este martes, en declaraciones a EFE, Montero recordaba que el PSOE, cuando estuvo "en una situación similar", en la oposición, sí "apoyó al Gobierno" de Rajoy en el marco con el que elaboró las cuentas de 2017. Pero en aquel tiempo pilotaba la formación la gestora de Javier Fernández, más proclive al entendimiento con el PP. Cuando Sánchez se hizo con las riendas del PSOE otra vez, ordenó votar en contra del techo de gasto de 2018.

Así las cosas, en Hacienda ahora mismo el pálpito es que el viernes las cosas están "muy difíciles", pero "se puede conseguir el visto bueno del Congreso" a la senda de déficit, aunque luego la haga fracasar el lunes el Senado. En el Ejecutivo valoraban, en ese sentido, la \'relajación\' en las declaraciones de Artadi. Y esperaban que el culebrón en el que se ha convertido la renovación de RTVE concluya con éxito. "El Gobierno no va a cejar, y el Grupo Socialista trabajará también para lograr esa meta", subrayaban fuentes del entorno del presidente. De cualquier modo, haya o no nueva senda aprobada, Hacienda redactará su proyecto de PGE de 2019 —si no salen adelante, al menos el PSOE habrá enseñado sus prioridades y su modelo de país—, y se elija o no Mateo, el concurso para el nombramiento de una nueva cúpula de la radiotelevisión estatal ya está en marcha.

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

Los cinco votos del PNV, amarrados

El apoyo más estable para Sánchez es, ahora mismo, el PNV. Los nacionalistas vascos (cinco diputados) ya tienen decidido tanto refrendar la elección de Mateo como el marco de estabilidad presupuestaria. En este caso, por dos razones: porque entienden que es una cuestión "más técnica que política" y que, por tanto, no prejuzga el sentido de voto de los Presupuestos de 2019, y porque aplauden esas dos décimas extra de margen que se concede a las comunidades.

Celaá advierte de que "nadie va a resistir más allá de lo razonable" y Borrell antepone la integridad territorial de España a la duración de la legislatura

En una semana complicada, el Gobierno no escondió que el escenario ha cambiado, por el giro operado por el PDeCAT tras la toma del control de Puigdemont y la línea de oposición dura marcada por el PP de Casado. La portavoz, Isabel Celaá, no descartó del todo un adelanto de las generales. "Nadie está pensando en adelantar elecciones, si bien nadie va a resistir más allá de lo razonable. Sería absurdo", aseguró ayer en un desayuno informativo en Madrid.

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

Sus palabras fueron muy claras, aunque más tarde desde La Moncloa intentaron corregirla: el Ejecutivo, advirtieron, "mantiene su rumbo" y sigue trabajando para "desarrollar su agenda del cambio". El presidente, indicaban, ha manifestado ya "su intención de agotar la legislatura", igual que ha reiterado su apelación a la "responsabilidad" de los partidos para "mantener abiertas las vías de diálogo". La nueva coyuntura, en definitiva, "no varía su compromiso con el nuevo tiempo" iniciado con Sánchez. El titular de Exteriores, Josep Borrell, fue después sin embargo aún más rotundo que su compañera de Educación: "Nada más importante para un Estado que su integridad territorial. La duración de una legislatura no se puede poner en el platillo de la balanza frente a la pérdida de la integridad territorial de un Estado. Hasta ahí podríamos llegar".

Sánchez redobla esfuerzos con los grupos para salvar el doble envite de RTVE y déficit

Lo que trasladaba Celaá, que previamente avanzaban en privado interlocutores del Gobierno y del partido, era no obstante el mensaje esperado: que el presidente no aguantará si le es imposible adoptar ninguna iniciativa y también que está dispuesto a apretar el botón nuclear de las elecciones si hay bloqueo. Trasladaba así a los grupos la presión de cargar con la responsabilidad de un adelanto, y de incluso enfrentarse a él con las encuestas en contra. Sánchez dispone de la herramienta tan poderosa de decidir la fecha, y la elegirá, como todos los presidentes, cuando le sea más rentable a su partido.

Carmen Caffarel, ex directora general de RTVE, propuesta como experta

Rosa María Mateo, en caso de que fuera elegida este viernes como administradora provisional única de RTVE, gobernaría la corporación un teórico corto periodo de tiempo, porque el procedimiento de concurso para la elección del consejo de administración definitivo (para un mandato) ya está en marcha desde el pasado viernes, cuando el procedimiento se publicó en el BOE y en el 'Boletín Oficial de las Cortes Generales'. 

Este martes a las 20 horas concluía para los grupos el plazo de presentación de los candidatos al comité de expertos, el órgano encargado de cribar a los aspirantes a consejero. El PSOE presentó, como su propuesta estrella, a la catedrática de Comunicación Audiovisual Carmen Caffarel, directora general de RTVE entre 2004 y 2007, directora del Instituto Cervantes entre 2007 y 2012 y miembro del consejo de administración de Telemadrid desde 2016.

El PSOE también postuló al periodista y catedrático de Periodismo Josep Lluís Micó (que no logró su plaza como consejero de RTVE), y José Manuel Diego Carcedo, un histórico de la casa y consejero de administración entre 1996 y 2007. Además, PSOE, Unidos Podemos, PNV y Nueva Canarias promueven a la profesora de Comunicación de la Complutense Isabel Tajahuerce Ángel

El PP propuso a Andrés Martín Velasco, José Francisco Molina Andreu, Mauricio Fernández Martín, Pilar Bernal Moreno, Maite Alfageme González-Ubeda, Edith Martínez Odriozola, Jesús María Mellado Morales, José Luis González Sánchez, Juan Roldán Corres, Juan Manuel Hidalgo Rodríguez, Daniel Sirera Bellés y Antonio Castillo Bretón.

 

De todos ellos, los nombres más llamativos promovidos por el PP son los de Martín Velasco, consejero saliente de RTVE; Mellado, director de Comunicación del Ministerio de Agricultura (2011-2017) y jefe de prensa del PP en varias legislaturas; Hidalgo Rodríguez, actualmente director de La 2 y Sirera Bellés, expresidente del PP catalán, exdiputado autonómico y exconcejal en Barcelona y actual miembro del Consell de l'Audiovisual de Catalunya. 

Ciudadanos postula a la profesora de la Autónoma de Barcelona Isabel Fernández Alonso y a Sandra Fernández, creadora de formatos como 'La Sexta Noche', 'Salsa rosa', o 'Un tiempo nuevo', y productora de documentales como el que Telemadrid emitió sobre los 50 años del rey Felipe VI

Podemos lanza a dos profesores de la Complutense, el veterano Enrique Bustamante y Francisco Sierra. El PDeCAT promueve a su vez al productor de cine Tono Folguera

La comisión mixta de Control de RTVE se reúne este miércoles a las 14:30 horas para evaluar las propuestas y conformar el comité de expertos definitivo. Los aspirantes a consejero deberán presentar sus candidaturas antes del próximo lunes 30 de julio

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios