LA PUGNA POR LA SUCESIÓN DE RAJOY EN EL PP

El PP quiere cerrar las heridas con una dirección que integre a los perdedores

En la primera reunión del nuevo órgano de dirección, el nuevo presidente o presidenta tendrá la posibilidad de integrar a los pesos pesados de la candidatura rival

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría saluda a Pablo Casado en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría saluda a Pablo Casado en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Convencidos de que es inevitable el choque final entre las dos candidaturas en el congreso del PP, sus organizadores empiezan a tomar medidas para facilitar la reconciliación después del 21 de julio. La lista del ganador o ganadora no será bloqueada, sino que el nuevo presidente o presidenta que la encabece tendrá después la facultad de nombrar miembros del nuevo Comité Ejecutivo Nacional (la dirección), incluidos los cargos de vicesecretarios, procedentes de la candidatura perdedora o que se hayan quedado al margen de la elección.

El comité organizador del XIX Congreso Nacional Extraordinario del Partido Popular, ya que no hay candidatura de consenso (ni la prevista en origen con Alberto Núñez Feijóo ni ahora la propuesta por Soraya Sáenz de Santamaría), quiere dejar encarrilado el acuerdo en su aspecto formal para la misma clausura de la asamblea. Según fuentes de la sede de Génova, los 3.082 compromisarios tendrán que elegir entre dos papeletas con los nombres del equipo completo que propongan la exvicepresidenta del Gobierno y el exportavoz del partido, Pablo Casado. Pero una vez hecho el recuento y proclamado el vencedor, en la primera reunión de ese nuevo órgano de dirección el nuevo presidente o presidenta tendrá la posibilidad de integrar ya a los pesos pesados de la candidatura perdedora.

Los organizadores de la asamblea, encabezados por Luis de Grandes, siguen las instrucciones de la última Junta Directiva Nacional convocada por Mariano Rajoy: garantizar la buena marcha y el cumplimiento de las normas para elegir al nuevo presidente y preservar la unidad del partido. José María Aznar y Mariano Rajoy hicieron un uso relativo de ese tipo de plazas 'complementarias' para incluir a sus hombres de confianza en el comité, pero en este caso será un margen ampliado para facilitar la integración posterior a la pelea. El propio De Grandes ocupó esos puestos de libre designación del presidente.

El mismo sábado en que concluye el congreso, Sáenz de Santamaría o Casado podrán nombrar un número tres o vicesecretarios de la lista perdedora. La dirección saliente está compuesta, además de por el presidente, por la secretaria general, por un coordinador general (Fernando Martínez-Maíllo) y cuatro vicesecretarios: Javier Arenas, Javier Maroto, Andrea Levy y Casado. Luego se añaden los portavoces parlamentarios en el Congreso, el Senado y la Eurocámara.

Santamaría pide a Casado que en vez de sumar compromisarios sume al partido

La secretaría general que Casado rechazó en la oferta de Santamaría, igual que cuando se lo planteó María Dolores de Cospedal, no entrará luego en el juego de la integración. En el caso de la exvicepresidenta del Gobierno se da por hecho en fuentes del PP que ya la tiene comprometida para Alfonso Alonso.

También para evitar la imagen de división y situaciones incómodas entre los compromisarios que acuden al congreso sin identificarse con una u otra candidatura (la mayoría aún), los organizadores han decidido que, por primera vez, los delegados se sienten como quieran en el plenario del congreso en vez de hacerlo por origen regional.

El congreso, celebrado para el lema "El futuro de España" y de nuevo con la encina como símbolo de "resistencia y robustez" igual que en la última convención, será el más corto de la historia del PP. En menos de 24 horas quedará despachada la sucesión de Mariano Rajoy. El viernes por la tarde estará dedicado a su despedida, el sábado harán sus discursos, de media hora cada uno, los dos aspirantes, y luego a votar.

Fotografía facilitada por el PP de la reunión del Comité Organizador del Congreso del Partido. (EFE)
Fotografía facilitada por el PP de la reunión del Comité Organizador del Congreso del Partido. (EFE)

Por primera vez habrá cabinas para los compromisarios que quieran elegir su papeleta sin miradas extrañas a su alrededor y, como siempre, votarán en urna. Las papeletas serán de dos colores distintos para distinguir la lista de miembros del comité ejecutivo nacional de la de aspirantes a estar en la Junta Directiva Nacional.

De esa forma, los delegados que asisten al congreso podrán mantener en secreto, si quieren, a quién van a votar por muchas presiones que reciban de los aparatos provinciales o de los equipos de los dos candidatos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios