la TERCERA VÍA PARA LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Carolina Bescansa: "Podemos ha hablado mucho a los independentistas"

Entrevistamos a la confundadora de Podemos sobre su propuesta de reforma constitucional, que pretende poner fin a la crisis territorial, la estrategia del partido frente al PSOE o su futuro político

Foto: La diputada de Podemos Carolina Bescansa, en el Congreso. (EFE)
La diputada de Podemos Carolina Bescansa, en el Congreso. (EFE)

Carolina Bescansa (Santiago de Compostela, 1971) siempre seguirá siendo una de las cinco cofundadoras de Podemos, aunque desde Vistalegre II se encuentra fuera de los órganos de dirección tanto del partido como del grupo parlamentario. Entonces promovió una suerte de tercera vía entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón que no prosperó, pero que mantiene su espírito propositivo. De ahí surgen sus 'Tres propuestas de cambio constitucional para hacer frente a la crisis territorial española', alejadas en muchos aspectos de la propuesta oficial del partido, principalmente en lo relativo al modelo territorial. Una propuesta sobre la que lleva predicando varios meses, ya sea en círculos del partido, conferencias o actos universitarios. Sobre este y otros asuntos de actualidad hablamos con la diputada Carolina Bescansa, que mantiene viva su tercera vía con vistas a 2020.

PREGUNTA. Sitúa en diferentes planos la crisis política catalana, la crisis de Estado y la territorial.

RESPUESTA. Hay una confusión interesada, tanto para quien no quiere afrontar la crisis territorial en España como para quien quiere resolver de manera autoritaria la crisis de Estado, que se generó desde el 1-O. Para poner soluciones, es imprescindible diferenciarlas. La territorial afecta a todas las comunidades y se ha gestado a lo largo de los últimos 40 años, con posiciones políticas y fórmulas presupuestarias contraproducentes para un Estado que garantice el principio de equidad. Creer que solucionando la crisis de Estado, esto es, la desobediencia entre poderes, se soluciona la territorial es una falsedad, así como creer que solucionando la crisis política catalana se soluciona la territorial es una ingenuidad.

P, ¿Habría que recuperar los trabajos de la fallida comisión territorial para ello?

R. No me cabe la menor duda, pero lo fundamental es que los partidos aporten sus propuestas para superar la crisis territorial. Ahora mismo no hay ninguna sobre la mesa y no se puede solucionar la crisis de Estado o de la política catalana sin abordar primero la territorial.

P. Usted defiende el multilateralismo, la búsqueda de una solución desde todas las comunidades, y ahora estamos centrados en las apelaciones a la bilateralidad Gobierno-Generalitat. Incluso que Podemos lidere ese papel de mediación.

Mi futuro es como diputada. No había pensado nunca en formar parte de la Comunidad de Madrid. Vino sobrevenido

R. Las soluciones a la crisis política catalana tienen que venir fundamentalmente de Cataluña. Es absurdo intentar liderar las soluciones a su crisis política desde el conjunto de España. Ahora bien, si nosotros ponemos los cimientos para resolver la crisis territorial española, será más fácil que luego vengan las soluciones a la crisis política en Cataluña.


P. Entonces, ¿se está empezando por el final?

R. Se está empezando por lo más urgente. Ningún Estado democrático se puede permitir que exista una crisis de Estado permanente.

P. Pablo Iglesias, con el respaldo del Gobierno, está tomando la iniciativa para favorecer el deshielo. ¿Hay riesgos en esta operación, se puede volver a caer en lo que usted criticó de hablar más a Cataluña que a España?

R. Yo lo que creo es que en un determinado momento hablamos mucho no a los catalanes, sino a los independentistas. Eso es un desenfoque, porque, insisto, la crisis política catalana le corresponde solucionarla a la sociedad catalana. Y me parece que sus dirigentes van por detrás de las posiciones que están adoptando las mayorías sociales en Cataluña.

P. Los cambios en el sistema de elección del Senado tienen especial importancia en su propuesta.

Es absurdo intentar liderar las soluciones a la crisis política en Cataluña desde el conjunto de España

R. El primer paso es la reforma del sistema electoral del Senado, que permite minorías de bloqueo. Es imprescindible llegar a las próximas elecciones con una modificación de la Loreg en este sentido. Algo muy sencillo que haría a esta Cámara infinitamente más proporcional.

P. El PSOE no parece cercano a esas tesis.

R. Veremos. Hay una característica del PSOE con respeto a reforma electoral, y también a la territorial, que es hacer afirmaciones genéricas de que necesitamos un cambio proporcional, pero no concretar, así como decir que necesitamos una reforma constitucional para hacer un país más federal, pero sin especificar cómo. Nos toca por tanto forzar al PSOE porque el debate de vacío se terminó y es el momento de trabajar para aterrizar propuestas concretas.

P. Pero la correlación de fuerzas en el Congreso es la que es, y hasta el CIS apunta que cogen fuerza las posiciones recentralizadoras.

R. Yo no haría tanto esa lectura. Creo que se trata más de un posicionamiento crítico sobre las carencias de la construcción territorial de España. El CIS se ha vuelto una herramienta rígida, y lo que se expresa dentro de sus formulaciones rígidas hace parecer que aumenten las posiciones recentralizadoras.

P. En su propuesta habla de pueblos, regiones, comunidades, países y naciones. ¿Qué se entiende por tales y quién es quién? ¿Es una división territorial asimétrica?

R. Es una realidad española desde el punto de vista cultural e histórico, pero no creo que la existencia de culturas o historias asimétricas tenga que derivar en la existencia de derechos asimétricos. En términos de derechos sociales y políticos, el Estado debe convertirse en garante de la igualdad entre todas las comunidades.

P. ¿Pero qué comunidades serían naciones, aunque solo desde el punto de vista cultural que usted comenta?

R. Las que así lo hayan decidido. No me cabe duda de que Cataluña, Euskadi, Galicia y Andalucía son naciones.

P. Ha acuñado el concepto de 'pujolismo político' para situar el origen de las asimetrías entre comunidades. ¿A qué se refiere?

Nos toca fijar rumbo y poner todo nuestro peso político para que el PSOE haga lo que dice

R. El PP y el PSOE son los responsables de esa asimetría porque aunque se envolvieran en la bandera de España, en la práctica no les ha temblado el pulso para generar situaciones de desigualdad e injusticia social cuando se trataba de buscar una investidura o aprobar unos Presupuestos. Lo vimos en esta legislatura, cuando el PP para aprobar los PGE aprobaba una financiación adicional de 4.000 millones de euros para Euskadi o de 700 para Canarias.


P. Propone que el Senado regule la financiación territorial con el concurso proporcional de todas las comunidades. ¿No hay riesgo de la pérdida de un derecho adquirido como el cupo vasco?

R. No. Se puede mantener perfectamente. La cuestión es cómo se define el cupo, que debe redefinirlo el Senado en términos horizontales, pero el problema no es el cupo en sí.

P. En su propuesta de reforma constitucional, parece que queda opacado el derecho de autodeterminación que sí defiende su partido en sus programas electorales.

R. No lo creo. El reconocimiento de la autodeterminación debe ser común a todos los territorios que componen España, no ser solo exclusivo de Cataluña u otra comunidad. Esta propuesta de reforma constitucional trata de garantizar un marco de igualdad, generando un instante confederal que se agota en el mismo momento en que se produce. Es importante que ninguna decisión política en democracia no se someta a la regla de la mayoría. Se trata de crear una arquitectura constitucional que resuelva la crisis y la cierre, porque no puede haber un debate permanente sobre si algún territorio se quiere escindir o no.

P. Lo cual no garantizaría que siga habiendo formaciones independentistas con estas legítimas aspiraciones.

Sobre el 'documento Bescansa': “Fue un desafortunado incidente. Escándalos que son flor de un día porque no hay nada que los sostenga”

R. Forma parte de la democracia, al igual que las formaciones que defienden una mayor recentralización, pero no puede mantenerse en el tiempo una amenaza de crisis de Estado, en la que un poder legítimo desobedezca a otro. No puede ser que una decisión así esté permanentemente sometida al principio de revisión.

P. Para llegar a ese instante confederal del que habla y la posible consulta independentista, previo referéndum que lo pida con mayoría de tres quintas partes, el camino sería más dilatado y exigente que, por ejemplo, la Ley de Claridad a la canadiense que demanda la línea oficial de su partido.

R. Sin lugar a dudas, pero esa pantalla ya pasó. Me temo que la posibilidad de una vía a la escocesa o la canadiense no responde a la realidad política ni de Cataluña ni de España.

P. ¿La crisis interna generada por el denominado 'documento Bescansa' sigue abierta?

R. Ese tipo de noticias o de escándalos son flor de un día. Cuando no hay nada que las sostengan, decaen. Fue un desafortunado incidente sin ningún sustento detrás. Hizo ruido, pero como todo lo que no tiene nada detrás a las 48 horas desaparece y se queda en nada.

P. Pero ha tenido consecuencias para su visibilidad, como que dejó de intervenir en la comisión sobre la financiación del PP.

R. No lo creo, llevamos compartiendo las intervenciones en esa comisión desde hace meses.

P. ¿Pero sí modificó sus planes de cara a dar el salto a alguna candidatura autonómica?

La vía canadiense o escocesa es una pantalla pasada, no responde ni a la realidad catalana ni española

R. No había pensado nunca en formar parte de una candidatura a la Comunidad de Madrid. Eso vino sobrevenido, y en menos de 72 horas se resolvió. No hubo cambio de planes ninguno.

P. ¿Su futuro sigue siendo como diputada?, ¿se ve presentándose a unas primarias para las generales?

R. Sí, estamos haciendo un trabajo importante en el Congreso, más ahora que se abre la posibilidad de cambiar las cosas. Toca apretar, porque si no lo hacemos ahora las posibilidades abiertas tras la moción de censura se pueden cerrar.

P. ¿Cómo debería ser la estrategia de oposición de Podemos al Gobierno del PSOE?

R. Acompañar y marcar el rumbo, teniendo en cuenta que el mayor peligro del PSOE, que es histórico, no es lo que dice, sino lo que hace. Ahora estamos en una fase de luna de miel porque la actuación del Gobierno es declarativa. Nos toca fijar rumbo para poner todo nuestro peso político para que se haga lo que se dice.

P. ¿No cree que existe el riesgo de que con esa estrategia Podemos quede fagocitado por el PSOE en las próximas elecciones?

R. No lo creo. Con propuestas como esta reforma constitucional, valientes, que afronten el problema territorial, así como de transición energética, mercado laboral, fiscalidad, etc., podremos cambiar el país.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios