Pelea entre las defensas del 'procés': "El que pacte, quedará marcado por siempre"
  1. España
rumores de estrategia de acuerdo con fiscalía

Pelea entre las defensas del 'procés': "El que pacte, quedará marcado por siempre"

La tirita ante quien quiera ceder: "Llegar a un acuerdo con la Fiscalía significa renunciar definitivamente, por siempre, a la independencia de Cataluña"

placeholder Foto: Puigdemont (2d), junto a Junqueras, el día en que se declaró la DUI. (EFE)
Puigdemont (2d), junto a Junqueras, el día en que se declaró la DUI. (EFE)

Los rumores sobre la intención de pactar de algunos de los procesados en la causa sobre el 'procés' han comenzado a sembrar la discordia entre las defensas de los acusados. Gonzalo Boyé, uno de los abogados defensores de Carles Puigdemont y de los exconsejeros fugados, alertó este fin de semana sobre el intento de algunos presos catalanes de pactar con la Fiscalía. Ese pacto consistiría en que los presos reconozcan que han cometido determinados delitos a cambio de aceptar una condena menor. No todos están de acuerdo. Según Boyé, algo así "quebraría la defensa” y afectaría a los fugados. El letrado concedió una entrevista al portal independentista 'Vilaweb' donde dejaba caer su malestar por el pacto y aseguraba que "llegar a un acuerdo con la Fiscalía significa renunciar definitivamente, por siempre, a la independencia de Cataluña”.

Según los independentistas, "Boyé ha jugado bien". "Ha hecho un aviso público para quien tenga tentaciones de llegar a un pacto. A partir de ahora, saben que quien trate de pactar con la Fiscalía ‘puede dinamitar la defensa’, afectar a sus compañeros y, por tanto, quedará marcado por siempre. Aviso y juego de palabras". Otra muestra de la estrategia es que, además, “no acusó a nadie en particular”, con lo que solo ha de sentirse aludido el que no tenga "la conciencia limpia".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión. (EFE)

Algunas de las defensas dan, además, por sentado que quien más interesada está en el pacto es la propia Fiscalía. "Necesita llegar a un acuerdo y decir que son los acusados del 1-O los que se retractan", dicen. En los círculos independentistas, se especula con que algunos presos estarían dispuestos a asumir una acusación por prevaricación si se les retira la acusación por rebelión y sedición. Además, se apunta a que el supuesto pacto no quedaría limitado a los que lo impulsan, sino que se aplicaría a todos los acusados, aunque desde las defensas se niega la mayor.

Sin embargo, tras conocerse el malestar de Boyé, otros abogados defensores se sintieron incómodos por las advertencias. El pasado viernes, Andreu Van den Eynde, letrado de Oriol Junqueras y de Raül Romeva (los dos de ERC), le contestaba incluso antes de que la entrevista en 'Vilaweb' hubiese salido a la luz: “Mientras mi opinión y la de mis clientes cuente, aquí no se pacta nada. Punto”, lanzaba por Twitter. El letrado representa a uno de los puntales de toda esta historia, Junqueras, cuyo criterio es ley en su partido.

La querella por prevaricación

El tema de las defensas de los presos y los fugados ya trae cola desde hace semanas. Querellants per la República (QxR), la plataforma que ha reunido firmas para presentar una querella por prevaricación contra el magistrado Pablo Llarena y otros tres jueces del Supremo, aceptó posponer la presentación de esta a petición expresa de Jaume Alonso Cuevillas, el abogado principal de Puigdemont. Pero no a cualquier coste. Ahora, las críticas al equipo de abogados son lacerantes, ya que los acusan de manipuladores y de realizar esta solicitud de aplazamiento con objetivos perversos que solo tienen en cuenta el interés de sus defendidos.

Foto: Imagen: E. Villarino.

"¿Ahora hemos de aguantar las peleas entre abogados de presos políticos? ¡Esto no es serio! Con la democracia y la república no se juega", argumenta en una conversación privada uno de los firmantes de la querella contra el juez Llarena. "Totalmente de acuerdo, Jordi. Cuando algunos abogados mediáticos decían que Querellants per la República no presentase la querella, lo hacían más por afán de protagonismo que por razones jurídicas. QxR, para no entrar en una guerra absurda, aceptó no presentarla hasta que no salga la primera resolución del tribunal de Schleswig-Holstein. A ver con qué saldrán ahora los grandes ‘gurús”, respondía otro.

El sábado, un mensaje en la red ponía también el dedo en la llaga: "Cuando Cuevillas insiste/chantajea para que se pare la querella popular, es porque solo piensa en sus clientes, no en el pueblo ni en la independencia". Y luego se refería a los abogados de Junqueras y Romeva: "Estos hacen lo mismo. A ver si nos queda claro que nosotros no entramos en sus planes. Mucha cartita y mucho mensaje vacío".

En la plataforma lo tienen muy claro: "QxR es la única línea de judicialización que jamás pactará con nadie porque solo quiere defender los derechos de los votantes. Los nuestros". Y critican que una querella de estas características "no interfiere en la estrategia judicial de las defensas ni afecta a Puigdemont. Todo esto evidencia que comienzan a aparecer grietas peligrosas en el bloque independentista. Entre los querellantes ha surgido el dilema del debate de "si los intereses de los políticos presos o exiliados pasan delante de los de los dos millones" de personas que votaron el 1 de octubre. Y se asegura que "se utiliza a los presos para enmudecer al pueblo. Cuando se toca el tema de los presos, la gente no acepta razones. ¿Qué va primero, república o presos?. No podemos supeditar la república a los presos. Si hacemos eso, jugamos según las reglas españolas y de los unionistas. Solo ayudaremos a los presos siendo república".

Foto: El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, durante su comparecencia ante los medios de comunicación en la librería Blanquerna. (EFE) Opinión

El sentir general es que no serán los presos los que llevarán la república, "sino que será la república la que nos traerá a los presos. No llegaremos a tener república gracias a Oriol Juqueras. Llegaremos a tener a Oriol Junqueras gracias a tener república. No llegaremos a la república gracias a Jordi Cuixart. Llegaremos a Jordi Cuixart gracias a la república”. Son, en definitiva, maneras muy diferentes de enfocar la realidad catalana.

En esta tesitura, los comités de defensa de la república (CDR) han tomado partido por la línea dura. “No hemos llegado hasta aquí para tirar la toalla. No aceptamos pactos ni cambios de rumbo. Llevad adelante lo que prometisteis en campaña electoral o dimitid”, fue el mensaje lanzado este lunes por la tarde a través de las redes sociales, bajo los 'hashtags' #Republicaodimisio y #Noalprocesisme.

Y poco después de la reunión con el presidente español, Pedro Sánchez, los comités ya tenían un cartel preparado de aviso a Torra: "No se negocia con secuestradores, 'president'. O somos república o somos una autonomía. O liberamos a los presos o somos sus carceleros. Votamos y ganamos: no tiréis a la papelera de la historia la república del 1 de octubre". En otras palabras: no habrá tregua. La CUP tiene ahora una excusa más para tensar la cuerda y movilizar a todos sus CDR volviendo a tomar las calles de Cataluña.

Independencia de Cataluña Oriol Junqueras Tribunal Supremo Jordi Cuixart Fiscalía General del Estado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda