con vistas a una nueva relación con rusia

Iglesias y Mélenchon impulsan un eje alternativo Lisboa-Berlín para las europeas

Tras sellar la declaración de Lisboa junto al portugués Bloco de Esquerdas, Podemos y La Francia Insumisa siguen sumando socios a su alianza paneuropea

Foto: Pablo Iglesias y el presidente de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon. (EFE)
Pablo Iglesias y el presidente de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon. (EFE)

Desde el sur hacia el norte, pero con el punto de partida en Lisboa en lugar de en Atenas; es decir, abrazando el modelo portugués en el que la socialdemocracia buscó alianzas a su izquierda y desmarcándose de la experiencia Tsipras. Podemos y la Francia Insumisa que lidera Jean-Luc Mélenchon han intensificado durante las últimas semanas las negociaciones para construir una alianza de cara a las elecciones europeas del próximo mes de mayo, con el objetivo de plantar cara a la "crisis de la gobernanza neoliberal en la UE que ha abierto las puertas al fascismo".

Tras sellar la declaración de Lisboa junto al portugués Bloco de Esquerdas, protagonista del pacto de izquierdas para facilitar la investidura del socialista António Costa, Pablo Iglesias y Mélenchon siguen sumando socios a su alianza paneuropea. De momento está formada por media docena de partidos —entre ellos el partido socialista de Holanda o el irlandés Sinn Féin—, pero su principal objetivo ahora es extender este eje alternativo hasta Berlín, incorporando al Die Linke.

Pablo Iglesias participa en el cierre de campaña de Mélenchon

"Miramos con interés a Alemania porque el Die Linke está evolucionando y cambiando de punto de vista, acercándose a Podemos y La Francia Insumisa", explicaba esta semana en Madrid Mélenchon, insistiendo en que "sería muy importante que también haya alemanes". Bajo la denominación común de 'Ahora el pueblo' (la papeleta en España será 'Unidas Podemos cambiar Europa'), Iglesias y Mélenchon buscan tejer así una alianza junto a "todas las fuerzas que plantean una alternativa para la UE".

Su polo opuesto es la Italia de la nueva Liga Norte que lidera Matteo Salvini, con unos postulados tildados de racistas. Su referente italiano sería un bloque de oposición el nuevo Gobierno, la coalición denominada Libres e Iguales, que uniese a toda la izquierda y centro-izquierda. En Suecia, Finlandia o Dinamarca también están avanzadas las negociaciones para incorporar a diferentes formaciones al movimiento 'Ahora el pueblo' para "cambiar esta vieja UE".

Pablo Iglesias parte de la premisa de que la UE ha perdido su atractivo para la ciudadanía europea porque ha dejado de ser una "garantía de prosperidad" tras el estallido de la "crisis neoliberal". El hundimiento de la socialdemocracia y el auge de la extrema derecha serían sus principales consecuencias. "¿Quién se iba a imaginar que Salvini iba a ser quien tomase las decisiones en Italia o que el Frente Nacional —ahora Agrupación Nacional— fuese la principal fuerza de oposición?", se pregunta el líder de Podemos en un curso de verano de la UCM en el Escorial que impartió junto a Mélenchon. El modelo portugués, "donde la socialdemocracia gobierna con nuestros aliados (Bloco de Esquerda)", es el ejemplo a seguir.

La defensa de la soberanía, tanto nacional como europea, es uno de las ideas con más fuerza que guiarán a 'Ahora el pueblo'

La defensa de la soberanía, tanto nacional como europea, es una de las ideas con más fuerza que guiarán a 'Ahora el pueblo', con especial atención a la dimensión militar y geopolítica. "Hay que superar la estructura de la OTAN. Un patriota europeo no puede defender que haya bases militantes de una fuerza extranjera definiendo la política seguridad de nuestro continente. La UE debe definir sus relaciones de seguridad propias, nuestros intereses como europeos de manera autónoma, y definir también de forma autónoma la relación con Rusia", afirmaba Iglesias.

En lo referente a Rusia, Mélenchon añadía que este país "no es una dictadura", ironizando que "hay muchas otras como Arabia Saudí y las soportamos bien". "No tenemos que preocuparnos tanto de los gobiernos, sino más bien de los Estados y los pueblos", concluía. Fiscalizar y auditar la política monetaria, reformar las reglas fiscales del pacto de estabilidad (relajando los objetivos de déficit), implantar un seguro de desempleo europeo y mecanismos de decisión democráticos, así como impulsar políticas sociales de cohesión europea, son otros de los retos que se señalan de cara a profundizar el Estado de bienestar en la UE, señalados por Iglesias. En definitiva, recuperar para la izquierda el término seguridad porque "la política tiene que ver con la seguridad, que son las políticas de empleo y las políticas públicas".

El diputado de La Francia Insumisa, el partido izquierdista de Jean-Luc Mélenchon. (EFE)
El diputado de La Francia Insumisa, el partido izquierdista de Jean-Luc Mélenchon. (EFE)

En el capítulo de migraciones, la posición de 'Ahora el pueblo' es clara y reactiva a las últimas decisiones del Consejo de Europa. "O se asume una política de seguridad entendida como derechos sociales o, si no, Europa podrá volver a caer en manos del fascismo", advertía Iglesias. Hay que mirar al sur de Europa y la costa del Magreb, "el resto es racismo", añadía Mélenchon. Frontalmente contrarios a los centros de internamiento para inmigrantes, pues "no solo son ineficaces, sino que son inhumanos y están contra los valores democráticos", el líder de Podemos arremetía contra la visión "xenófoba" cuyo fin sería aceptar a trabajadores migrantes pero bajo un régimen de "apartheid".

"Lo que quieren es clandestinos, que no puedan organizarse en sindicatos, ni votar ni tener acceso a la educación, que no sean ciudadanos. Eso es lo que representa Salvini pues sabe que hay muchos trabajos que solo los pueden realizar los migrantes", concluía Iglesias. Derechos humanos, por tanto, bajo el lema "centros de acogida sí, cárceles para migrantes, no".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios