LA PLANTILLA MUESTRA SU "DECEPCIÓN"

Andrés Gil, un periodista sin experiencia en tele ni consenso para una RTVE en llamas

La propuesta causó sorpresa y desconcierto en la plantilla de la corporación, que reconoce sentirse "noqueada" e insiste en que el esfuerzo de estos meses "no es para esto"

Foto: El periodista de 'eldiario.es' Andrés Gil, candidato para presidir RTVE. (EFE)
El periodista de 'eldiario.es' Andrés Gil, candidato para presidir RTVE. (EFE)

La propuesta de que el periodista Andrés Gil sea el próximo presidente de RTVE provocó sorpresa, desconcierto y estupor en cada rincón de la profesión y, sobre todo, dentro de la propia corporación. El nombre, pactado entre PSOE y Unidos Podemos y que adelantó este periódico, salió de una intensísima negociación entre el partido del Gobierno y su socio preferente tras días de desencuentros y conversaciones infructuosas.

El actual redactor jefe de Política de 'eldiario.es' fue sugerido por Pablo Iglesias, y Pedro Sánchez, que todavía estaba en el Consejo Europeo en Bruselas, terminó aceptando. Sin embargo, en este momento, su nombre no cuenta con los apoyos parlamentarios suficientes. El Congreso y el Senado deberán votar a partir del lunes al consejo de administración completo que después debe confirmar la elección del presidente. La cuestión es que los socialistas necesitan la mayoría absoluta (176 escaños) y el respaldo de cuatro grupos para convalidar el real decreto ley aprobado la pasada semana con el fin de elegir una dirección provisional para la radiotelevisión pública. Y en este momento los números no dan. Gil no es un nombre de consenso y los grupos de la oposición que el Ejecutivo necesita muestran sus recelos.

Tampoco el consejo de informativos de RTVE está conforme con la elección. El hecho es que el nuevo presidente, si es respaldado por el Parlamento, aterrizará en una corporación en llamas, tras meses de intensas protestas (los viernes negros en los que la mayoría de la plantilla aparece en antena de este color) contra la manipulación y las interferencias políticas en sus labores informativas. Miembros de este consejo, elegido por la redacción y que representa a los trabajadores, reconocen que al conocer la propuesta de Gil se encuentran "noqueados" y "muy decepcionados". Entienden que el periodista no tiene acreditada una trayectoria que garantice la gestión exitosa del mayor ente audiovisual de España con 6.000 empleados.

Lo que sí parece claro es que el actual jefe de política del diario dirigido por Ignacio Escolar no tiene experiencia en el sector. Según su currículum —al que se puede acceder a través de la plataforma LinkedIn— se licenció en Geografía e Historia en 1997 y después hizo el máster de periodismo de 'El País', diario en el que trabajó durante algo más de un año. Más tarde ocupó distintas responsabilidades en Prisa Revistas a lo largo de seis años. Posteriormente, fue uno de los fundadores y subdirector del diario gratuito 'ADN' (hoy desaparecido) y, por último, lleva trabajando más de cinco años en 'eldiario.es'. Ha colaborado en algún programa de la Cadena SER ('La ventana') y sí es un colaborador habitual de 'Fort Apache', la tertulia política de Hispan TV que presenta Pablo Iglesias, con el que además Gil mantiene una relación de cierta amistad.

"No llevamos vistiéndonos de negro meses para esto. Para acabar con una cosa y volver a la contraria. Queremos una TV plural e independiente"

El mayor miedo de los trabajadores de RTVE es que el nuevo presidente de la corporación no acabe con el negro periodo de manipulación informativa. Como explican distintos trabajadores del ente a este diario: "No llevamos vistiéndonos de negro meses para esto. Para acabar con una cosa y volver a la contraria. Necesitamos una televisión pública plural e independiente", insisten.

Aunque el objetivo prioritario para la plantilla es que salga adelante el decreto que acabaría oficialmente con el actual equipo de José Antonio Sánchez (al que acusan de la etapa de mayor manipulación de la historia de RTVE), no esconden su preocupación ante la cercanía ideológica y personal que Gil pueda tener con el grupo de Unidos Podemos. Más allá de las relaciones profesionales, también entra en liza su pareja y madre de su hija, Clara Alonso, secretaria de Comunicación de Izquierda Unida, directora de las campañas de las elecciones del 20-D y 26-J y persona de máxima confianza del líder de la formación, Alberto Garzón. Alonso fue además de una de las negociadoras clave en las negociaciones de la confluencia entre IU y Podemos para las últimas generales.

Redactores y presentadores de TVE visten de negro para visibilizar su protesta por el bloqueo en la renovación de la corporación. (Twitter Consejo de Informativos de TVE)
Redactores y presentadores de TVE visten de negro para visibilizar su protesta por el bloqueo en la renovación de la corporación. (Twitter Consejo de Informativos de TVE)

Más allá del cuestionamiento hacia la candidatura de Gil, el consejo de informativos no niega el punto positivo del real decreto ley que el Consejo de Ministras y Ministros aprobó la pasada semana porque entienden que "acaba con una dirección responsable de mucha manipulación". Eso sí, dicen, "la solución" debe pasar por una RTVE "estable en el futuro" y que goce de total independencia. Por eso, la plantilla considera indispensable que su presidente sea fruto de un concurso cuyas bases sean elegidas por consenso.

Sin duda, el desarrollo del concurso público es el gran escollo parlamentario. Incluso Podemos, artífice de la propuesta de Andrés Gil, asegura que se trata de una "solución transitoria que nadie quería" y que responde a "la cacicada de PP y Cs" —en referencia al acuerdo de la Mesa del Congreso entre PP y Cs para que el comité de expertos encargado de hacer la criba de los candidatos a consejero estuviera compuesto por 13 personas (seis elegidas por el PP, tres por el PSOE, dos por Unidos Podemos, una por Cs y una por un minoritario), de forma que conservadores y naranjas se quedaban siempre con una mayoría de bloqueo—. En la formación morada aseguran que es algo "transitorio" que necesita además contar con el resto de grupos parlamentarios para evitar que la televisión pública "sea un aparato de propaganda del partido que gobierne".

El de Gil, en todo caso, no fue el único nombre que salió a colación. El tramo central de la negociación entre socialistas y morados comenzó el miércoles, cuando la portavoz de la ejecutiva de Podemos, Noelia Vera, y el secretario de Comunicación del partido, Juanma del Olmo, se reunieron con el director de Gabinete de Sánchez, Iván Redondo, para pactar el nombre del nuevo presidente de RTVE. El nombre que postuló el Ejecutivo fue el del periodista y filólogo Arsenio Escolar, exdirector del gratuito '20 Minutos'. Pero nunca fue una opción real, porque Podemos dijo que no desde el primer momento.

La formación de Iglesias vetó a Escolar porque buscaba otro perfil para dirigir la radiotelevisión pública. Prefería una mujer, y más joven. Se produjo otra conversación entre el líder de Podemos y el presidente Sánchez, y el primero insistió en el nombre de Ana Pardo de Vera, directora del diario 'Público' desde septiembre de 2016, y que fue asesora de comunicación de la Vicepresidencia de Política Territorial y los ministerios de Industria y Defensa durante los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero. La Moncloa frenó esa opción pocas horas después. La búsqueda de candidatos volvió a la casilla de salida y apenas un día después emergió públicamente Gil.

Andrés Gil, un periodista sin experiencia en tele ni consenso para una RTVE en llamas

¿Y ahora qué?

Para sacar adelante el consejo interino, el Gobierno necesita o mayoría de dos tercios en la primera votación —que es imposible de conseguir si no se suma el PP— o mayoría absoluta y que la candidatura la respalden cuatro grupos en la segunda vuelta, a las 48 horas. Es decir, que Sánchez necesita a Unidos Podemos, ERC y PNV, además de a fuerzas del Mixto como PDeCAT y Nueva Canarias. Los populares sí presentarán sus propios aspirantes —aunque advierten de que rechazan por completo el real decreto ley y lo llevarán a los tribunales— y Ciudadanos sí que ya ha adelantado que no va a entrar en ninguna negociación ahora y que se reserva para cuando se aborde la renovación de la radiotelevisión pública por concurso.

Sánchez pide responsabilidad y generosidad para llegar a acuerdo sobre RTVE

En este momento, las opciones siguen bloqueadas porque el PNV, como adelantó este diario, ya han expresado su malestar por la forma y el fondo del acuerdo en el que solo han participado PSOE y Unidos Podemos. Y ERC también plantea serias reticencias.

Los socialistas aún no tienen garantizados los apoyos. PNV y ERC tienen reticencias, el PP presentará sus candidatos y Cs no participará

Si no hay forma de nombrar un nuevo consejo, entonces el Gobierno propondría un administrador único de la corporación, y para salir adelante su designación necesitaría dos tercios en primera vuelta y mayoría absoluta, a las 48 horas, en segunda ronda.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios