en abril interior creía que podía estar en españa

El Anchoa, el último fugitivo español entre los 50 más buscados por la Europol

Su nombre está vinculado también a la banda criminal que orquestó uno de los golpes más impresionantes jamás vistos en España. La Policía Nacional lo considera muy "peligroso"

Foto: Ficha de fugitivo de Diego Moreno Jiménez. (Europol)
Ficha de fugitivo de Diego Moreno Jiménez. (Europol)

Asaltos, secuestros, extorsiones... En la ficha policial de Diego Moreno Jiménez no solo asoman una serie de delitos por los que pasaría una buena temporada en prisión, sino que su nombre aparece vinculado también a la banda criminal que orquestó uno de los golpes más impresionantes jamás vistos en España. Era el 2 de enero de 1997, y en su primera aparición estelar lograron acceder al edificio del Puerto de Valencia en el que se custodiaba la droga decomisada a las bandas de narcotraficantes. El botín: 100 kilos de cocaína y 50 de piperonal. Hoy Moreno, alias el Anchoa o Mario, es el último fugitivo español entre los más buscados por la Europol.

El jefe de aquella banda era Ángel Suárez Flores, más conocido como Cásper por la rapidez con la que desaparecía del lugar del crimen. Orquestó el robo de obras de arte en la casa de Esther Koplowitz en 2001 y fue procesado en 2012 por el juez Eloy Velasco por 50 delitos cometidos mientras dirigía una red de "extremada violencia y enseñamiento" que estaba especializada en robar droga a los narcotraficantes. Él era el "líder férreo" de "una organización de organizaciones criminales", de la que ha procesado a otros 27 miembros por más de 450 delitos, como tráfico de drogas, secuestro, lesiones, robo con violencia, mutilación o amputación de miembros, extorsión, tenencia ilícita de armas, allanamiento de morada, asociación ilícita, blanqueo de capitales y contra la salud pública. Fue condenado a 89 años de prisión.

Juicio a Ángel Suárez Flores (3º segunda fila) y su banda en la Audiencia Nacional. (EFE)
Juicio a Ángel Suárez Flores (3º segunda fila) y su banda en la Audiencia Nacional. (EFE)

El único que no fue procesado fue el Anchoa y, según han confirmado a este diario fuentes de la Europol, se trata del último fugitivo español que se encuentra entre los 50 criminales más buscados por la organización. El ministerio público pone sobre su cabeza una petición de pena de 39 años de cárcel.

En marzo de este año, la lista de españoles que se encontraban entre los más buscados por la Europol la engrosaban otros dos fugitivos. María Tania Varela Otero fue la primera en ser detenida. La que fuera pareja de David Pérez Lago, hijastro del narco gallego Laureano Oubiña, fue arrestada el 26 de marzo en Barcelona por los Mossos d'Esquadra. Pesaban sobre ella tres órdenes de detención por delitos de tráfico de drogas y blanqueo de capitales. La policía le asignó un papel destacado en la organización criminal de narcotraficantes más importante del norte de España, zona que utilizan como puente para la distribución en toda Europa de droga procedente de Sudamérica.

El Anchoa, el último fugitivo español entre los 50 más buscados por la Europol

El pasado lunes, agentes de la Policía Nacional detuvieron en Portugal a un español sobre el que pesaban 19 órdenes de búsqueda y cuya fotografía fue difundida por la Europol en diciembre de 2016. Se trataba de José Manuel Costas Estévez, propietario del grupo empresarial Las Cinco Jotas y que huyó en julio de aquel año tras ser condenado a seis años de prisión por liderar una trama criminal que estafó más de 11 millones de euros a la Agencia Tributaria, la mayor red de fraude fiscal descubierta nunca en Galicia.

Hacienda llegó hasta él en 2010 tras descubrir que su grupo empresarial, que había comenzado dedicándose a la fabricación de casas de madera y entró luego en otros sectores, había estado emitiendo facturas falsas por servicios inexistentes con la connivencia de más de 200 compañías, algunas de ellas del sector de la obra pública.

José Manuel Costas Estévez.
José Manuel Costas Estévez.

Una "pieza de ajedrez" de Cásper

Ahora solo queda el Anchoa. La Policía lo busca por haber liderado la trama valenciana de la banda de Cásper, la facción más dura. Él era el encargado de llevar a cabo las acciones más violentas, como asaltos, secuestros y extorsiones. Todo se movía en aquella banda criminal como si fueran "piezas de ajedrez". Cuando la información no era completa, usaban medios tecnológicos avanzados para recabar datos sobre los objetivos y sus familiares, sus domicilios y empresas, llegando incluso a colocar una cámara de visión nocturna en un árbol.

En su auto, según publicó 'Las Provincias', el juez Velasco relata que a partir del 31 de agosto de 2009 la banda se fijó en el robo de dos contenedores procedentes de Bolivia cargados de cocaína. Con el fin de llegar a ellos, se hicieron pasar por guardias civiles y secuestraron a un individuo al que llevaron hasta una nave de Algeciras (Cádiz), donde durante más de diez horas le amenazaron, golpearon y le cortaron el dedo pulgar del pie, tras lo cual obtuvieron el nombre del encargado de tramitar el contenedor, a quien raptaron igualmente y le pegaron en la misma nave. Para "blanquear" el dinero, Velasco asegura en su auto que el líder de la banda intentó comprar un hotel de Santa Pola (Alicante) para abrir el mayor prostíbulo de Europa, para lo cual hizo entrega de 120.000 y 660.000 euros en efectivo en billetes pequeños, operación que impidió su detención.

El Ministerio de Interior envió una alerta el pasado abril alertando de que en aquellos momentos el Anchoa podría estar en España. Por el momento todavía no ha sido detenido y se desconoce si su paradero podría seguir siendo nuestro país. Las fuerzas de seguridad lo consideran un individuo muy "peligroso"-

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios