EL FUTURO DE LA RADIOTELEVISIÓN PÚBLICA

El Gobierno baraja forzar un consejo interino de RTVE para escapar del bloqueo

El Ejecutivo cuenta en principio con los apoyos necesarios, aunque sin PP y Cs, para sacar adelante un decreto ley que permita dar la vuelta a la corporación hasta la toma de posesión de la nueva cúpula

Foto: Pedro Sánchez y su vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, este 20 de junio en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y su vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, este 20 de junio en el Congreso. (EFE)

El Gobierno está decidido a acabar con una situación que dentro y fuera de RTVE se define ya como "insostenible". Ha dicho basta. Este viernes vence el mandato del presidente de la corporación, el cuestionado José Antonio Sánchez, y a partir de ese momento la empresa pública quedará descabezada. El concurso previsto para elegir al nuevo consejo de administración se pondrá en marcha en los próximos días, pero la elección de sus miembros llevará meses. Quizá muchos meses. Por eso, el Ejecutivo entiende que ha de buscar una fórmula para gobernar un tiempo previsiblemente largo de interinidad, en el que se aproveche para "regenerar" la radio y la tele públicas y hacer un lavado profundo de cara. El Consejo de Ministras y Ministros de este viernes aprobará la alternativa final, pero por el momento la opción que gana fuerza, y la que encontraría el consenso de los grupos que apoyaron a Pedro Sánchez en la moción de censura, es la de dar luz verde a un real decreto ley que obligue al Parlamento a nombrar un consejo interino, que dirija la casa solo hasta que tome posesión la nueva cúpula que haya pasado la prueba del concurso público.

La elaboración de la norma que el Gobierno aprobará previsiblemente este viernes está siendo trabajada por la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, pero la negociación con los grupos, imprescindible para que salga adelante, recae en la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, y en su número dos en el Congreso, Rafael Simancas. Las conversaciones van por muy buen camino, según confirmaban a este periódico fuentes de las distintas formaciones, de forma que el Ejecutivo no tendría problemas para ver convalidado su real decreto ley, y para ello necesita una mayoría simple —más votos a favor que en contra— del pleno de la Cámara Baja. Del consenso de ese texto quedarían fuera PP y Ciudadanos, las mismas formaciones que el pasado martes, en la Mesa del Congreso, sacaron adelante el concurso público para renovar RTVE, pero sin el acuerdo de PSOE y Unidos Podemos.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez pretende que el decreto ley regule qué sucede en los momentos de interinidad. Es decir, qué pasa cuando el consejo de administración está en funciones, no hay un presidente al frente y todavía no se ha procedido al relevo de la cúpula de RTVE vía concurso público. La idea que maneja el Gobierno es que el Parlamento se encargue de nombrar por un amplio consenso a un consejo provisional que asuma las riendas de la corporación. El planteamiento no es estrictamente nuevo: cuando se hallaban empantanadas las conversaciones entre los grupos para alumbrar la fórmula de un concurso público, se contempló la opción de nombrar una cúpula temporal. Aquella vía se desechó porque PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos impulsaron un mecanismo de convocatoria pública al que después se sumaron las demás fuerzas parlamentarias, a excepción del PP.

El planteamiento no es estrictamente nuevo, puesto que ya se pensó hace meses en una solución provisional en tanto se reglamentaba el concurso


Ahora, para dificultar que los populares bloqueen el traspaso de poderes, los socialistas se plantean que el consejo interino pueda ser elegido solo por el Congreso, en el que sí es posible armar una mayoría alternativa sin contar con populares y naranjas. Cualquier fórmula que implique al Senado supondría, con seguridad, el freno de los conservadores, pues ellos disponen allí de una cómoda mayoría absoluta.

¿Un administrador único?

Otra solución posible para escapar del atasco en RTVE podría ser el nombramiento de un administrador único de la corporación, aunque esa solución convence menos a algunos dirigentes socialistas conocedores de las conversaciones, porque sería vista como un dedazo del Ejecutivo, como la elección de un jefe de la radio y la tele públicas del gusto del Gobierno. Un gesto que se conectaría, indudablemente, con la época en que el director general del ente público RTVE era nombrado por el Gobierno, sistema que José Luis Rodríguez Zapatero cambió por ley en 2006, cuando hizo descansar la elección del consejo de administración y de su presidente en las Cortes Generales, y por un amplio consenso. En ese sentido, elegir, vía parlamentaria, un consejo interino conferiría una pátina de pluralidad al órgano de gobierno de RTVE y funcionaría como una especie de avanzadilla de la cúpula definitiva.

La convocatoria pública ya está desbloqueada, aun sin acuerdo, pero la elección podría demorarse meses y el PSOE no quiere esperar para "regenerar"

Sánchez ya afirmó el pasado lunes, precisamente en su entrevista en TVE, que su Ejecutivo no miraría "para otro lado" si no se procedía a la renovación inmediata de la radio y televisión públicas, deslizando así que podría actuar por decreto. El martes, la Mesa del Congreso, con el voto de PP y Ciudadanos (que suman mayoría en el órgano rector de la Cámara Baja) y la oposición de socialistas y morados, dio vía libre a la propuesta de concurso público redactada por los letrados. Ese documento aún tiene que ser validado por la Mesa del Senado en su reunión del 28 de junio. Sería entonces cuando comenzarían a correr los plazos.

Las fuerzas de izquierdas no participaron en la votación del martes forzada por la presidenta del Congreso, la popular Ana Pastor, por su negativa a aceptar el formato del comité de expertos pactado por PP y Cs. Ese comité es el encargado de hacer la primera criba de candidatos a consejeros de la corporación, y según la propuesta final, lo integrarían 13 personas, seis de ellas a propuesta de los populares y una por los naranjas, por lo que ambas formaciones gozarían de mayoría de bloqueo.

PSOE y Podemos pedían que se volviera a la redacción original —la impulsada por ambos, junto con Cs, y suscrita por el resto de grupos salvo el PP—, de forma que el comité de expertos estuviera compuesto por entre 15 y 17 miembros, para dar entrada así a los partidos minoritarios. PP y Cs alegaron que el reparto definitivo —seis elegidos por los conservadores, tres por el PSOE, dos por Podemos, uno por Cs y uno por el Mixto— se ajusta a la proporcionalidad existente en la Comisión Mixta de Control de RTVE, que agrupa a diputados y senadores, en la que el peso de los populares, por el influjo de la Cámara Alta, es mayor. Los consejos de informativos de la corporación rechazaron la fórmula elegida porque no reúne el consenso necesario.

El Gobierno baraja forzar un consejo interino de RTVE para escapar del bloqueo

Una RTVE descabezada

Los socialistas, pese a ser derrotados en la Mesa, aceptan ese desbloqueo de la convocatoria pública. Pero creen que con eso no basta. Ellos defienden que querían hablar con los grupos de cómo gestionar el periodo de interinidad que se abre a partir de este viernes. Y es que esta es una de las claves del atasco actual: el 22 de junio finaliza el mandato del presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, y de los cuatro consejeros que fueron nombrados en 2012 para un periodo de seis años —Fernando Navarrete, Marisa Ciriza, José Manuel Peñalosa (elegidos por el PP) y Óscar Pierre (aupado por la antigua CiU)—. Otros cuatro miembros ya agotaron su mandato en 2013 (Andrés Martín Velasco y Charo López Miralles, escogidos por los populares en 2007, el mismo año que que Miguel Ángel Sacaluga y Teresa López Aranguren fueron nombrados por PSOE e Izquierda Unida). A partir de este viernes, por tanto, la radio y la tele públicas se quedan formalmente descabezadas. Sin presidente, que es la figura que tiene en sus manos los poderes ejecutivos.

El mandato de José Antonio Sánchez y de los cuatro consejeros nombrados en 2012 vence este viernes; el de otros cuatro miembros se agotó en 2013

Sánchez, en su último consejo de administración, el pasado martes, se despidió proponiendo una fórmula de sucesión: una jefatura de RTVE rotatoria y mensual, repescando un método que ya se utilizó en 2011 cuando dimitió el entonces mandamás de la corporación, el exministro de UCD Alberto Oliart. Ese gesto se completa con la delegación de poderes hacia sus directivos de RTVE que hizo en el arranque del mandato, atribuciones que consejeros como Sacaluga entienden que "decaen" en cuanto Sánchez cese. El Gobierno entiende que la vía decidida por Sánchez no sirve para gestionar la interinidad y, desde luego, no acaba con un periodo calificado de negro por los trabajadores de la casa, grandes batalladores contra la "manipulación" y falta de pluralidad. El Ejecutivo, por tanto, quiere recuperar la "independencia" de la corporación desde ya.

Además, los socialistas, como insistió el martes su portavoz, Adriana Lastra, temen que el PP quiera entorpecer la renovación del consejo por la vía del concurso, por lo que el periodo transitorio podría prolongarse durante meses, y no están dispuestos —ni ellos ni el resto de fuerzas— a que los populares sigan "controlando" RTVE y, en particular, sus Servicios Informativos, a caso de José Antonio Álvarez Gundín en el caso de la tele. De ahí la urgencia del Gobierno en alumbrar un real decreto ley que rompa con el último periodo de la corporación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios