solo el 32% de los gastos que declaró eran reales

Hacienda sancionó a Huerta por usar gastos de su casa de la playa para eludir impuestos

Dos resoluciones de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid consideran probado que el ministro repercutió a su mercantil datos ficticios para rebajar su deuda con Hacienda

Foto: Urbanización de la zona de El Albir. (Google Maps)
Urbanización de la zona de El Albir. (Google Maps)

El nuevo ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta (Utiel, Valencia, 1971), utilizó su casa de la playa para rebajar irregularmente su factura fiscal de los ejercicios 2006, 2007 y 2008. La Agencia Tributaria descubrió que la mercantil utilizada por el periodista para facturar sus trabajos en televisión, Almaximo Profesionales de la Imagen SL, declaró como gastos de la “actividad artística” que realizaba en Madrid la compra y el mantenimiento de un apartamento situado en la costa de Alicante. A juicio de los inspectores de Hacienda, Huerta recurrió a ese artificio para recortar su base imponible y así pagar menos impuestos.

El ministro ha alegado esta mañana que sus problemas con la Agencia Tributaria se debieron a un cambio de criterio, pero las resoluciones judiciales aprecian que fue mucho más allá al utilizar de forma "voluntaria" gastos como los de una vivienda de veraneo para rebajar artificialmente su factura con el fisco. Como ha revelado este diario, Huerta fue sentenciado en mayo de 2017 por la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por un fraude a Hacienda de 218.322 euros cometido entre los años 2006 y 2008. Dos dictámenes de esa instancia establecieron que el ministro utilizó Almaximo Profesionales de la Imagen SL para facturar en ese periodo 798.521 euros por sus trabajos para terceros.

El TSJM concluyó que los servicios eran “personalísimos” y que la mercantil solo fue un instrumento para “eludir los tipos impositivos más progresivos y más elevados del IRPF”. Las dos sentencias, que desestimaron sendos recursos del ahora ministro, le impusieron una multa total de 365.938,1 euros (incluyendo liquidación, multa e intereses de demora) por tres sanciones de carácter administrativo, al considerar que no actuó “de buena fe”. No llegó a ser condenado por fraude fiscal, porque en ninguno de los ejercicios investigados rebasó el límite de 120.000 euros.

Decenas de periodistas, actores y deportistas han sido condenados en los últimos años por recurrir a ese mismo esquema para intentar pagar menos a Hacienda. Pero en el caso de Huerta, las dos sentencias en su contra subrayan que, además de utilizar una mercantil sin “personal contratado alguno (…) que no añade nada a los servicios personalísimos que presta su socio y que solo él puede prestar”, también recurriera a un inmueble que se encontraba a más de 400 kilómetros de su lugar de trabajo para simular que los gastos en los que incurría por su actividad profesional eran superiores a los que realmente había sufragado. Y ello a pesar de que como domicilio social de la compañía figuraba oficialmente una dirección de Madrid que coincidía con la residencia particular de su único accionista.

[Màxim Huerta defraudó a Hacienda 218.322 euros con una sociedad que montó en 2006]

Según el TSJM, en 2006, cuando su mercantil facturó 207.920 euros, Huerta se imputó gastos por valor de 134.303,78 de los que solo 43.770,10 euros “estaban relacionados con su actividad artística”. En 2007, Almaximo Profesionales de la Imagen SL percibió 287.094,7 euros y el ministro le repercutió costes de 213.751,50 euros, de los que únicamente son justificables 80.480,83. Y en 2008, tras ingresar 303.506,2 euros, la mercantil se dedujo 110.796,98 euros, de los que solo 24.451,38 euros eran reales, según establecen las dos sentencias a las que ha tenido acceso El Confidencial. Es decir, que de todos los gastos presentados por Almaximo Profesionales de la Imagen SL en ese periodo, solo el 32,4% estaba verdaderamente vinculado con la actividad de la empresa.

Según los dictámenes, el resto de los costes tenía que ver en su mayoría con la casa de la playa en la que veranea el periodista. “Almaximo Profesionales de la Imagen SL no aportaba al ejercicio de la actividad artística más inmovilizado material que un inmueble que es una vivienda situada en la provincia de Alicante, mientras que la actividad por la que se emiten las facturas tiene lugar en Madrid y tiene que ver con la presentación de programas de TV y publicidad”, resolvió el TSJM. “La Inspección ha negado que se trate de un activo afecto a la actividad artística, porque tampoco ha aportado ninguna prueba al respecto. (…) No se consideran admisibles los gastos deducidos que se relacionan con el citado inmueble, como la dotación de la amortización y los relativos al asesoramiento e intermediación en la compraventa”.

La casa en cuestión fue adquirida por Almaximo Profesionales de la Imagen SL en julio de 2006, solo siete meses después de que Huerta constituyera la mercantil. Se encuentra en la localidad alicantina de Alfaz del Pi, en la que el ministro veranea desde hace años. Es un bajo de una urbanización de la zona de El Albir —por motivos de seguridad, se omite la dirección exacta— con una superficie construida de 79 metros cuadrados distribuidos en un salón, dos habitaciones, cocina, baño, aseo, lavadero, balcones y terrazas. También dispone de plaza de garaje y trastero. Huerta ha difundido a través de las redes sociales numerosas imágenes de sus estancias en esa localidad situada al norte de Benidorm.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios