LA SITUACIÓN CADA VEZ MÁS INSOSTENIBLE DEL MINISTRO

Huerta, cada vez más acorralado por la oposición por su fraude a Hacienda

La posición del titular de Cultura es cada vez más débil. Está amenazado por una reprobación y en el PSOE dirigentes próximos a Sánchez aconsejan que si no dimite, lo destituya

Foto: Màxim Huerta, ministro de Cultura, el pasado 9 de junio durante su visita a la Feria del Libro de Madrid. (EFE)
Màxim Huerta, ministro de Cultura, el pasado 9 de junio durante su visita a la Feria del Libro de Madrid. (EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha afrontado su primer crisis menos de una semana después de haber nacido. La esquina por la que se tambalea es la del Ministerio de Cultura y Deporte. Su titular, Màxim Huerta, ha sido cada vez más acorralado por la oposición por haber defraudado a Hacienda 218.322 euros durante tres ejercicios. Planeaba sobre él una moción de reprobación inminente si no abandonaba su cargo, mientras crecía la preocupación dentro del PSOE por una mancha en el Ejecutivo que emborrona un arranque de mandato que para muchos dirigentes sí fue positivo y sorprendente. El propio Sánchez ya dijo en 2015 que si alguien de su equipo tuviera una mercantil para pagar menos impuestos estaría "fuera" al día siguiente. Finalmente, Màxim Huerta ha presentado su dimisión este miércoles por la tarde.

Este miércoles, El Confidencial publicaba en exclusiva dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de 2017, que desestimaba los recursos que el hoy ministro interpuso contra la decisión de la Agencia Tributaria de hacerle pagar 365.938 euros en concepto de multa, recargo e interese de demora. Huerta declaró a través de una sociedad, Almaximo Profesionales de la Imagen, SL, para no tener que tributar su sueldo —entonces era presentador en 'El programa de Ana Rosa' (Telecinco)— como rendimientos del trabajo, como IRPF. Hacienda le acusó incluso de usar los gastos de su vivienda de la playa para pagar menos impuestos.

Huerta, cada vez más acorralado por la oposición por su fraude a Hacienda

El titular de Cultura intentó dar la polémica por zanjado a primera hora de la mañana, haciendo declaraciones públicas en Onda Cero y en la Cadena SER. Alegó que está "al corriente" de sus obligaciones tributarias, que pagó lo que le tocaba y "asunto cerrado". Lo que había ocurrido, decía, era un "cambio de criterio" fiscal. Pero en realidad eso nunca ocurrió: como recordaba este miércoles el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, nunca estuvo permitido utilizar "una sociedad de forma instrumental como pantalla" para "eludir el pago del impuesto". Por eso el propio fallo del TSJM subraya que la conducta de Huerta no fue sino "voluntaria y culpable", y no actuó "de buena fe" cuando defraudó al fisco. La inspección de Hacienda concluyó en 2012 que en esos tres años (2006, 2007 y 2008) el presentador y escritor facturó un total de 798.521 euros por medio de Almaximo Profesionales de la Imagen SL, mercantil de la que era único accionista y administrador en enero de 2006.

Iglesias: "Sería enormemente triste que el Gobierno de Pedro Sánchez tuviera que convivir con ministros reprobados como los que tenía el PP"


El Gobierno se encuentra solo en su defensa del ministro. Ni siquiera encontró el aliento de los que apoyaron la moción de censura contra Mariano Rajoy. Pablo Iglesias exigió la dimisión del ministro o directamente su cese, si se ha acreditado que tuvo "la voluntad de defraudar a Hacienda". "Un ministro que ha defraudado a Hacienda no debe ser ministro y creo que sería enormemente triste que el Gobierno de Pedro Sánchez tuviera que convivir con ministros reprobados como los que tenía el PP", advirtió el líder de Podemos en declaraciones a los periodistas en el Congreso. Iglesias advirtió de que si no cae el titular de Cultura, su grupo se planteará pedir la reprobación en la Cámara Baja.

Cs solo pide comparecencia

También el diputado de Nueva Canarias en Madrid, Pedro Quevedo, que votó a favor de Sánchez hace menos de 15 días y cuyo partido concurrió como aliado de los socialistas en las elecciones generales de 2015 y 2016, instó al jefe del Ejecutivo a tumbarle: "Con la que está cayendo y el esfuerzo que estamos haciendo para prestigiar la vida pública y la actividad política, sólo faltaba un ministro afectado por esa situación. Si eso es así, el presidente tiene una buena oportunidad de tomar una decisión".

Sánchez aseguró en 2015, cuando estalló el caso Monedero, que si un miembro de su equipo usara una mercantil para pagar menos, lo fulminaría

Los populares dieron un ultimátum a Sánchez: si no destituye a su ministro, se plantearán presentar su reprobación en el Congreso. "En los últimos años este señor, a través de una sociedad, ha montado un sistema para escapar de sus obligaciones fiscales con todos los españoles, es decir, para eludir sus responsabilidades con la Hacienda Pública", sostuvo la diputada Susana López Ares. En la misma línea, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, vía Twitter, exigió a Huerta dar explicaciones o dimitir. "Un asunto tan grave" requiere "explicaciones claras y urgentes en el Congreso", abundó el portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Rafael Hernando. Por lo pronto, los conservadores ya garantizan que habrá ofensiva en el Senado para el martes que viene, cuando el nuevo Ejecutivo se someta a su primera sesión de control. El primer careo parlamentario de Sánchez, por tanto, podría convertirse en su primer potro de tortura. Si es que no ha habido caída antes.

La posición casi más tibia fue la de Ciudadanos. Su portavoz nacional y líder del partido en Cataluña anunció que su grupo pedirá la comparecencia en la Cámara Baja para que Huerta "dé explicaciones", pero no quiso adelantar si los naranjas pedirán su caída. Es la respuesta tipo del partido de Albert Rivera ante casos similares. Primero escuchar al afectado por la polémica y luego decidir "cómo actúan".

Huerta, cada vez más acorralado por la oposición por su fraude a Hacienda

En el PSOE, mientras, han crecido las voces de dirigentes próximos a Sánchez recomendando su relevo inmediato. Por varias razones. Uno, porque Huerta no advirtió de antemano al presidente de sus problemas con Hacienda cuando recibió su llamada para ofrecerle la cartera de ministro de Cultura. Y dos, porque un relevo rápido serviría para "reforzar" su autoridad y salvar su discurso de regeneración democrática y de actuar de forma implacable si algún miembro de su equipo no actúa de forma ejemplar. El propio líder socialista es presa de sus propias palabras, porque en 2015, en una entrevista en Telecinco, cuando arreciaba la polémica contra el dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero, aseguró esto: "Es inmoral tener a un número tres de tu organización que ha creado una sociedad interpuesta para tributar la mitad de lo que le correspondería. Esa persona estaría al día siguiente fuera de mi ejecutiva".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios